Movilizaciones en las capitales andaluzas en defensa de la Sanidad Pública: “Falta mucho personal y no se cubren las bajas”

Vecinos de El Garrobo pasean un ataud por el "entierro de la Sanidad Pública"

Laura Ramos explica, desde la manifestación de Málaga, que lleva 13 meses en lista de espera para una operación preferente de grado 4, urgente, por posibles complicaciones intestinales. Sufre endometriosis. Su preoperatorio caducó, y ahora tendrá que repetirlo. “La consecuencia de este retraso en una endometriosis puede ser perder parte del colon, órganos sexuales o parte de la vejiga”, explica Ana Ferrer, presidenta de ADAEC. “Si se satura, como se está saturando, tenemos esperas en las que no te ponen ni la analgesia. Algún día tendremos una muerte en un pasillo”. Emilio lleva un cartel mientras hace el recorrido de la manifestación en Sevilla donde cuenta que su mujer lleva en cama sin poder moverse desde noviembre de 2020 esperando un diagnóstico.

Andalucía recopila medidas antiguas para “vender” el nuevo plan de refuerzo en atención primaria que anunció Moreno

Andalucía recopila medidas antiguas para “vender” el nuevo plan de refuerzo en atención primaria que anunció Moreno

Paco, un vecino de la Alpujarra granadina y de avanzada edad, ha participado en la movilización en la ciudad de Granada para reclamar que la Junta de Andalucía no se olvide de los pueblos y de zonas como la suya, donde llevan años esperando a que se construya un hospital comarcal. “Es una vergüenza que nos pongamos malos y tengamos que irnos hasta Motril para que nos vea alguien”. En esta misma línea, un vecino La Rinconada lamenta que la Consejería de Salud haya cerrado uno de los dos centros de Salud que había en este pueblo de Sevilla.

Entre los profesionales presentes en las manifestaciones hay frustración. “Falta mucho personal y no se cubren las bajas. Pasa a menudo en mi centro”, explica una radióloga de un CHARE malagueño, bajo condición de anonimato. Marta, enfermera en un hospital, lamenta que la carga laboral es tan alta que no permite una “atención de calidad”. Está contratada por seis meses, y es su contrato más largo después de encadenar años cubriendo vacaciones de verano y Navidad. Sandra tiene cerca de 40 años, es enfermera en un hospital de Sevilla y “no puedo más”. Por eso ha aceptado un contrato en Faro, Portugal; un empleo en el que trabaja con menos presión y cobrando el doble aunque siente que tiene que “pedir disculpas” a la sociedad andaluza por marcharse. Pero “las facturas hay que pagarlas”.

Guerra de cifras

Estas son algunas de las personas que han recorrido las calles de todas las capitales andaluzas respondiendo a la convocatoria de los sindicatos UGT y CCOO en Andalucía, en defensa de la Sanidad Pública. Bajo el lema 'Es tu derecho. Por una sanidad pública de calidad en Andalucía', han reclamado en las calles una mejora en los servicios públicos de salud. “Es el momento de decir 'basta'”.

Los sindicatos han contabilizado 75.000 personas movilizadas este sábado en todas las capitales andaluzas: un total de 25.000 manifestantes en Sevilla, 20.000 en Málaga, 10.000 en Cádiz, otros 10.000 en Granada, 4.000 en Córdoba, 3.500 en Huelva, otros 3.500 en Jaén y 2.500 en Almería. Los datos policiales rebajan la cifra. Según la Delegación del Gobierno de España en Andalucía ha habido unos 800 manifestantes en Almería, 2.000 en Cádiz, otros 2.000 en Córdoba, 4.000 en Granada, 1.800 en Huelva, 1.000 en Jaén, 2.500 en Málaga y 5.000 en Sevilla, unas cifras que son aproximadas.

La gente ha salido a la calle “para reclamar soluciones”, argumenta la secretaria general de CCOO en Andalucía, Nuria López, desde la movilización de Sevilla- “No pueden esconderse”. Ella entiende que hay que decir que no “a unas políticas que hacen que el sistema sanitario vaya cuesta abajo y sin frenos”. “La gente le está diciendo hoy al Gobierno de Moreno Bonilla que no haga oídos sordos, que quieren soluciones a los problemas”, que “hacen falta refuerzo ”material y personal“; y también ha lanzado un mensaje para el personal sanitario a los ”hay que cuidar todos los días, porque son los que nos cuidan“.

Desde UGT, Carmen Castilla coincide en la situación caótica de la sanidad andaluza, pero “si hay voluntad política, se puede solucionar, porque recursos hay”. “Todo es fruto de decisiones políticas desacertadas' y con recursos insuficientes”. Castilla pone cifras al problema, y ahí engloba a los 12.000 profesionales que cumplen sus contratos temporales ahora; el 80 % de los pueblos andaluces, los que tienen menos de 10.000 habitantes, que se ven sin centro de salud en muchas ocasiones; o el 35 % de los médicos que ejercen en Andalucía que están próximos a la jubilación en un máximo de cinco años y dejarán un importante décifit de personal. “El plan de atención primaria no es un plan, es un parche. La situación que tenemos ahora no es casualidad, es motivo de malas decisiones políticas y una mala financiación. ¿Por qué el superávit no se ha destinado en mejorar la sanidad?”, ha lamentado Castilla.

Pero los sindicatos no han estado solos. Numerosas asociaciones y organizaciones sociales se han sumado a las movilizaciones y han firmado el manifiesto de las mismas: Facua-Consumidores en Acción; Coordinadora Andaluza de Mareas Blancas; Coordinadora Andaluza de ONGD; Coordinadora Andaluza por la Memoria Histórica y Democrática; Fundación Triángulo Andalucía; Confederación Andaluza Vecinal; Federaciones de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM); Asociación Adriano Antinoo; Médicos del Mundo; Red de Municipios Orgullosos; y Krisol ProDDHH Intersex.

Presencia política

Los partidos políticos de la oposición se han personado también en las manifestaciones provinciales con mayor o menor presencia, aunque en ninguno de los casos han encabezados las marchas. PSOE, Unidas Podemos, Adelante Andalucía, Andaluces Levantaos han acudido a la movilización y en algunos casos han hecho declaraciones. Así, el secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, ha negado la mayor en las calles de Sevilla: que su partido haya dejado en herencia una sanidad que no se puede levantar. Frente a eso, “después de tres años”, Espadas insta al PP a solucionar los problemas que se denuncian en la manifestación, y va más allá: “Hay que reivindicar los derechos de los trabajadores y trabajadoras, de los profesionales sanitarios que están viendo cómo el sistema sanitario andaluz se está cayendo”, y rechaza que sea algo que haya provocado la pandemia, porque “es un problema de un Gobierno de la derecha que no cree en la sanidad pública”, que ha hecho que “los andaluces tengan que ”buscarse la vida, pagando una sanidad privada, cuando la sanidad pública es la joya de la corona“.

La portavoz de Unidas Podemos en el Parlamento andaluz, Inma Nieto, ha acusado al presidente andaluz, Juanma Moreno, de actuar como un “comercial de la sanidad privada” y ha criticado que “le esté ganando dinero a la pandemia”, en referencia a los 2.400 millones de euros que la Junta “tiene de superávit mientras que las listas de espera están desbocadas, la atención primaria está colapsada y el personal sanitaria está exhausto. La política algecireña ha dicho que cada vez que escucha a Moreno ”despachar con tanta soberbia“ las críticas a la sanidad pública andaluza se acuerda de ”la soberbia con la que despachaba Susana Díaz --anterior presidenta de la Junta-- en los últimos compases de la legislatura anterior“. El portavoz de Unidas Podemos por Andalucía, Toni Valero, ha estado en la de Málaga; y la portavoz de Unidas Podemos por Andalucía, Martina Velarde, en la manifestación de Córdoba.

La líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, ha reivindicado desde Cádiz, que “gobierne quien gobierne nos tendrá en la calle contra sus recortes. Estábamos cuando recortaba el PSOE y estamos ahora que recortan las derechas, hasta que podamos construir un gobierno que recupere los niveles de inversión previos a la crisis de 2008, como mínimo”. Esperanza Gómez, líder de Andaluces Levantaos, también ha querido sumarse a la manifestación de Sevilla donde ha reivindicado “una sanidad pública de calidad”.

El PP arremete contra el PSOE

Por su parte, miembros del Gobierno han defendido la gestión sanitaria en Andalucía y han seguido calificando la convocatoria, en la línea de lo que llevan haciendo toda la semana, de convocatoria política. Las principales críticas, de hecho, han sido para el PSOE, como es el caso del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre (PP), ha criticado las movilizaciones que, en opinión de Aguirre, “la hace Juan Espadas (PSOE)” porque “son movilizaciones que no son sociales, son políticas”, y ha avisado que “aquellos que se esconden detrás de la pancarta son los causantes del deterioro del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA) hasta 2019”. Ha destacado que no la secundan ni CSIF ni el Sindicato Médico Andaluz. El consejero ha retado a “aquellos que dicen que Salud Responde no responde” a que llamen para comprobar que el tiempo de respuesta son “unos pocos segundos”, y ha insistido en que esta movilización es “política” porque las cifras de gestión del gobierno del PP y Ciudadanos en la Junta desde 2019 “son muy tozudas”, a pesar de que este periódico ha comprobado esta semana que los tiempos de espera que ofrece Salud Responde siguen multiplicando la cifra de tres días que ofrece el consejero Aguirre.

Elías Bendodo, consejero de Presidencia de la Junta, asegura que “el PSOE miente, intoxica y se lanza a una guerra política porque no es capaz de rebatir” los datos de la gestión sanitaria del Gobierno andaluz, que “son tozudos y, con 3.000 millones de euros más de inversión y 30.000 trabajadores más”. El coordinador general del PP de Andalucía, Antonio Repullo, ha criticado este sábado las manifestaciones “políticas auspiciadas por el PSOE”, que han contado con el apoyo de alcaldes socialistas y de “algunos sindicatos mayoritarios que le bailan el agua al PSOE más radical, más intolerante y menos dialogante de su historia” con el objetivo de “intentar salvar a un candidato impuesto y teledirigido por Pedro Sánchez que no representa los intereses de Andalucía”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats