Sindicatos mayoritarios del Infoca en Andalucía plantan a la Junta a unos días de la huelga al sentirse “ninguneados”

Un operario del Plan Infoca, en una imagen de archivo

Álvaro López


0

El ambiente en el seno de la Agencia de Medio Ambiente y Aguas (AMAYA), dependiente de la Junta de Andalucía, sigue caldeado. Tres de los sindicatos mayoritarios de este organismo, que vela por el cuidado del entorno natural de la región, se han plantado y no han acudido a la reunión informativa planteada este viernes por la gerencia. Dicen sentirse “ninguneados” por los dirigentes de Medio Ambiente ya que no hay “voluntad de negociar” ninguna de las mejoras que llevan años reclamando. Fuentes de la entidad andaluza niegan ese extremo y dicen que están abiertos a hablar de los asuntos que sean necesarios. Una situación que se produce cuando los trabajadores están llamados a una huelga el próximo 1 de junio.

Trabajadores del Infoca en Andalucía irán a la huelga el 1 de junio para presionar por su situación laboral

Trabajadores del Infoca en Andalucía irán a la huelga el 1 de junio para presionar por su situación laboral

Lo que ha ocurrido en esta ocasión no es más que la consecuencia de una relación tensa y difícil entre los principales sindicatos con la dirección de la AMAYA, al que pertenece el servicio Infoca, que se dedica a la extinción y prevención de incendios forestales en Andalucía. Desde hace tiempo, ambas partes no logran llegar a acuerdos que desbloqueen aspectos que se consideran fundamentales para los trabajadores: la antigüedad, la estabilización de la plantilla, las jubilaciones del personal y la elaboración de un nuevo convenio colectivo. Esto último lleva coleando desde que el pasado 1 de enero de 2021 dejó de estar en vigor el antiguo documento que regula la normativa y los derechos de los trabajadores de la agencia.

La gota que colmó el vaso de la paciencia de CGT, UGT y CCOO tuvo lugar hace un mes cuando desde la gerencia de la AMAYA se les informó que se harían contrataciones de personal fijo discontinuo para el Infoca en la temporada de alto riesgo de incendios que se inicia en junio y acaba a finales de octubre. Una medida que rechazan de plano en el sector al entender que se precariza la situación del servicio de extinción de incendios ya que no se apuesta por tener personal durante todo el año para poder hacer labores de prevención, sino que solo se contrata mano de obra cuando se pueden producir los fuegos. Esta situación no es nueva ya que desde la Junta de Andalucía se apuesta desde hace años por contratar a personal de forma temporal y aunque la reciente reforma laboral ha prohibido esa práctica, Medio Ambiente pretende llevarla a cabo con estas contrataciones.

Por eso, para los principales sindicatos de la AMAYA lo que está haciendo el Ejecutivo regional de la mano de la Consejería de Agricultura es deteriorar el servicio Infoca. No solo porque no se contrata a personal fijo o porque el convenio colectivo no está en vigor desde hace año y medio, sino porque tampoco se respeta la antigüedad que deberían cobrar quienes llevan muchas temporadas en el servicio y porque no se están tramitando jubilaciones de trabajadores que ya cumplen los requisitos por haber cumplido una edad próxima a su retiro y estar en segunda actividad o, lo que es lo mismo, trabajando en una de las oficinas de la AMAYA. Sobre todo, ello la Junta dice estar dispuesta a dialogar, pero los sindicatos mayoritarios no se lo creen.

De hecho, aunque desde hace seis meses se están produciendo negociaciones para pactar el nuevo convenio colectivo, lo cierto es que CGT, UGT y CCOO consideran que no están aceptándose propuestas de su parte y no hay diálogo alguno y sí imposiciones. Motivos por los que este viernes han decidido no presentarse en la reunión convocada por la gerencia de la AMAYA, a solo unos días de que el próximo 1 de junio se lleve a cabo una huelga que irá acompañada de una acampada indefinida para pedir soluciones a los problemas que denuncian desde hace tiempo. Por el contrario, los otros dos sindicatos que estaban convocados, SIBFI y UITA, sí han querido reunirse con el gerente de la AMAYA, Javier de Torre Mandri.

Malestar sectorial

Para Javier Sánchez, portavoz de CGT, el encuentro informativo que estaba programado para este 27 de mayo solo buscaba como objetivo “manipular”. Pese a que los cuatro puntos del día eran el convenio colectivo, la jubilación parcial, el dispositivo Infoca y la estabilización de empleos, Sánchez tiene claro que se trata solo de una convocatoria pensada para que quede la sensación de que hay diálogo. “El único objetivo que tiene es manipular con dicha reunión los medios de comunicación a posterior sin más sin solución real a nuestros problemas”. Desde CGT creen que si de verdad quieren solucionar los problemas sería sencillo si hubiese negociación. “Pero no es la intención”.

Sara Pérez, sindicalista por UGT, mantiene una postura parecida a la de Javier Sánchez: “Mientras no se ponga solución a la inexistencia de las relaciones laborales y se ponga solución real a las cuestiones que demandamos: antigüedad, estabilidad… no nos vamos a sentar con la empresa”. Dice que los trabajadores y los sindicatos están “cansados” de que se les tome el pelo “continuamente”. “Con esta nueva dirección llevamos 3 años de reuniones continuas, pero la actitud es siempre la misma de imponer y no negociar”, afirma Raúl Mena de CCOO. “Se nos somete a un ninguneo continuamente y cuando estaba en la oposición, la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, nos prometió que el convenio se actualizaría, pero aún seguimos sin uno”. Además, Mena lamenta que Medio Ambiente trate de vender la imagen de que pretende negociar acuerdos cuando llegan incluso a convocar las reuniones en el mismo día y sin margen para prepararse nada.

Por su parte, SIBFI y UITA sí han participado del encuentro con la gerencia y afirman que lo han hecho porque su deber es estar en estas reuniones para saber qué decisiones se van a tomar. No obstante, SIBFI es uno de los sindicatos que ha convocado la huelga del próximo día 1 de junio. Con todo, fuentes de Medio Ambiente insisten en que “sí hay voluntad de negociación” y que la prueba más evidente es que en el asunto del convenio colectivo ya se ha enviado una “evaluación económica de sus demandas” para poder negociarlo. “La voluntad por parte de Amaya es evidente: sentarse a hablar”. De hecho, se seguirá haciendo, haya o no haya huelga, porque hay un calendario fijado para tal fin, tal y como lo exige la normativa para actualizar las condiciones de trabajo de todos los profesionales de la AMAYA y del Infoca.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats