eldiario.es

9

ENTREVISTA | Vicepresidenta de la Generalitat Valenciana

Mónica Oltra: "Si Sánchez e Iglesias hubieran antepuesto la vida real de las personas, ya tendríamos acuerdo y Gobierno"

La portavoz de Compromís cree que en las negociaciones "ha faltado tiempo, empatía, escucha y ha sobrado testosterona. Si quieres un Gobierno de coalición no puedes tratar al otro como un adversario"

La líder de la coalición valencianista afea a PSOE y Unidas Podemos la forma de desarrollar sus contactos: "La discreción es imprescindible en una negociación. No podemos confundir transparencia con exhibicionismo"

La vicepresidenta valenciana cree que una repetición electoral sería un fracaso y que, de producirse, candidatos como Sánchez, Rivera o Iglesias deberían replantearse repetir como cabezas de cartel

77 Comentarios

La vicepresidenta valenciana y líder de Compromís, Mónica Oltra, durante la entrevista concedida a eldiario.es

La vicepresidenta valenciana y líder de Compromís, Mónica Oltra, durante la entrevista concedida a eldiario.es Miguel Giménez

El Ejecutivo valenciano está formado por una coalición ecovalencianista de tres sensibilidades mayoritarias, un partido de izquierda tradicional y la unión electoral de otras dos izquierdas; una de raíces comunistas y otra socialdemócrata. Estas tres, cuatro o incluso seis sensibilidades conviven en un Gobierno que ha revalidado su mayoría en el Parlamento valenciano y gestiona desde 2015 con un lema: gobernar para las personas.

Mónica Oltra es vicepresidenta de la Generalitat Valenciana y portavoz de Compromís; una coalición electoral compleja que se integra en un Gobierno autonómico aún más complejo. Compromís cuenta con un diputado en el Congreso, Joan Baldoví, que apoyó la moción de censura a Mariano Rajoy, los Presupuestos Generales de Estado del PSOE, pero se abstuvo en la investidura de Pedro Sánchez al no llegar a un acuerdo.

En su despacho, plagado de camisetas reivindicativas y regalos de los centros que gestiona la conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, Oltra atiende a las preguntas eldiario.es. Sin rodeos, considera que una repetición electoral sería "un fracaso", advierte que la gente "está enfadada" porque no ve el resultado de sus votos, cree que en las negociaciones "ha sobrado testosterona y ha faltado empatía" y lanza un mensaje a PSOE y Podemos: mientras sus líderes negocian, hay familias que lo están pasando mal. 

¿Por qué Compromís no apoyó la investidura de Pedro Sánchez?

Porque no se daban las condiciones políticas. En la negociación no habíamos obtenido respuesta satisfactoria a una propuesta de mínimos. Queríamos facilitar la investidura, pero cuando ni siquiera hay una respuesta a una propuesta que es tan básica… Optamos por abstenernos.

¿Por qué creen que no tenemos Gobierno todavía?

Creo que ha faltado en las negociaciones tiempo, escucha, empatía y ha sobrado testosterona. Creo que se ha estado más pendiente de quién ganaba el relato que de la realidad. Si se hubiera estado pendiente de la vida real de miles de personas y se hubiera llevado una negociación con una metodología más razonable, que empezara con un programa de gobierno, con el qué queremos hacer, para qué queremos gobernar… el cómo [los ministerios] y el quién hubieran caído por su propio peso.

La vicepresidenta valenciana y líder de Compromís, Mónica Oltra

La vicepresidenta valenciana y líder de Compromís, Mónica Oltra Miguel Giménez

En esta segunda ronda, en septiembre, ¿ve más voluntad de llegar a un acuerdo?

Tengo la esperanza de que sí. Agradecemos que Pedro Sánchez se desplazara a Valencia, que nos pudiéramos reunir, hablar, escucharnos… Hemos avanzado en la negociación. Enviaremos nuestra propuesta, pero es obvio que tiene que conseguir más apoyos. Yo no dejaría la negociación con Unidas Podemos para finales de mes.

¿Compromís tiene líneas rojas para dar el ‘sí’ en septiembre?

En Compromís somos poco de líneas rojas. Cuando uno llega a una negociación con líneas rojas, con apriorismos, se dificulta la negociación. Para nosotros es fundamental e irrenunciable la agenda valenciana. Estamos hablando de la financiación y planteamos que en los ocho primeros meses de Gobierno haya un primer borrador de propuesta de reforma y se empiece a trabajar; hablamos de los cítricos, de las infraestructuras… Es anómalo que el aeropuerto de Elche no tenga conexión ferroviaria con Alicante; es anómalo que una ciudad como Valencia esté partida en dos porque no tenemos el túnel pasante que sí tienen otras ciudades. 

Hemos planteado también la agenda social, donde la propuesta más importante es el esfuerzo que tiene que hacer el Gobierno de España para atender a las personas en situación de dependencia. En 2018, el Gobierno valenciano aportó el 88% que supone respaldar al sistema y el Gobierno de España solo el 12%. La deuda del Gobierno de España con esta comunidad es de 900 millones de euros en este sentido. Y esto no es solo para la Comunitat Valenciana, todas estamos en esta situación. 

Luego tenemos la agenda medioambiental. La lucha contra la emergencia climática viene siendo algo perentorio y quién no entienda esto está fuera de la historia, está yendo en contra. Planteamos una serie de cuestiones en cuanto a energías renovables y en el puerto de Valencia hay que renovar la declaración de impacto ambiental.

¿El Gobierno debería replantear cómo se relaciona con las comunidades autónomas? En casos como el del Puerto, parece que departamentos como el de Fomento se impongan a las decisiones autonómicas.

Toda la arquitectura territorial está para renovar. Esto tiene un amplio consenso entre los partidos de izquierda. Desde más codecisión con las comunidades autónomas y con los municipios. Con el puerto está muy claro. Ahora hay un movimiento internacional muy interesante sobre las ciudades y sus puertos que lo plantea así, porque el impacto de los puertos en la ciudad y el impacto ambiental es muy importante. Tenemos que ir a una estructura más federalizante, y donde los temas comunes tengan espacios de deliberación.

La vicepresidenta valenciana y líder de Compromís, Mónica Oltra, durante la entrevista concedida a eldiario.es

La vicepresidenta valenciana y líder de Compromís, Mónica Oltra, durante la entrevista concedida a eldiario.es Miguel Giménez

Volviendo a las negociaciones de investidura… Hemos visto unas negociaciones retransmitidas, donde se han filtrado casi todas las propuestas… ¿Cree que hay responsables de que no haya habido acuerdo?

Ha fallado la metodología, pero también la actitud, incluso la emocional. La discreción es imprescindible en una negociación. No podemos confundir transparencia con exhibicionismo y aquí ha habido exhibicionismo. No se pueden filtrar documentos para dañar a aquel con el que estás negociando. Necesitas su voto. Mutuamente. Para llegar a la presidencia y para formar parte del Gobierno. No puedes tratar a aquel que necesitas como un adversario y no como un aliado. En el Botánico [como se denomina al Gobierno valenciano de PSPV, Compromís y Unidas Podemos-Esquerra Unida], siempre lo digo, que no queremos dar lecciones a nadie, pero somos un espejo donde mirarnos. En la negociación del Botánico [tanto en la del primer Gobierno progresista bicolor como el que integra a Podemos en 2019] teníamos claro que nos sentábamos con aliados, independientemente de que luego compitamos electoralmente.

Hemos de saber distinguir a los competidores electorales de los adversarios. Y cuando quieres constituir un Gobierno de coalición no puedes tratar al otro como un adversario. Esa lealtad, esa empatía, creo que ha faltado. Ha faltado escuchar al otro y dejar de pensar que tenemos las verdades absolutas. Diferentes miradas constituyen una inteligencia colectiva al servicio de un proyecto común.

Uno de los argumentos esgrimidos es la falta de confianza entre PSOE y Unidas Podemos. Aquí, en 2015, las tres fuerzas de izquierda tampoco llegaron a la negociación con ella ¿Cómo se teje esa confianza?

Trabajando los afectos y las emociones. La gestión emocional de esto también es importante. La confianza se construye y hay que trabajarla día a día, pero hay que tener voluntad.

También se habló de vetos entre PSOE y Podemos. ¿Han primado más las cuestiones personales que la voluntad de acuerdo para un proyecto común?

Es posible. Desde luego ha sobrado testosterona. A mí no me gustan los vetos personales. Aquí cada uno se presenta a las elecciones y obtiene un resultado y tiene derecho a que ese resultado se vea reflejado en el Gobierno. Es lo que hemos hecho aquí en el Botánico. Los ciudadanos y ciudadanas sitúan a cada fuerza política en la influencia que resulta de las elecciones y eso ha tenido reflejo en las áreas de gestión del Gobierno. Cuando digo que ha sobrado relato y ha faltado realidad, es porque, probablemente, si Sánchez e Iglesias hubieran antepuesto la vida real de las personas, ya tendríamos un acuerdo y un Gobierno; si las energías que han invertido en ver quién es más responsable de la falta de acuerdo se hubieran invertido en llegar a un acuerdo, ya tendríamos Gobierno. Si hubieran pensado en las miles de familias que necesitan que haya un Gobierno que ponga en el centro a las personas, ya tendríamos Gobierno. Pero eso es anteponer mejorar la vida a las personas, que es lo que es para mí la política. 

¿Se está jugando con la frustración de la gente?

Creo que hemos pasado de la frustración al enfado. La gente no quiere que le vuelvan a preguntar. ¿Qué mensaje estamos lanzando? ¿Que no se ha votado bien porque otros no saben negociar? ¿Hay que cambiar el voto? Lo primero que un líder político tiene que hacer es gestionar el voto de la gente. Me parece una falta de respeto.

La vicepresidenta valenciana y líder de Compromís, Mónica Oltra, en la sede de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas en el palacio de Valeriola

La vicepresidenta valenciana y líder de Compromís, Mónica Oltra, en la sede de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas en el palacio de los Català de Valeriola Miguel Giménez

En 2016, después de la investidura fallida de Mariano Rajoy, dijo que lo lógico sería que los candidatos no repitieran al no haber podido llegar a un acuerdo. Cuatro años después, salvo por Pablo Casado, parece que se repite la situación; de haberla, sería la cuarta convocatoria en cuatro años en la que repetirían tres candidatos incapaces de llegar a un acuerdo. ¿Continúa pensando que deberían cambiar los candidatos?

Efectivamente. Si usted vuelve sin resultados y me hace volver a votar, retírese, porque es obvio que lo primero que tenía que hacer no ha sabido hacerlo.

¿La fórmula del mestizaje sería buena para labrar confianza en el Gobierno central?

Yo la defiendo absolutamente. La fórmula de éxito del Botánico, que también se ha fiado a las buenas relaciones personales, es el mestizaje. Porque con esta fórmula nos aseguramos que sólo hay un Gobierno; puede haber dos, tres, cuatro partidos en un Gobierno, pero no puede haber dos gobiernos. Esta fórmula lo garantiza. Cuando todos estamos implicados en todas las áreas, un debate entre áreas de gestión no se convierte en un debate entre partidos. Y es algo que se puede dar en el día a día. Te aseguras de que tienes un Gobierno y es fundamental. Cuando uno está en un Gobierno de coalición tiene que tener claro que, aunque haya diferentes opiniones, hay una acción de Gobierno. Un Ejecutivo no es una asamblea.

Pablo Iglesias presume de ser amigo suyo. ¿Han tenido contacto estos meses? -¿Han hablado de la investidura?

Hemos tenido contactos. Ha tenido un acontecimiento en su vida que hace que los contactos se produzcan en el plano personal.

¿Y con Sánchez, más allá de la reunión del pasado lunes?

No, pero hay que tener en cuenta que es el presidente del Gobierno

Y ahora que se especula con Íñigo Errejón y un posible movimiento de izquierdas más amplio…

Bueno, él está en la política autonómica, así que para la investidura esos contactos…

¿Y para un grupo confederal?

No.

¿Cómo valora la propuesta de Teodoro García Egea de que Pedro Sánchez se aparte para facilitar un gobierno de PP y Ciudadanos?

Creo que obedece a que, como están fuera del foco, han querido decir algo para ser un poco protagonistas. Me parece absolutamente insignificante.

¿Cree que los líderes de PSOE y Unidas Podemos han valorado el riesgo de que con una repetición electoral aumentara la representación de la ultraderecha y sus consecuencias para las personas más vulnerables?

No me quiero plantear una repetición electoral porque sería un fracaso y enfadaría mucho a la gente. Al margen del fracaso democrático, desde el punto de vista político e ideológico, darle una revalida a las derechas me parece poco menos que temerario.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha