La portada de mañana
Acceder
Adiós a la mascarilla en la calle: los retos del fin de una medida estricta
Ayuso comienza la legislatura con Vox marcando la agenda desde el primer día
Análisis - A Sánchez se le ha puesto cara de Zapatero, por Neus Tomàs

Camps copia a Urdangarin: afirma que la fundación de la visita del Papa a la que inyectó 3,7 millones públicos era privada

Francisco Camps, a su llegada a la Ciudad de la Justicia para declarar por la visita del Papa.

El expresidente de la Generalitat Francisco Camps ha asegurado este miércoles que la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias, que organizó la visita del Papa a València en julio de 2006 y en cuyo patronato estaba representada la Generalitat, era de carácter privado y que sus contrataciones fueron legales. La declaración de Camps coincide con la versión que dio el exdirector general de la Policía y exconseller, Juan Cotino.

Tanto Cotino como Camps han emulado la estrategia de Iñaki Urdangarin y los políticos valencianos imputados en el caso Nóos, que fueron absueltos al considerar el tribunal que las dos entidades que pagaron dinero público a la fundación del exduque de Palma se regían por el derecho privado. Por su parte, los políticos y funcionarios de Illes Balears fueron todos condenados al probarse que las entidades que gastaron el dinero de la administración eran públicas.

Camps ha sido el último de los ocho investigados por supuestas irregularidades en la organización de este encuentro que ha declarado ante el Juzgado de Instrucción número 5 de València, tras el exvicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos.

Según ha explicado Camps a los periodistas a la salida del Juzgado, fue el patronato de la fundación el responsable de tramitar todos los contratos necesarios para preparar la visita del papa, para la Generalitat esta fundación siempre fue de carácter privado, y "ningún abogado de la Generalitat ni ningún interventor puso en duda la gestión de la misma".

Preguntado por el motivo por el cual la Generalitat condonó deudas a la citada fundación, Camps ha respondido: "esa cuestión no sé si es así". En cualquier caso, "debería responder quien lo hizo", ha agregado. En este sentido, la Generalitat inyectó en 2010 -siendo Camps presidente- dos millones y en 2014 -con Alberto Fabra- otros 1,7 millones de euros de dinero público para que la entidad se pudiera extinguir. El Arzobispado de Valencia aportó el resto, 1,3 millones.

"Siempre ha habido control en la administración, salvo ahora, que hay cierto descontrol y se tapa con este tipo de cosas", ha subrayado.

Fuentes conocedoras tanto de la declaración de Camps como de la de Campos han explicado a Efe que el primero ha asegurado que se enteró de su cargo de presidente de honor de la Fundación V Encuentro cuando fue imputado en esta causa, y que las subvenciones concedidas a la misma por parte de la Generalitat siguieron el cauce habitual y contaron con la aprobación del pleno del Gobierno valenciano.

Por su parte, Víctor Campos ha puesto de relieve su participación "tangencial" en los acuerdos del patronato de la fundación y ha insistido en que, en cualquier caso, no tuvo responsabilidades ejecutivas, han informado las citadas fuentes.

Sobre Fitur 2009

Sobre su reciente procesamiento por la Audiencia Nacional en una pieza separada del caso Gürtel (sobre la adjudicación a la trama corrupta de varios expositores de la Generalitat en la feria Fitur de 2009), Camps ha dicho a los periodistas que el auto "no tiene ni pies ni cabeza". "Y miren que he visto autos estos años", ha destacado.

"No hay un solo dato objetivo, ninguna indicación por mi parte. Y la directora general -Dora Ibars, entonces directora general de Promoción Institucional- ha dicho que no hubo ninguna indicación por mi parte, que no había hablado conmigo", ha afirmado Camps.

Asimismo, ha cargado contra el juez José De la Mata: "fue director general en el Gobierno de Zapatero y para eso hay que ser un tío muy de la causa de la izquierda".

En cualquier caso, ha concluido Camps, asume su procesamiento "con tranquilidad, paciencia, serenidad", porque cree que "la verdad está por encima de lo que se ha dicho sobre" él.

"Estoy moralmente absuelto desde el momento en que no ha sucedido nada de lo que se dice; vamos a ver si también lo estoy jurídicamente, aunque para algunos periodistas sé que no", ha concluido en alusión a algunos de los presentes.

Etiquetas
Publicado el
5 de junio de 2019 - 12:52 h

Descubre nuestras apps

stats