La consellera Mollà reclama a la ministra de Transportes una nueva evaluación ambiental de la ampliación del Puerto de València

Parte de los diques de la primera fase de la ampliación norte del puerto de València

La consellera de Transición Ecológica, Mireia Mollà, ha solicitado a la nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez, una nueva evaluación de las repercusiones sobre los efectos de la ampliación del Puerto de Valencia en el litoral sur y en el espacio protegido Red Natura 2000 Albufera. 

Mollà ha remitido una carta a la ministra en la que detalla la necesidad de una revisión en profundidad de la evaluación de impacto ambiental para un proyecto que ha cambiado sustancialmente en los últimos 14 años. “Esta Conselleria de Transición Ecológica sostiene, a la luz de informes técnicos del órgano Ambiental que represento, que es necesario volver a evaluar el impacto del Proyecto”, afirma en su escrito. La consellera reclama al Ministerio que “exija una revisión en profundidad de la evaluación de impacto ambiental del proyecto” del Puerto de Valencia.

La carta se refiere a los impactos apreciables que ya manifiesta la última ampliación del Puerto sobre el litoral y reivindica: “las técnicas han evolucionado, la legislación ambiental ha avanzado, existe riesgo de mayor afección al espacio protegido Red Natura 2000 Albufera de València y nos encontramos ante un escenario climático que exige máxima precaución y garantías para la sostenibilidad de nuestro entorno”. 

La responsable de Transición Ecológica consideró el pasado jueves que hace falta “repensar este tipo de infraestructuras que pasan por encima de la legislación ambiental, y la jurisprudencia europea”. Ambas establecen la necesidad de que cualquier evaluación que afecte a un espacio Red Natura sea adecuada a la luz de los mejores conocimientos y sea realizada con constataciones y conclusiones que puedan disipar cualquier duda científica razonable sobre sus efectos. 

Para la consellera, la ampliación del Puerto de Valencia no suscita tampoco un consenso nítido, como el que ha reclamado la ministra de Transportes para no paralizar el proyecto de ampliación del aeropuerto de El Prat por su afección a La Ricarda, un paraje incluído en la Red Natura 2000. 

Mireia Mollà cree que, a la luz de los conocimientos de los que ahora se dispone, no es posible justificar la sostenibilidad este tipo de macroproyectos, como el de la ampliación del Puerto de Valencia cuya afección sobre el parque natural de L’Albufera es evidente.

Etiquetas
Publicado el
11 de septiembre de 2021 - 09:51 h

Descubre nuestras apps

stats