El Gobierno valenciano desautoriza los test masivos de la concesionaria de los hospitales privatizados Ribera Salud en Torrejón

El alcalde de Torrejón, Ignacio Vázquez, con el director general de Ribera Salud, Alberto de Rosa.

"Un estudio así no lo podrían hacer sin el permiso de Salud Pública y el Ministerio de Sanidad ya ha advertido de que no se pueden hacer test masivos porque esto nos llevaría a un error y a relajarnos pensando que es como vacuna y que no vamos a pasar por la enfermedad porque el test ha dado negativo, esto no es posible".

Así se ha pronunciado este martes la consellera valenciana de Sanidad, Ana Barceló, en relación al test masivo realizado por Ribera Salud, concesionaria de los hospitales alicantinos de Elche y Torrevieja, a 140.000 habitantes de Torrejón de Ardoz.

Un estudio para el que la empresa se ha llevado a la localidad madrileña a 60 profesionales de ambos centros sanitarios y que Barceló ha descartado que se autorice en cualquier localidad de la Comunitat Valenciana en caso de recibir la propuesta de la compañía. En el caso de Torrejón, recibió el apoyo del Ayuntamiento y el visto bueno de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Según la propia información oficial de Ribera Salud, los 60 sanitarios desplazados desde los hospitales del Vinalopó (Elche) y Torrevieja habrán estado casi dos semanas trabajando gratuitamente en el municipio madrileño, pero con una nómina pagada por sus servicios en las áreas sanitarias de la Generalitat Valenciana. Y es que según Ribera Salud, los enfermeros y enfermeras de la concesionaria han acudido "voluntariamente" a Torrejón de Ardoz en este proyecto cuyo coste de personal le saldrá gratis al ayuntamiento gobernado por el PP.

La actuación de Ribera Salud molestó y mucho en la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública por su opacidad, pero también porque se han detraído recursos para un proyecto privado, más aún cuando son conscientes de que las nóminas de estos trabajadores salen de los pagos que la Generalitat Valenciana realiza por la gestión de la concesión. Por ello ha abierto un expediente informativo para que la empresa aclare una situación que no les había comunicado.

Al respecto, Barceló ha confirmado este martes que ya han recibido el informe explicativo requerido a Ribera Salud sobre la cuestión: "La respuesta no ha sido satisfactoria para nosotros porque hemos pedido muchos más datos de los que nos han facilitado, por eso entendemos que debían haber comunicado a la conselleria que se iba a llevar a cabo este proyecto porque se lleva a cabo con personal sanitario de los hospitales valencianos".

La consellera ha insistido en que además les debían haber comunicado "cuántos profesionales se iban a desplazar para realizar este estudio y durante cuánto tiempo" puesto que es algo de lo que Barceló ha asegurado que se enteraron por los medios de comunicación.

"Ha faltado esa comunicación necesaria entre una concesión y una administración pública", ha explicado.

Barceló ha reconocido que no cabe ningún tipo de infracción, pero ha advertido de que "ese no es el camino que debe seguir una concesión de una administración pública que deben estar totalmente conectadas y con esa información transparente entre ambas".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats