La portada de mañana
Acceder
Ayuso se encomienda ahora al auxilio del Gobierno para afrontar la tormenta
Médicos de familia: "Estamos achicando agua de un sistema que naufraga"
OPINIÓN | El final de la escapada, por Antón Losada

Subvenciones de Aguirre y donaciones opacas y de reconocidos franquistas: la fundación de Abascal ingresó un millón de euros en 10 años

De izquierda a derecha, el líder del PP, Pablo Casado, el expresidente del Gobierno José María Aznar y el líder de Vox, Santiago Abascal, en un acto de aniversario de la fundación Denaes.

La fundación del líder ultra Santiago Abascal, un auténtico vivero para Vox, ingresó un millón de euros en subvenciones y donaciones opacas entre 2006 y 2015 para mantener una web, publicar artículos de opinión y organizar un curso de verano y un premio al "español ejemplar del año", según las cuentas depositadas en el Registro de Fundaciones a las que ha tenido acceso eldiario.es.

La procedencia de sus donaciones y la cantidad de subvenciones públicas percibidas sigue siendo un misterio y el teléfono móvil de contacto de la fundación no contesta las llamadas de este diario. La Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denaes), nacida originalmente a la derecha del PP y domiciliada en un polígono industrial de un pueblo de Cantabria, ha sido un auténtico vivero de Vox, cuyos dirigentes han copado los puestos en el patronato.

Abascal fue presidente (actualmente es secretario), el portavoz en el Congreso del partido ultra, Iván Espinosa de los Monteros, fue vicepresidente y de secretario figuraba el diputado en el Congreso Joaquín Robles López. Actualmente está presidida por el empresario Ricardo Garrudo Cayón, líder de Vox en Cantabria.

El senador de Compromís Carles Mulet solicitó las cuentas depositadas por la fundación "desde el inicio de su actividad hasta hoy", pero solo recibió la documentación del periodo comprendido entre 2006 y 2015. De hecho, Denaes solo tiene colgadas en su web las cuentas correspondientes a 2015. La fundación tiene como objetivo el cultivo del patriotismo y sus beneficiarios son, según los estatutos, "el conjunto de los españoles".

Las cuentas analizadas por este diario detallan unos ingresos totales de 997.480,64 euros. El grueso del dinero corresponde a subvenciones y donaciones, aunque en ningún caso se detallan. La contabilidad solo advierte, en algunas ocasiones, de que se trata de "donaciones privadas", aunque no desglosa la procedencia.

Además, las cuentas de Denaes tampoco aclaran qué parte de sus ingresos corresponden a subvenciones públicas de administraciones en manos del Partido Popular (el Gobierno de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid le inyectó 276.801,25 euros entre 2008 y 2012, según una respuesta a una petición de acceso a la información de Servidemedia).

En 2006, cuando Abascal aún era diputado del PP en el Parlamento vasco, inició su andadura esta fundación con domicilio en el polígono industrial de Los Corrales de Buelna (Cantabria). En el patronato, además de Abascal, figuraban el empresario cántabro Ricardo Garrudo, hoy en día presidente de Vox en Cantabria, y el periodista de la Cadena Cope Ricardo Rodríguez Maeso.

Su primera gerente fue la concejala del PP Cynthia Andrés Gallego y aquel año apenas ingresó 24.840,59 euros por promociones, patrocinios y colaboraciones y por subvenciones y donaciones "procedentes de la asociación Denaes". Sus actividades se limitaron a dos presentaciones de libros, "diferentes ruedas de prensa" y la publicación de "editoriales" en la página web.

Al año siguiente, los ingresos se disparan hasta los 147.171,75 euros. De esa cantidad, 103.300 euros proceden de la propia "Asociación Denaes", 38.971,75 euros son por promoción y publicidad y 4.900 euros corresponden a una "subvención de la Seguridad Social".

Sus actividades, además de la publicación de opiniones en la web, se limitaron a "un proyecto" de iniciativa popular "para homenajear a todas las víctimas del terrorismo", a un curso de verano y a la concesión del premio "españoles ejemplares del año" (cuya primera edición se celebró en 2008). El proyecto de iniciativa popular de aquel año consistió en un monumento de homenaje a las víctima del terrorismo.

En 2008, los ingresos ascienden a 140.717,36 euros, de los que la fundación de Abascal solo indica en sus cuentas que 42.139,14 euros corresponden a "aportaciones privadas". Aquel ejercicio se inauguró el monumento a las víctimas del terrorismo en la plaza de la República Dominicana de Madrid y continuaron las actividades habituales de publicación de artículos de opinión. El segundo curso de verano de la fundación duró dos días y se celebró en Santander.

Los ejercicios siguientes los ingresos de Denaes suben y bajan de año en año: en 2009 obtiene 88.345 euros y en 2010 la cifra llega a los 103.097,5 euros (de los cuales solo 200 euros son declarados como "aportaciones privadas"). En 2011 bajan a una cifra similar a 2009.

Los cientos de folios que conforman las cuentas de la fundación solo desvelan la procedencia de una pequeña aportación de 1.000 euros, que corresponde a la empresa, hoy en concurso de acreedores, Sociedad Europea de Análisis Diferencial de Movilidad SL, de Gonzalo Fernández de la Mora, hijo del ministro franquista del mismo nombre. El empresario ha sido presidente de la Fundación Nacional Francisco Franco.

Las actividades básicas de Denaes de aquella época (artículos de opinión, curso de verano anual y el premio "al español ejemplar") fueron reproduciéndose año tras año, con algunas novedades. En 2009, la fundación de Abascal crea el premio de oratoria Gabriel Cisneros que se celebra en la Universidad CEU San Pablo.

Las cuentas del vivero de Vox no aportan demasiados detalles sobre algunos de estos eventos. El 12 de octubre de 2009, por ejemplo, la fundación celebra el Día de la Hispanidad "en la capital andaluza" en colaboración con el Foro Sevilla Nuestra. Al año siguiente, con ocasión de la final del Mundial de Fútbol, "repartió banderas [españolas]" para "rendir homenaje a nuestros símbolos".

En 2011, Denaes se embolsa 87.130,70 euros y al año siguiente los ingresos se disparan hasta los 129.395,78 euros, de los cuales 126.375,78 euros corresponden a "donaciones particulares", según indican las cuentas depositadas en el Registro de Fundaciones. En 2012, en paralelo al aumento de los ingresos, se incorpora a la fundación Iván Espinosa de los Monteros, actual portavoz de Vox en el Congreso.

En 2013, el año en que se fundó el partido de extrema derecha Vox, los ingresos fueron de 111.124 euros, de los cuales 107.474,34 eran, según DENAES, "donaciones privadas". Aquel año Abascal cobró 82.000 euros de sueldo en otra fundación, generosamente subvencionada por la Comunidad de Madrid, tal como informó este diario.

Al año siguiente, de los 59.207,66 euros de ingresos totales, 57.392,68 son "donaciones particulares". Tras dos años en el patronato de la fundación ultra, Abascal y Espinosa de los Monteros cesan en 2014 de sus puestos de presidente y vicepresidente, respectivamente, y el filósofo Gustavo Bueno pasa a presidir Denaes.

Las últimas cuentas depositadas, las únicas colgadas en la web de Denaes, corresponden a 2015, el primer ejercicio en que la fundación de Abascal obtiene, inopinadamente, el grueso de sus ingresos de las "cuotas de asociados y afiliados". Así, de los 106.450 euros que ingresa, 75.413 euros provienen de asociados y afiliados, 28.960 de subvenciones y donaciones y 2.077 de ingresos por patrocinios y colaboraciones.

Las últimas cuentas disponibles indican que el presidente de Vox siguió siendo secretario de la fundación ultra. De hecho, en la web de Denaes Abascal sigue figurando como secretario. El Registro de Fundaciones solo hizo llegar al senador Carles Mulet las cuentas hasta 2015. Este diario ha intentado, sin éxito, conocer la versión de Denaes y saber si se han depositado las cuentas de los ejercicios más recientes, tras varias llamadas al número de teléfono móvil de contacto sin obtener respuesta alguna.

Durante la crisis sanitaria del coronavirus, la web de la fundación ha seguido publicando sus artículos de opinión. El pasado 3 de abril, un colaborador habitual de la fundación sostenía que, en el escenario posterior a la crisis del COVID-19, España "podría entrar en guerra" con Marruecos e incluso con Francia y Gran Bretaña, "que al fin y al cabo son nuestros enemigos tradicionales".

Etiquetas
Publicado el
12 de abril de 2020 - 20:46 h

Descubre nuestras apps

stats