Gobierno y comunidades autónomas harán un seguimiento de las campañas con temporeros para evitar el riesgo epidemiolóigico

Vendimia en Castilla-La Mancha

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y las Comunidades autónomas en las que la actividad hortofrutícola supone un importante movimiento de trabajadores han acordado, en una reunión celebrada hoy, mantener encuentros periódicos para anticiparse a las próximas campañas agrícolas y vigilar el riesgo epidemiólogico.

Los ministros han presidido el un encuentro por videoconferencia con once comunidades autónomas para abordar la situación del personal dedicado a las tareas de recolección hortofrutícola de temporada ante la epidemia causada por la COVID-19.

La reunión se ha mantenido tras los brotes de la COVID-19 en varias localidades como Lleida o Huesca en las que hay una importante movimiento de temporeros para la recogida de la fruta.

Todas las partes han estado de acuerdo en que la recogida de la fruta es una actividad esencial en el país, pero que es necesario proteger la actividad para que no genere o agrave un problema de salud pública que, en este caso, está más asociado a las condiciones de vida o de transporte de los trabajadores temporeros que con la propia actividad desarrollada.

ASAJA avisaba

Ayer mismo, el secretario general de la ASAJA de Castilla-La Mancha, José María Fresneda, aseguraba que el sector no se va a hacer responsable, en materia de prevención contra el COVID-19, de la llegada "masiva" de inmigrantes a la región en busca de trabajo en las campañas agrícolas y solo lo hará con sus trabajadores.

En este sentido, ha manifestado que el sector dotará "de la mano de CCOO y UGT" a sus trabajadores de "todas las medidas" que plantee la legislación. "Pero si aquí llegan masivamente inmigrantes que no están controlados, no vamos a tener la responsabilidad", ha insistido.

Etiquetas
Publicado el
15 de julio de 2020 - 16:29 h

Descubre nuestras apps

stats