La portada de mañana
Acceder
Encuesta - Ayuso cosecha el doble de apoyo que Casado entre los votantes del PP
El 'vía crucis' de las inmatriculaciones: 24 años y 35.000 bienes
Análisis - Razones y confusiones en los relevos de los Mossos, por Neus Tomàs

Santander ya piensa en otro Consorcio de Museos, pese al fiasco del que tuvo en marcha durante dos décadas

Último encuentro entre la alcaldesa Igual y el presidente Revilla.

Fue creado hace dos décadas para construir el nuevo Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) en Las Llamas y desarrollar la reforma y ampliación del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander (MAS), pero el Consorcio de Museos ha resultado tan ineficaz que sus promotores han decidido liquidarlo. Primero lo hizo el Gobierno de Cantabria y esta semana el Ayuntamiento de Santander. No obstante, y pese a este fiasco clamoroso, aún hay ganas de crear otro, aunque todavía no se haya anunciado oficialmente.

Cultura estudia disolver el Consorcio de Museos tras la polémica con el Ayuntamiento de Santander por el MUPAC

Y es que el Consistorio y el Ejecutivo autonómico acaban de romper oficialmente su relación en materia museística, después de que ambas instituciones hayan aprobado la disolución del Consorcio constituido al efecto en 2001. Si el Gobierno de Cantabria, a primeros de agosto, aprobaba en Consejo de Gobierno la disolución de este órgano, la Comisión de Cultura de Santander acaba de hacer este pasado lunes lo propio, decisión ratificada a continuación por el plenario de la Corporación.

Pese a que ambas instituciones están implicadas en el desarrollo de dos importantes proyectos museísticos -el nuevo MUPAC y la rehabilitación del MAS- históricamente han sido incapaces de ponerse de acuerdo, aunque oficialmente la causa de disolución sea la carencia de actividad de este órgano en común.

A la hora de la liquidación, el millón de euros de patrimonio que restaba al Consorcio será reintegrado al Gobierno de Cantabria ya que corresponde en exclusiva a aportaciones hechas por este en el pasado. Los 36.000 metros cuadrados que Santander cedió en su día para construir el MUPAC en Las Llamas ya le han sido reintegrados también.

Encuentros y desencuentros

La larga historia del Consorcio es típica de los desencuentros de dos instituciones de distinto color político en donde nadie rema en la misma dirección. Hubo una excepción cuando el Partido Popular coincidió al frente del Ayuntamiento y el Gobierno entre 2011 y 2015 -bajo mandato del alcalde, Íñigo de la Serna, y el consejero de Cultura, Miguel Ángel Serna-, pero fue una sintonía que produjo más palabras que realidades. De hecho, el Consorcio, cuyo Patronato se ha venido reuniendo una vez al año, solo ha tenido dos hechos reseñables en dos décadas: su creación y su disolución.

MUPAC y MAS han sido dos desencuentros habituales y reiterados, hasta el punto de que el exconsejero socialista de Cultura, Ramón Ruiz, ya amagara en 2016 con disolver el Consorcio durante su mandato. "En lugar de ser una institución de consenso, discusión y reflexión, se está convirtiendo en arma arrojadiza e instrumentalizada para intereses que no son los que inspiraron su creación", dijo Ruiz, irritado porque el Ayuntamiento de Santander no llevara al Consorcio la reforma y ampliación del MAS. Luego, en 2017, el Museo se quemó y el planteamiento ha cambiado. Cuatro años después la pinacoteca santanderina sigue con las puertas cerradas.

Cada uno por su lado

Las intervenciones museísticas en Santander van cada una por su lado dependiendo del promotor. Solo en materia privada ambas instituciones agilizan al máximo los trámites como cuando se ha puesto en marcha en un tiempo récord la reforma de la sede central del Banco Santander para su conversión en un museo que albergue la colección de la entidad financiera. Salvo este caso, y el del Centro Botín años atrás, Ayuntamiento y Gobierno no destacan por su grado de colaboración.

El caso más palmario es el de la sucursal del Museo Nacional Reina Sofía que se pretende abrir en la antigua sede del Banco de España en la Plaza de Farolas con la colección del Archivo Lafuente como eje museográfico. En este caso, el Ayuntamiento de Santander decidió hace años ya seguir en solitario con un proyecto que le supondrá un coste de 10 millones de euros. El Gobierno de Cantabria, con el primer bipartito PRC-PSOE, ya se descabalgó del mismo y Santander solo cuenta ahora con el apoyo del propio Museo y del Gobierno central.

No obstante, y a medida que pasan los años, el Ayuntamiento, que decidió tirar en solitario del proyecto, ha vuelto a pedir la cooperación del Ejecutivo, como así le solicitó la alcaldesa, Gema Igual, al presidente, Miguel Ángel Revilla, en el encuentro que mantuvieron en octubre para hablar sobre las inversiones presupuestarias del Gobierno en la capital.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats