Sin miedo al virus en las playas de València: "Tengo 78 años y voy a venir cada día, porque hay policía y eso me tranquiliza"

La playa del Cabanyal este lunes por la mañana.

"Disculpe, debe ponerse las sandalias para acceder a la pasarela y recuerde que entre toallas debe dejar al menos seis metros de distancia de seguridad".

Así se dirigía este lunes por la mañana un policía local a bordo de su quad a uno de los bañistas, una persona de avanzada edad, que accedía desde la arena a las duchas de la playa de El Cabanyal, en València, en el primer día de apertura en toda la Comunitat Valenciana con motivo de la entrada en la fase 2 de desescalada.

Tan solo en Benidorm y Santa Pola permanecieron cerradas a la espera de implementar las medidas de seguridad necesarias.

En el caso de las playas de El Cabanyal-Canyamelar y la Malva-rosa, la mañana fue de lo más tranquila en cuanto a afluencia de usuarios, lo que favoreció que se pudieran guardar sin problemas las distancias de seguridad.

Entre los bañistas predominaron los estudiantes y las personas mayores. Una de ellas, Amparo, de 78 años y vecina de la zona, asegura que la gente en general está respetando "las medidas de seguridad, aunque siempre se ve a alguien que no lo hace, pero se va bastante policía que va llamando la atención y eso genera seguridad".

Amparo dice no sentir "miedo" y que seguirá acudiendo a la playa cada día "mientras pueda". "Es un paseo muy agradable que estoy acostumbrada a hacer y ahora más que puedo venir con mi hija; darnos un bañito por la mañana nos hace el día más agradable", añade.

Yala es vecina de la avenida del Puerto y tiene 32 años: "Teníamos muchas ganas de venir, en la entrada nos han explicado las medidas de seguridad; lo que no sé es cómo lo controlarán cuando venga más volumen de gente, entonces estoy un poco a expensas de ver cómo va evolucionando y cómo lo controlan, pero por ahora no hay ningún problema, no he tenido miedo ni reparo en ningún momento".

Un grupo de seis estudiantes se instala cerca de una de las postas sanitarias de Cruz Roja, guardando las distancias de seguridad con respecto al resto de usuarios. Sara, de 17 años, explica que tenían "muchísimas ganas de venir, ha sido una liberación". Pese a que reconoce que no conocían todas las normas de seguridad, comenta que se las detallaron en el acceso: "Es el primer día que venimos y está muy tranquilo, pero si vemos que con los días se llena mucho igual nos lo pensamos".

Los horarios del servicio de vigilancia y socorrismo en las playas del término municipal de València, que llevarán a cabo unos 80 efectivos, irán de las 10.00 a las 21.00 horas en las playas urbanas y de las 11.00 a las 19.00 horas en las situadas al sur del núcleo urbano.

Tanto en ese horario como fuera de él, el concejal de Playas, Giuseppe Grezzi, hizo un llamamiento a la responsabilidad individual y a la colaboración de las familias para evitar, por ejemplo, los juegos con pelotas o el contacto con materiales que pasen de manos a manos de unas personas a otras y que suponen un riesgo de contagio.

"Estamos totalmente preparados todos los servicios municipales para que la gente pueda disfrutar de las playas", explica Grezzi, quien destaca que las personas usuarias encuentran carteles informativos, además de señales que indican los accesos en las playas y también están todas las personas informadoras de Cruz Roja contratadas (25 en las playas del norte y 15 en las del sur) para facilitar durante todo el mes de junio a las personas usuarias todos los consejos y las normas que tienen que seguir, así como las respuestas a todas las preguntas que tengan al respecto.

Grezzi descarta por el momento controlar los aforos al asegurar que las playas tienen la suficiente extensión de arena como para acoger a todos los bañistas guardando las distancias de seguridad.

Normalidad en las playas de Cullera y Gandia

Los 15 kilómetros de playa de Cullera también empezaron paulatinamente a recuperar visitantes. "Nuestras playas no van a tener problemas de aforo", asegura el alcalde de la ciudad, Jordi Mayor.

Las medidas de seguridad y la distancia social se cumplieron tal como se había planificado, según el Ayuntamiento, que detalló que el índice de afluencia fue "moderado-bajo".

En Gandia, el inicio del baño también transcurrió "con normalidad", en palabras del concejal de Turismo, Vicent Mascarell, que espera que la gente "acuda con mucha prudencia y haciendo caso de las recomendaciones del consistorio".

A partir de este lunes, los servicios de vigilancia, de socorrismo y la hostelería situada en la arena están en funcionamiento. "Somos la primera playa de la provincia de Valencia en abrir los servicios de playa al cien por cien", asegura en un comunicado.

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2020 - 22:23 h

Descubre nuestras apps

stats