eldiario.es

Menú

Fabra tendrá que ir a la cárcel un año después de ser condenado

El antiguo líder del PP de Castellón ingresará en prisión tras 11 años de investigación del caso 'Naranjax', 9 jueces y un indulto rechazado

36 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Carlos Fabra

Carlos Fabra está condenado a 4 años de prisión

Este martes 25 de noviembre se cumple justo un año en el que la Audiencia provincial de Castellón condenó a cuatro años de prisión a Carlos Fabra (expresidente de la Diputación y del PP provincial) por haber cometido fraude fiscal. Un año después de recursos y petición de indulto la justicia se ha reafirmado y la audiencia ha ordenado que el otrora todopoderoso presidente provincial ingrese en prisión de forma inmediata.

Así lo ha adelantado Radio Castellón que ha informado que, tras la  negativa del Gobierno a concederle el indulto que ha sido comunicado a la Audiencia de Castellón, ésta a continuación ha ordenado a Fabra que Carlos Fabra que entre en la cárcel la próxima semana, y por eso le ha citado para este miércoles día 26, cuando se le comunicará su ingreso en prisión.

En la citación de mañana, según la emisora, se requerirá al antiguo dirigente del PP que ingrese voluntariamente en prisión en el plazo de cinco días a partir de mañana, no obstante contra esta resolución cabe interponer recurso de súplica lo que podría retrasar todavía más el ingreso.

La misma radio también ha afirmado que Carlos Fabra descarta cumplir su pena de prisión en centros penitenciarios de Castellón porque "hay presos peligrosos", según se explica desde su entorno. Así el expresidente provincial podría cumplir su pena fuera de Castellón alegando cercanía de los familiares o problemas de salud, pero siempre con permiso del juez.

Un año de espera

Carlos Fabra fue condenado el 25 de noviembre de 2013 a una condena de cuatro años de prisión por un fraude fiscal de casi 700.000 euros entre 1999 y 2003, quedando absuelto de las acusaciones de cohecho y tráfico de influencias.

La primera reacción de Carlos Fabra fue manifestar su confianza en "no ir a la cárcel", aunque puntualizaba que tampoco "tiene miedo" a la prisión, además señalaba que no tenía la intención de solicitar un indulto. Pero tras la  ratificación del Tribunal Supremo de la sentencia condenatoria, y después de recurrir al Tribunal Constitucional, el verano pasado el exdirigente 'popular' acabó cediendo y pidió el indulto al gobierno.

Con  un PP que le había dado ya la espalda (excepto un pequeño grupo de políticos castellonenses que recogían firmas para pedir el perdón) Carlos  Fabra repudió al que fue su partido y dejó la militancia (ante también una inminente expulsión), después de ser presionado también para que abandonara todos los cargos de representación que todavía ejercía. Así con el indulto solicitado en el que alegaba "buena conducta" y problemas de salud, Carlos Fabra ganaba tiempo para no ingresar en la cárcel con el beneplácito de la Audiencia de Castellón que permitía su libertad mientras el gobierno no se pronunciase sobre el indulto.

El que en otros tiempos fue defendido como "ciudadano y político ejemplar" por el mismo Mariano Rajoy, tendrá que entrar en prisión tras intentar zafarse por todos los medios de la justicia, tras once años de investigación y juicio, caso por el que pasaron 9 jueces que por diversas razones rechazaron la titularidad del tribunal al cargo, hasta que llegó la condena y los recursos a la desesperada. La línea de meta parece situada ya en la próxima semana a esta carrera de fondo que ha hecho Fabra, y está colocada en una prisión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha