El alcalde de Orihuela cuestiona a los funcionarios para defender sin pruebas que no cobró seis años sin ir a trabajar

Emilio Bascuñana, en la rueda de prensa convocada para explicar su etapa en la Dirección Territorial.

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, ha vuelto a perder una nueva oportunidad para justificar con documentos y testigos que trabajó durante los seis años que cobró en su adscripción funcional en la dirección territorial de Sanidad en Alicante entre 2007 y 2014. Pero no lo hizo ni hay ningún rastro, como reveló en exclusiva el diario.es el pasado 29 de abril. Este viernes en un pleno monográfico forzado por la oposición, Bascuñana no ha dado ni una sola explicación y ha llegado a cuestionar todo el sistema funcionarial para defender su empleo de "baja intensidad" mientras era presidente de la Cruz Roja.

El pleno ha durado 1 hora y 5 minutos pero durante 40 minutos la página web del ayuntamiento se ha colgado, por lo que los vecinos e interesados en el tema no han podido escuchar al alcalde y a su portavoz. En resumen, los dos políticos del PP han asegurado que están sometidos a "un linchamiento público" y han emplazado a la oposición a ir a los tribunales.

De momento, la Conselleria de Sanidad ha abierto una investigación para determinar si Bascuñana acudió o no a su puesto de trabajo entre finales de 2007 y enero de 2014. En los archivos no hay ni rastro de sus vacaciones, libranzas, bajas laborales o algún trabajo que hubiera realizado. Nada de nada.

“Miles de oriolanos me vieron trabajar. Si respetan la presunción de inocencia vayan ustedes al juzgado y no a aquí a hacer un linchamiento mediático”, ha alegado Bascuñana. Y entonces, el alcalde ha enchufado el ventilador cuestionando la Función Pública para justificar su asesoramiento de "baja intensidad". “Hay un informe del ayuntamiento que dice que los asesores del consistorio no fichaban o no acudían a su puesto de trabajo. Asesores, funcionarios y personal estatutario en las mismas condiciones que yo tenía en Sanidad tendrían que dar muchas explicaciones", ha manifestado sin tampoco dar un nombre o citar un caso concreto. 

Entonces, el alcalde, como hiciera Francisco Camps o Cristina Cifuentes, se ha envuelto en la bandera y en el populismo. "Desmiento rotundamente que no acudiera a trabajar. Pero ni tan siquiera creo que sea necesario desmentirlo. Nadie me ha pedido explicaciones más que ustedes. Y si tengo que dar información a mis ciudadanos lo daré en mi despacho o donde sea”. Ni un papel, ni un correo, ni tampoco la declaración de un testigo o alguno de sus superiores.

Bascuñana está en minoría y ha perdido el apoyo de la mitad del PP, que ya le ha anunciado que no será candidato a las elecciones municipales del 2019 por este escándalo. El portavoz de Ciudadanos, Juan Ignacio López Bas, ha llegado a decir que si la oposición tiene un programa de cambio para Orihuela el lunes a las 9 tienen las puertas abiertas para hablar. Un guiño a la moción de censura.

La portavoz del PSOE de Orihuela, Carolina Gracia, ha acusado al alcalde de no dar explicaciones y solo "utilizar excusas". "Me provoca vergüenza las acusaciones tan graves hechas en un medio de comunicación que lo deslegitiman para ocupar el cargo que ocupa. De confirmarse la información estamos hablando de aprovechar el erario público para promoción personal", ha dicho.

“Está obligado a responder de sus acciones e inacciones. Debe asumir que la política no es un cortijo porque no se pueden promocionar candidatos del PP con dinero público. Y usted cobró 50 millones de pesetas sin ir a trabajar para ello", ha sentenciado Gracia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats