Estatuto de elDiario.es Vota aquí al primer Comité Rector

Puig anuncia una rebaja del IRPF para las rentas de menos de 60.000 euros

Ximo Puig en les Corts en una imagen de archivo.

Miguel Giménez

València —

66

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha aprovechado el debate de política general que esta semana se celebra en las Corts Valencianes para anunciar una reforma fiscal “progresista” que contrasta con aquellas que ha calificado como “elitistas” -en referencia a las que se llevan a cabo en comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular, como son los casos de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid y, más recientemente, la anunciada hace apenas unos días por Juanma Moreno Bonilla en Andalucía-. Se trata, ha anunciado el jefe del Consell, de “beneficiar a las familias con menos ingresos” y de “mejorar la redistribución de la riqueza y la progresividad”.

Transporte público gratuito para menores de 30 años y otras medidas del debate de política general valenciano

Transporte público gratuito para menores de 30 años y otras medidas del debate de política general valenciano

Esta reforma fiscal del Consell está pensada para “reducir el impacto de la inflación únicamente en las clases medias y trabajadoras”, que, tal y como ha anunciado Puig verán reducida su factura fiscal con tres medidas distintas: nueva tarifa de IRPF, aumento de los mínimos exentos de tributación e incremento de las deducciones, de su importe y de los límites de renta para acceder a ellas

Con esta reforma fiscal en el tramo autonómico del IRPF “vamos a beneficiar exclusivamente a las rentas medias y trabajadoras de hasta 60.000 euros”, que suponen el 97,4% de los contribuyentes valencianos, “que van a ahorrarse con el conjunto de la reforma cerca de 150 millones de euros (111 euros de ahorro por declaración de media)”. “Y especialmente para los contribuyentes con una base liquidable de menos de 30.000 euros (sólo este grupo se ahorrará 101 de los 150 millones de euros que supondrá el conjunto de la reforma)”, ha subrayado el president.

Para las rentas altas -aquellas superiores a los 60.000 euros- “a diferencia de lo que sucede en Madrid y Andalucía -donde estos grupos de población son los principales beneficiarios de sus reformas fiscales- el impacto en la Comunitat Valenciana será neutro y no se verán beneficiados. 

Por lo tanto, tal y como ha defendido el jefe del Consell, frente a la reforma fiscal planteada por otras comunidades, con bajadas de impuestos “que únicamente benefician a las clases altas, que dejan de pagar y reducen los recursos los servicios públicos fundamentales”, la Generalitat Valenciana ha impulsado una reforma fiscal “desde la responsabilidad, garantizando que quienes más recursos tienen, siguen aportando a la caja común”. 

Así, por ejemplo, la clase trabajadora valenciana se ahorrará 94,45 euros y la clase media 67 euros, mientras que los valencianos de clase alta no se verán ni beneficiados ni perjudicados por esta medida.

“Seguimos, por tanto, las recomendaciones de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional o la propia Comisión Europea, que han exigido un ejercicio de responsabilidad a los Gobiernos y que han rechazado bajadas masivas de impuestos y apuestan únicamente por bajadas selectivas centradas en los grupos de población más afectados por la subida de tipos o el encarecimiento de la vida por la inflación”. 

“Qué impuestos se bajan, a quién y para qué”

Porque el debate, ha continuado el president, “no es ni puede ser nunca si se suben o se bajan los impuestos, sino qué impuestos se bajan, a quienes se bajan y para qué se bajan. Y el Botànic plantea una reforma donde se bajan los impuestos a las clases medias y trabajadoras, para ayudarles a hacer frente a la inflación y evitar que sean los más perjudicados, mientras les exige un esfuerzo fiscal igual al de otros ejercicios a las rentas más altas, que tienen un ahorro de cero euros”.

Además de la nueva tarifa autonómica, que aligera la presión fiscal para las rentas de hasta 60.000 euros, el Consell también ha elevado el mínimo exento de tributación personal y familiar, que son los recursos que cualquier persona necesita para subsistir y que quedan fuera del gravamen. 

Esta cuantía exenta se elevado al máximo permitido por ley, un 10% más, “muy por encima del 4,1% anunciado por Madrid y del 4,3% de Andalucía”. “Frente a los 5.500 euros que cualquier contribuyente tenía de mínimo exento hasta ahora en su declaración de la renta, hemos hecho el esfuerzo de ampliar esta cuantía hasta los 6.105 euros, a lo que hay que sumar las cuantías exentas adicionales que cada contribuyente suma por cada hijo, ascendiente o dependiente a su cargo y cuyos importes también se han elevado un 10%”, ha explicado el jefe del Consell. 

Esto supone, apunta, “un doble beneficio”. “Por un lado, permitirá que todos los ciudadanos tengan mayores recursos para hacer frente al encarecimiento de los precios para garantizar su subsistencia, permitiendo que una parte mayor de sus recursos no tributen; y, por otro lado, que haya 33.000 valencianos más que pasarán a tener una cuota cero. Es decir, que pagarán cero euros en concepto de IRPF”, ha defendido. 

962.000 no pagarán nada de IRPF

De hecho, ha insistido en que gracias a la reforma del Botànic “son ya 962.000 los valencianos con menos recursos los que no tendrán que pagar nada de IRPF, cero euros”. Además, ha subrayado que se aumenta el importe, los beneficiarios y el número de deducciones autonómicas “para que aquellos valencianos de clases medias y trabajadoras que tienen que declarar IRPF lo hagan por el menor importe posible”. 

“Somos ya una de las autonomías con mayor número e importe en las deducciones, una treintena, que han permitido que en los últimos años 1,3 millones de valencianos se hayan ahorrado más de 280 millones de euros”, ha resaltado Puig, quien ha añadido que, no obstante, “vamos a adaptarlas también al impacto de la inflación”. 

De esta forma, se va a aumentar un 10% el importe de todas ellas (por ejemplo, deducción por hijo pasa de 270 a 300 euros) y amplía también los límites de renta para acceder a las deducciones de la Generalitat (de 25.000 a 30.000 euros en el caso de declaraciones individuales y de 40.000 a 47.000 euros en el resto), “una decisión que beneficia a los contribuyentes de clase media que hasta ahora no podían acceder a deducciones, pero que gracias a la reforma sí que podrán hacerlo”. 

De igual modo, se incluyen nuevas deducciones sobre dos importantes cuestiones: el acceso a la reproducción asistida para mujeres mayores de 40 años cuyos tratamientos no están cubiertos por la seguridad social hasta un máximo de 100 euros y una nueva deducción para ayudar a hacer frente al incremento de los tipos de interés en hipotecas suscritas a partir del 1 de enero de 2014, hasta un máximo anual de 100 euros. 

Unas medidas que, según el jefe del Consell, situarán a la Comunitat Valenciana “a la cabeza de la progresividad de este impuesto y de la redistribución de la riqueza, principios básicos en los que deben basarse los impuestos”. “Nuestro objetivo es y debe ser siempre garantizar unos servicios públicos de calidad y una cobertura adecuada para todas aquellas familias con menos recursos, defendiendo la igualdad de oportunidades y, para ello, el mayor esfuerzo fiscal debe recaer en las rentas más altas mientras aliviamos aún más la factura impositiva de las rentas medias y trabajadoras”, ha dicho Puig. 

Un ejemplo de ello, ha relatado el president, es que la Generalitat va a mantener de forma íntegra el Impuesto sobre el Patrimonio, “que a diferencia del IRPF, únicamente tienen que pagar los 27.000 valencianos más ricos, el 0,48% de los contribuyentes”. Un impuesto por el que la Generalitat recaudará en este 2022 cerca de 200 millones de euros. “Mantenemos los impuestos de las rentas más altas mientras se reduce la presión fiscal de las rentas medias y trabajadora”, ha concluido.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats