La portada de mañana
Acceder
El búnker judicial: quién es quién en el gobierno de los jueces del PP
La semana en que Lesmes echó un pulso al Gobierno y arrastró a Felipe VI
OPINIÓN | Una conjura para los necios, por Elisa Beni

La ciudades más grandes copan las ayudas a la regeneración urbana de la Generalitat y las pequeñas se quejan

Vista del barrio medieval de Bocairent

La última convocatoria de Ayudas a la Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) de la Generalitat que ha llegado a 5 millones de euros se ha quedado en manos de localidades de más de 35.000 habitantes, y ha dejado fuera poblaciones que, aunque cumplían los requisitos, no han visto aceptada finalmente su solicitud. De este modo las beneficiadas han sido Ontinyent, Castelló de la Plana, Gandia y Burjassot, mientras quedan fuera otras menores como Bocairent, con un importante barrio medieval, que de este modo ya llega a 11 años sin tener inversiones públicas.

En total se presentaron 18 candidaturas, de las que 12 cumplieron los requisitos, y finalmente 4 han conseguido las ayudas. La Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática apunta que para la concesión de estas ayudas del programa ARRU y como novedad, "las solicitudes se han valorado de acuerdo a criterios técnicos objetivables".

Entre estos señala como "el factor con más peso" el nivel de vulnerabilidad de la zona, pero también la protección del patrimonio cultural y la existencia de deficiencias en el entorno urbano y en los edificios, como problemas de accesibilidad; asimismo se ha valorado la aplicación de la perspectiva de género y la propuesta de medidas complementarias de carácter social, ambiental y paisajístico, y finalmente se ha tenido en cuenta la mayor aportación económica por parte de los ayuntamientos por encima del mínimo establecido para favorecer a las aportaciones de los vecinos particulares.

En cifras concretas Ontinyent recibirá 1.971.000 euros (1.620.000 euros del Ministerio de Fomento y 351.000 de la Generalitat), Castelló de la Plana 1.323.293 euros (1.193.293 euros + 130.000 euros), Gandia 1.460.999 euros (1.245.999 euros del ministerio y 215.000 euros de la Generalitat) y Burjassot 1.055.163 euros (940.706euros + 114.457 euros).

Queja de Bocairent

Entre las localidades que no han conseguido las ayudas destaca el ejemplo de Bocairent, en la Vall d'Albaida, que de esta forma llegará a 11 años sin conseguir inversiones de las administraciones para la mejora de su barrio medieval, uno de los más destacados de la geografía valenciana, a pesar de que el proyecto cumplía con todos los requisitos.

Por ello, tanto el alcalde Xavier Molina (PSPV) como la Associació Veïnal del Barri Medieval se han quejado de sentirse "abandonados" por las adminisraciones superiores. Desde el consistorio se recuerda que se hizo un gasto de 15.000 euros en una inspección de inmuebles para tenerlo preparado, pero la inversión de 214.000 euros (el 9,2% de lo que ha recibido la vecina localidad de Ontinyent) para hacer 13 intervenciones de rehabilitación no ha sido aceptada.

"Realizamos una inspección de inmuebles que supuso un gasto de 15.000 euros para las arcas municipales, para poder tenerlo preparado", detalla el alcalde. Con el objetivo de frenar el deterioro del Barri Medieval, Bocairent pedía una inversión de 214.000 euros para acometer trece intervenciones de rehabilitación en propiedades privadas.

Ante esta situación se pidió una reunión con Presidencia de la Generalitat para trasladar su malestar. En ella se expuso que todas las localidades beneficiadas tienen más de 35.000 habitantes, "con muchos más recursos", y que ya han sido beneficiadas en otras convocatorias del ARRU. Por ello tanto el ayuntamiento como los vecinos han trasladado a la Generalitat la necesidad de que se revisen las bases para una próxima convocatoria.

Entre los criterios que se pide que se introduzcan está el poblacional i el de la insuficiencia presupuestaria para beneficiar a las localidades pequeñas, así como también priorizar a los municipios que no hayan sido beneficiarios en convocatorias anteriores.

El Ayuntamiento de Bocairent recuerda que ya convoca unas ayudas locales cada año con sus fondos y ejecuta otras subsidiarias. Además destaca que su barrio medieval está declarado BIC (Bien de Interés Cultural) "por lo que su valor patrimonial va mucho más allá del ámbito local. Eso exige una implicación de las administraciones supramunicipales". Concluye afirmando que seguirá reivindicando las ayudas porque en su caso además supone "salvaguardar uno de los núcleos históricos más singulares del patrimonio valenciano".

Etiquetas
Publicado el
11 de noviembre de 2019 - 00:07 h

Descubre nuestras apps

stats