Cantabria eleva a 75 los municipios en nivel 3 de alerta sanitaria y sin ocio nocturno una semana más

Zona de terrazas en una calle peatonal de Santander.

La situación epidemiológica en Cantabria sigue empeorando durante esta sexta ola. Así lo refleja la última actualización del semáforo COVID, que eleva hasta 75 los municipios en nivel 3 de riesgo, frente a los 50 que había la pasada semana, mientras que el resto, los otros 27, se sitúan en nivel 2, de manera que no queda ninguno por debajo de ese umbral.

Diciembre, el mes en el que la pandemia se desbordó sin control en Cantabria

Diciembre, el mes en el que la pandemia se desbordó sin control en Cantabria

De esta forma, toda la comunidad autónoma cuenta con restricciones más duras en cuanto a aforos, y aquellas localidades en nivel 3 tienen una semana más el ocio nocturno cerrado, una medida avalada por la Justicia tras el recurso presentado por la Asociación de Hostelería de Cantabria. En ambos casos, las medidas que conlleva cada nivel estarán en vigor desde las 00.00 horas del día 5 de enero.

En concreto, las localidades con mayor número de habitantes y las principales ciudades como Santander, Torrelavega, Castro Urdiales, Camargo, Santa Cruz de Bezana, Astillero, Piélagos o Los Corrales de Buelna, por ejemplo, se encuentran en nivel 3, mientras que los 27 municipios que permanecen en nivel 2 son Soba, Solórzano, Valderredible, Udías, Ruesga, Vega de Pas, Ruiloba, Bárcena de Pie de Concha, Campoo de Yuso, Cieza, Saro, Los Tojos, Miera, San Roque de Riomiera, Valdeprado del Río, Peñarrubia, Pesaguero, Valle de Villaverde, Anievas, Lamasón, Santiurde de Reinosa, Las Rozas de Valdearroyo, Polaciones, San Miguel de Aguayo, Tudanca, Pesquera y Tresviso.

Según ha avanzado este lunes el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez (PSOE), la situación en este inicio de año es “muy complicada” y ya “trasciende a los hospitales”. “Están aplicando sus planes de contingencia, abriendo nuevas plantas, para atender a todos los enfermos COVID que llegan. Sí que es cierto que la vacunación ha permitido un descenso de las personas que ingresan, pero con estas altísimas incidencias, al final hay un alto número de ingresos”, ha subrayado. 

El titular de Sanidad ha advertido de la “tendencia ascendente” del virus, que va a continuar las próximas dos semanas, porque, según ha dicho, todavía no se están viendo los efectos de la Nochevieja. “El semáforo COVID es un fiel reflejo de la situación epidemiológica que vive la región y de la intensa transmisión del virus que hay en la comunidad”, ha apuntado Rodríguez, al tiempo que ha hecho un llamamiento a la responsabilidad individual.

“Esto nos viene a refrendar en la teoría que hemos defendido siempre desde la Consejería de Sanidad, y es que lo que hay que evitar siempre es la infección. Al final, por una o por otra vía, se va a ver afectada la economía. En este caso, se verá afectada por el gran número de casos de personas que están contagiadas y, por tanto, en situación de baja laboral. Hay que poner todo el énfasis en la vacunación, por supuesto, pero también en evitar la infección. Hay un componente individual, más allá de las medidas que podamos imponer desde la Consejería de Sanidad”, ha sentenciado.

Asimismo, Rodríguez ha insistido en que la situación es “muy complicada” por el elevado número de contagios diarios que se vienen registrando -como los 1.679 de ayer, un nuevo récord-, que está dando lugar a una incidencia acumulada a 14 días superior a 2.200 casos por cada 100.000 habitantes y a siete días de 1.500, lo que “está teniendo un fuerte impacto en los hospitales”, donde actualmente hay 178 ingresados por COVID.

De hecho, el consejero ha advertido que, “si no conseguimos frenar la situación, llegará el momento en el que la comunidad pasará a nivel 4”, porque el parámetro que hace que actualmente no pase ningún municipio a ese grado de alerta es la situación de los hospitales, y la tendencia sigue en ascenso.

Ómicron y vacunación

Respecto a la variante ómicron y su incidencia en Cantabria, el consejero de Sanidad ha señalado que “todavía no se nota mucho respecto a la hospitalización, ya que hay casos de infectados por esta variante, pero la mayoría de los pacientes hospitalizados siguen siendo de la variante delta”. En este sentido, Rodríguez ha explicado sin embargo que la transmisión comunitaria en la actualidad está provocada en más del 50% por ómicron, que en pocas semanas ha conseguido ser la predominante.

En cuanto a la campaña de vacunación, el máximo responsable de la Consejería de Sanidad ha indicado que el 93% de las personas mayores de 12 años en Cantabria están vacunadas con la pauta completa, con un alto incremento respecto a la media nacional, tanto en la población de 60 a 69 años que ya tiene la tercera dosis, que en la región se sitúa en el 85%, diez puntos por encima de España, como en la vacunación de los niños de 5 a 11 años, que en Cantabria se sitúa casi en el 44%, frente a un 29% de la media nacional.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats