Compromís y el PSPV de València piden al Puerto “un nuevo estudio de impacto ambiental” sobre la polémica ampliación

El alcalde de València, Joan Ribó, con la portavoz socialista, Sandra Gómez

Los partidos que conforman el Gobierno municipal de València han logrado consensuar una postura común frente a la polémica ampliación del Puerto que implica la petición a la Autoridad Portuaria (APV), como órgano sustantivo, de la elaboración de un nuevo estudio de impacto ambiental.

El acuerdo se plasmó este jueves en el pleno del Ayuntamiento en forma de moción alternativa a una presentada previamente por el PP que abogaba por la finalización de ampliación norte "con todas las garantías jurídicas y medioambientales" y que incluyera un aumento presupuestario para regenerar las playas.

Sin embargo, tanto Compromís como el PSPV acordaron un texto alternativo según el cual, se insta a "solicitar a la Autoridad Portuaria, como órgano sustantivo, que valore la realización de un estudio de impacto ambiental, tal como sugiere el Ministerio de Transición Ecológica, que contenga como mínimo los aspectos siguientes y los mecanismos correspondientes de paliación: análisis de la movilidad que supone el proyecto de ampliación y medidas de gestión sostenible de la misma; incremento de materiales necesarios para la construcción de la nueva plataforma donde se ubicará la terminal; y estudio paisajístico de la nueva terminal y de su afección en las playas del Cabanyal y la Malva-rosa".

La moción considera también que "el Puerto del futuro tiene que ser más sostenible, competitivo e integrado en la ciudad para así continuar siendo valor positivo en València y un motor de ocupación fundamental en el marco de la economía azul" y que tiene que trabajar "por su descarbonización" y por "garantizar la reducción de las emisiones hasta lograr el objetivo de cero emisiones antes de 2030".

Además, aboga por asegurar "el cumplimento de toda la normativa ambiental respecto al desarrollo del Puerto", por eso solicita que se realicen "las medidas correctoras que están previstas en la Declaración de Impacto Ambiental de 2007 para compensar el actual basculamiento de las playas del Norte (Cabanyal y Malva-rosa) así como la grave regresión de las playas del Sur (Pinedo, Saler, Perellonet etc...)".

Por último, apuesta por potenciar "el desarrollo del transporte ferroviario de mercancías del Puerto de València y su conexión con el Corredor Mediterráneo y el Corredor Atlántico hasta lograr cuotas similares en el uso del tren a las que tienen los mayores puertos europeos".

La moción se aprobó con los votos favorables del Compromís y PSPV, mientras que Ciudadanos y el PP se abstuvieron y Vox votó en contra.

Esta propuesta de acuerdo la ha defendido el alcalde de València, Joan Ribó, quien este viernes participa en la reunión del consejo de administración de la APV en el que no se prevé novedades con respecto a la ampliación norte: “Las cosas se deben hacer bien, con visión de futuro y con perspectiva sostenible, en el marco estratégico de la ciudad, y con comprensión ante los intereses económicos del Puerto y la ciudad”, afirmó Ribó.

En su intervención al pleno, Ribó hizo un repaso del estudio cartográfico realizado por la Universitat Politècnica de València a petición del Ayuntamiento sobre el retroceso de la línea de costa de las playas del Sur, “el basculamiento norte-sur” que sufre la costa de la ciudad y ha concluido asegurando que “tenemos problemas muy serios en las playas”.

El primer edil desglosó este documento para recordar que “en la playa del Saler hay lugares donde el frente dunar se ha retrasado más de 15 metros. Y este efecto es muy visible, por ejemplo, en el búnker y el tramo norte de esta playa”.

La vicealcaldesa, Sandra Gómez, instó a la elaboración de "un plan ambicioso que tiene ir de la mano del Gobierno de España sobre cómo se combatir la regresión que pueden padecer las playas del sur, un plan no solo que evite que se siga perdiendo terreno, que permita que se pueda ganar terreno".

Además, puso en valor "la importancia estratégica que tiene el Puerto para València en empleos directos e indirectos, es una infraestructura que genera empleo para muchas familias trabajadoras de la ciudad" y abogó por hacer compatibles "la protección del medio ambiente con un polo generador de empleo".

La portavoz municipal del Partido Popular (PP), María José Catalá, aseguró que “no hay que elegir entre el progreso y las playas porque la tecnología y la innovación hace posible avanzar y tener cuidado del entorno”. La edil popular pidió la finalización de la ampliación del puerto, “para que continúe liderando el transporte de mercancías" e instó el gobierno local “a pedir más fondos estatales y europeos para la regeneración de las playas”.

El líder municipal de Ciudadanos, Fernando Giner, justificó la abstención de su grupo por el punto en el que habla de que se evalúe hacer otra declaración de impacto ambiental (DIA): "Estamos de acuerdo con la descarbonización del puerto, con la salida por tren de las mercancías y con la regeneración de las Playas del Sur, que es lo que habíamos propuesto nosotros, pero no con la insistencia de Ribó de retrasar el proyecto con una nueva DIA".

El edil de Vox, Vicente Montañez, votó contra la moción al entender el informe de Puertos del Estado secunda la ampliación del puerto en su zona norte sin necesidad de exigir un nuevo informe de impacto medioambiental.

Como informó elDiario.es, el informe jurídico de Puertos del Estado considera que la DIA de 2007 no ha caducado, pero el estudio técnico recomienda hacer nuevos informes ambientales ante las importantes modificaciones que ha sufrido el proyecto oiginal.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats