Ribó exige que el Estado asuma 420 millones de deuda por la Copa América

Rita Barberá, en la zona remodelada para acoger la Copa del América, con el edificio Veles e Vents al fondo.

El Ayuntamiento de Valencia no quiere verse arrastrado por la resaca de la Copa América, que ha dejado una deuda de 420 millones de euros, inasumible para las administraciones valencianas. El alcalde, Joan Ribó (Compromís), lo ha dejado claro. La única solución para pagar la Marina Real, el espacio construido en el puerto para acoger la competición, “es la misma que le dieron a Barcelona, a Sevilla y a Zaragoza, es decir, que los grandes eventos los ha de pagar el Estado".

Montoro descarta perdonar los 400 millones de deuda del Consorcio Valencia 2007

Montoro descarta perdonar los 400 millones de deuda del Consorcio Valencia 2007

La Marina Real fue impulsada por el Consorcio Valencia 2007, el organismo que también gestiona el recinto construido en 2005 junto al puerto para albergar las regatas. Ahora es inviable. Debe 420 millones, hasta ahora ha acumulado pérdidas todos los ejercicios y no hay previsión de que pueda generar ingresos para devolver el dinero a los prestamistas, básicamente el ICO, un banco público. Las obras fueron financiadas gracias a la intervención del gobierno de Rodríguez Zapatero, que fue muy criticado por el PP por no invertir en los grandes eventos de la época en la Comunitat Valenciana. 

El consejo rector del consorcio constató en mayo la gravedad del problema. Aunque la entonces alcaldesa, Rita Barberá, presumió de la mejora de las cuentas –ingresos en alza y gastos a la baja-, según una estimación de este periódico los beneficios obtenidos en 2014 fueron de pocos cientos de miles de euros. A este ritmo, necesitaría miles de años para saldar la deuda.

El futuro no se presenta mucho mejor. El consorcio –formado por el estado, la Generalitat y el ayuntamiento- sólo genera ingresos con la cesión de espacios y edificios. Dos proyectos del dueño de Mercadona, Juan Roig –una escuela de negocios y una incubadora de empresas- se instalarán en la Marina Real. También está en construcción un recinto de ocio –Beach club, que finalmente no ha podido abrir este verano- y se quiere alquilar el edificio estrella del área, el Veles e Vents. Con todo, los ingresos no superarán los 10 millones de euros.

Por ello, Ribó quiere buscar soluciones en Madrid, donde el jueves se reúne con la ministra de Fomento, Ana Pastor. "La única solución posible para afrontar económicamente el endeudamiento [es que lo asuma el estado], si no, no tiene solución", dice el alcalde. "Está claro y es un tema que hablaremos el jueves". No será fácil llegar a acuerdos. El gobierno central ya ha dicho que las deudas, se pagan. La contraída en la Copa del América, también.

Etiquetas
Publicado el
1 de septiembre de 2015 - 09:34 h

Descubre nuestras apps