La portada de mañana
Acceder
Sánchez imprime un giro a la izquierda para retomar la iniciativa
El Gobierno se blinda ante una batalla legal con las eléctricas
OPINIÓN | 'El PP secuestra y el PSOE se dispara en el pie', por Elisa Beni

El Gobierno valenciano se marca como objetivo de final de legislatura abordar la prevención del suicidio en las aulas

Raquel Tamarit, consellera de Educación, este miércoles en las Corts Valencianes.

La conselleria de Educación del Gobierno valenciano se marca como objetivo para final de legislatura abordar la prevención del suicidio en las aulas. La nueva titular de este departamento, Raquel Tamarit, ha comparecido este miércoles en las Corts Valencianes para dar cuenta de las principales líneas de actuación de su mandato, que ocupará el último año de legislatura del Consell del Pacto del Botánico.

La hasta hace dos semanas secretaria autonómica de Cultura ya trabajaba en varios proyectos piloto de este departamento sobre prevención del suicidio, que han tomado mayor relevancia desde el estallido de la pandemia. El impacto emocional de la Covid y de las sucesivas crisis en las aulas deja un aumento preocupante de los suicidios, que se han duplicado en un año entre los menores de 15 años, y de las conductas autolesivas o ideaciones suicidas. Pese a que la cifra global de muerte autoinflingida se mantiene estable, se observan aumentos en los menores de 30 años, más agravados en las franjas de menor edad. Según Save The Children, un 3% de niños, niñas y adolescentes tuvieron pensamientos suicidas el año pasado, con el acoso como factor de riesgo y la exposición a la violencia online a través de las redes sociales, si son usadas sin control.

La consellera ha hecho hincapié en la preparación de dos nuevos programas que se implantarán durante el próximo curso. Por una parte, un plan para el “empoderamiento” del alumnado valenciano, que se desarrolla con psicólogas expertas y pone el foco en los comportamientos autolesivos en el alumnado adolescente. “Queremos sacar del armario un tema que no debe ser tabú”, señala la titular de Educación, que, explica, “se trata de un programa de talleres que se implantarán en los institutos e implica la proactividad del alumnado para hacerle consciente de lo importante que es su papel en la sociedad, de que todas y cada una de las personas del aula son imprescindibles”, ha apuntado Tamarit en la comparecencia parlamentaria.

Tamarit ha recordado las diferentes acciones ya implementadas durante estos cursos de pandemia en materia de acompañamiento emocional al alumnado “en una situación que no es propia de nuestro territorio, sino que se enmarca en una tendencia global en el mundo occidental”. En esta línea, apunta, la conselleria configura un segundo proyecto para evaluar el impacto de la pandemia sobre el alumnado más vulnerable desde el punto de vista socioeconómico. Según la misma ONG, la renta familiar es otro factor de riesgo de las conductas suicidas en los menores. “Informes de entidades como Save the Children o Unicef señalan que el comedor escolar es la única fuente de alimentación saludable que algunos niños y niñas tienen durante la semana”, apunta la consellera, que recuerda las medidas destinadas a mitigar su impacto como la extensión de las becas de comedor hasta los 140.000 alumnos. De cara al próximo curso, apunta, “queremos iniciar un proyecto piloto para que los centros educativos con alumnado más vulnerable puedan contar también, de manera gratuita, con el desayuno”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats