¿Enganchados a las pantallas?: “El buen uso de las pantallas por parte de adolescentes es tarea de todos”

Apertura de las jornadas, celebradas en la sede de la Fundación Cajasol en Sevilla.

Que el uso de las pantallas por parte de los adolescentes y niños es una tarea de todos es una de las principales conclusiones que se pueden extraer de la jornada de debate 'Infancia y juventud: ¿Enganchados a las pantallas?’, organizadas este miércoles por elDiario.es/andalucia en la Sala Machado de la Fundación Cajasol, en Sevilla, con la colaboración de la Consejería de Igualdad.

Solo una de cada cuatro familias de Andalucía limita Internet y las redes sociales a sus hijos adolescentes

Solo una de cada cuatro familias de Andalucía limita Internet y las redes sociales a sus hijos adolescentes

El encuentro se ha concebido como una mesa de debate con voces que abordaron este asunto desde puntos de vista diversos, un debate abierto inaugurado por la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz.

La consejera ha puesto sobre la mesa su experiencia como política y docente, y ha alertado del uso que los adolescentes hacen de los dispositivos móviles, con cifras alarmantes, como que solo el 23 % de los padres en Andalucía pone límite al uso de las pantallas por parte de sus hijos. Durante su intervención ha esgrimido datos, muchos extraídos del reciente informe de UNICEF, como el que cita que uno de cada tres adolescentes hace un mal uso de los dispositivos móviles, o que uno de cada cinco está enganchado a los mismos, “o que el 60 % de ellos juega a videojuegos no aptos para sus edades”.

Para la consejera, hay que acabar con cifras como las cinco horas al día que los adolescentes pasan en internet los fines de semana, o que el 40 % adolescentes andaluces “come en casa con la pantalla delante”, mientras que “el 63 % duermen con móvil o tablet en la habitación, y uno de cada cinco hacen uso de estos dispositivos durante la noche”.

Rocío Ruiz ha plasmado su experiencia como profesora y directora de instituto para recordar que “hay alumnos que, si se les retiraba el móvil por un mal uso, me decían que no podía vivir sin él, y tenían una angustia real. No era más que una hora, pero tenían angustia por no estar conectados, estar aislados y pensar que les podría pasar algo”.

"No son los únicos"

Para Antonia Rubio González, directora general de Infancia de la Junta de Andalucía, no se trata solo de un problema que atañe a los propios jóvenes, sino que “el uso responsable tiene que ser para toda la familia, porque se dan casos de padres que no atienden a los hijos también por estar en las pantallas”.

“Nos preocupa tanto que los adolescentes estén enganchados a la pantalla como que lo estén los padres e incluso los profesores”, ha dicho Rubio, que ha explicado a los jóvenes presentes en el auditorio que la ley creada para este fin “es para proteger a los niños y adolescentes, es una ley para vosotros, porque sería muy fácil prohibir el uso de móvil y que esa fuese la solución, pero no lo es”.

Rosario del Rey, profesora de Psicología de la Universidad de Sevilla y una de las firmantes del informe de UNICEF sobre tecnología e Infancia, da un paso más allá para pedir a los jóvenes que tengan en cuenta que su bienestar emocional no tiene que pasar por el uso de las redes sociales: “Tenéis que convencer a vuestros amigos o novietes de que sois importantes, sin tener que usar redes sociales para ello”, para lamentar que hay conductas como el “sexting” que se han normalizado, situaciones de violencia que también, y reclamando que hay que analizar "qué está pasando con el empleo que estáis haciendo de las redes sociales”.

Además, ha alertado al auditorio sobre los archivos que se manejan en las redes sociales, en las que “estamos enviando y sobre todo reenviando contenido privado”, que luego es objeto de juicio gratuito.

"El móvil está para divertirnos, no para agobiarno"

Manuel Márquez, psicólogo y director y miembro fundador de ADINFA, cooperativa dedicada a los adolescentes en conflicto y sus familias, incide en la importancia de ser capaces de actuar “en una forma de trabajar con las nuevas tecnologías en la que no nos hagamos daño”, y en la que se fomente la comunicación con los progenitores. “Estáis en una edad en la que día sí y día no os peleáis con los padres, los maestros os suspenden, os joden la vida, estáis perseguidos por los adultos, y ahora llegamos y la única cosa que os libera y os comunica con otros alumnos e incluso con los profesores para poder estudiar os la queremos controlar”, explica.

De todas formas, va en aumento el número de adolescentes que se dan cuenta de que tienen un problema, un 15 % más, de modo que “vosotros os estáis dando cuenta, y quizá os cueste pedir ayuda o consejo, pero hay que tener cuidado, porque el móvil está para divertirnos, no para agobiarnos”.

Daniel Otalecu, director de la start up malagueña Securekids, que busca ayudar a las familias ante los peligros de las tecnologías y facilitar el aprendizaje y la mejora del uso de estos dispositivos, cree que es importante poner en manos de los niños lo que realmente necesitan, porque "estamos dando un descapotable a un niño de 6 años para que empiece en el mundo digital”.

“No hay que olvidar que los móviles son ordenadores, con el mismo acceso, potencia y capacidades, y hay que fomentar la idea de iniciarse en el mundo digital poco a poco, que vayamos abriendo puertas y ampliando nuestros horizontes”, incluso teniendo en cuenta el buen uso del control parental por parte de los padres, e incluso usando otros métodos, porque “hay familias que se vuelven adictas al control y localización de los menores”.

Si quieres ver la mesa de debate completa:

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats