Por qué el Gobierno valenciano no endurece las restricciones pese a triplicarse los contagios: solo un 1% de los casos llega al hospital

Sanitarios con equipo de protección especial para evitar contagios de coronavirus, traslada a un paciente de una ambulancia a urgencias del Hospital Clínico de València. EFE/ Biel Aliño/Archivo

El 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, aseguró este sábado que la Comunitat Valenciana irá analizando "día a día" la evolución de la pandemia de coronavirus para decidir respecto a posibles nuevas restricciones, que podrían llegar "si aumenta el impacto" de la COVID-19 en el ámbito hospitalario.

"Que nadie piense que la hemos superado. Es cierto que ahora afecta a los jóvenes y que tiene menos incidencia o estrés hospitalario, pero hay personas jóvenes que entran en hospitales y muchas otras personas que pueden ser infectadas de otros tramos de población", alertó.

Incluso dejó en el aire la celebración de las Fallas previstas para el próximo mes de septiembre: "Lo prioritario es la salud y la fiestas vendrán cuando la salud esté garantizada".

De esta forma, Puig puso en evidencia que el indicador de los ingresos hospitalarios será el que las autoridades sanitarias tendrán más en cuenta a la hora de recomendar un endurecimiento de las actuales restricciones, por encima incluso de la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes.

Tanto es así que la Comunitat Valenciana ha pasado de estar en riesgo bajo el pasado miércoles 23 de junio, al situarse por debajo de 50 casos de incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes en 14 días (registró 47), a rozar el riesgo alto, cuyo umbral si sitúa en 150 casos.

En concreto, el pasado viernes 25 de junio fue el primer día en el que, después de casi cuatro meses, el territorio valenciano dejaba de estar en riesgo bajo al reportar una incidencia de 55 contagios. En solo una semana, este indicador se ha disparado a 141 casos, 11 puntos menos que la media española y rozando el umbral del riesgo alto que se sitúa en 150. En tan solo una semana la Comunitat Valenciana ha detectado 5.571 nuevos casos.

Sin embargo, la diferencia con las anteriores olas de la pandemia, que hace que de momento el Gobierno valenciano no haya movido ficha en cuanto a un endurecimiento de las restricciones, viene marcada por el porcentaje de los ingresos hospitalarios de los nuevos positivos.

Mientras que entre marzo y diciembre, es decir, antes de arrancar el proceso de vacunación, un 10,7% de los contagios acababan en ingreso hospitalario y un 10,4% en la unidad de cuidados intensivos (UCI), en esta última semana solo un 1% de los nuevos infectados han acabado en hospitalizaciones. En concreto, mientras el viernes 25 de junio había 115 personas ingresadas por COVID-19, el pasado viernes 2 de julio había 174. Es decir, de los 5,571 nuevos contagios, 59 requirieron ingreso. En el caso de las UCI, han pasado de 17 a 19 ingresos en una semana, mientras se ha sumado el fallecimiento de siete personas en los últimos 7 días (algunos de meses anteriores).

El avance del proceso de vacunación, que hace que los nuevos contagios afecten sobre todo a las personas más jóvenes, es el principal motivo por el que la tasa de hospitalizaciones ha bajado 9 puntos.

Según los últimos datos ofrecidos por Sanidad el pasado 28 de junio sobre contagios por franjas de edad, el 52% de los casos corresponden a jóvenes de entre 15 y 29 años. En concreto, el 29% de los positivos son de edades comprendidas entre los 20 y 29 años, mientras que el 23% se localiza entre los 15 y los 19 años. El 13% de los casos son entre los 30 y los 39 años, mientras que el 14% corresponde a la franja de edad entre los 40 y los 49.

Etiquetas
Publicado el
5 de julio de 2021 - 00:30 h

Descubre nuestras apps