Mil efectivos y 89 millones de euros para controlar los incendios en el verano de la recuperación del turismo valenciano

Incendio de menos de una hectárea en Alcalalí el pasado 29 de diciembre.

El Gobierno valenciano incrementará los efectivos y el presupuesto para la prevención y extinción de los incendios forestales en la campaña estival. Tras un año de mínimos históricos en los registros de incidentes en los montes -en 2020 se declararon 252 incendios forestales que afectaron a unas 700 hectáreas, la cifra más baja desde 1986-, el Consell destinará 89 millones de euros para mantener el listón bajo.

La consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, ha presentado este martes el Plan de lucha contra incendios forestales que prevé un incremento del presupuesto de un 10% respecto al año pasado. De los 89 millones que aporta la Generalitat, 50 serán para la Sociedad Valenciana de Gestión Integral de los Servicios de Emergencias (SGISE), 15 para medios aéreos y cerca de 24 a aportaciones a los tres consorcios de Bomberos de la Comunitat Valenciana. Parte de los 50 millones se destinarán a mejorar las bases de bomberos, el transporte y sistemas de información y comunicación y para la renovación de uniformes y nuevos equipos de protección adaptados a las diferentes emergencias.

El verano de la pandemia "fue el año con menor número de incendios registrados desde 1986, incluso son cifras que rebajan las registradas el año anterior en el que se produjeron 273 siniestros en los que se quema-ron 969 hectáreas", expresó Bravo.

En enero, la consellera de Medio Ambiente, Mireia Mollá, apuntó durante el balance de incendios que un 37,7% de los incendios por causas humanas se iniciaron de forma intencionada, mientras que un 22,2% tuvo origen en negligencias en el uso del fuego y un 6,3% en accidentes. Del 6% de los incendios se desconocen sus causas o se encuentran todavía en fase de investigación para determinarlas. Además, un 23,4 % de los fuegos se iniciaron por causas naturales debido a descargas eléctricas atmosféricas (rayos) asociadas a fenómenos tormentosos.

Hasta el 40% de la masa forestal en la Comunitat Valenciana corre el riesgo de arder de forma grave, un dato a tener en cuenta en las previsiones de refuerzo. El dispositivo está integrado por 56 unidades de bomberos forestales de la Generalitat (280 bomberos y bomberas), 45 autobombas, 9 helicópteros (2 de coordinación y 7 de extinción), 9 aviones (7 de carga en tierra y 2 anfibios) .A estos se suman los medios de prevención de la Conselleria de Agricultura y Transición Ecológica y los efectivos de los tres consorcios provinciales de bom-beros, las brigadas de la Diputación de Valencia, personal de la UME, Guardia Civil y policías locales de los distintos ayuntamientos, así como la Policía de la Generalitat.

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2021 - 22:16 h

Descubre nuestras apps

stats