Ribera Salud sigue sin remitir a Sanidad la documentación requerida de Torrevieja a cuatro meses de vencer la concesión

El hospital de Torrevieja.

El pasado mes de octubre, la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, anunciaba el inicio del proceso de reversión del Hospital de Torrevieja, privatizado en 2006 por el Partido Popular. Desde entonces, la concesionaria, Ribera Salud, está utilizando "maniobras dilatorias" para intentar paralizar un procedimiento que finalizará el próximo 15 de octubre, cuando el hospital y el área de salud vuelvan a ser gestionados directamente por la Generalitat Valenciana.

Y es que, a falta de poco más de cuatro meses para caduque la concesión, la empresa sigue sin entregar la documentación que la Conselleria de Sanidad le requirió el pasado 15 de octubre relativa a los medios materiales y personales de todo el departamento de salud, una información necesaria para facilitar la transición de la gestión privada a la pública.

Sin embargo, la compañía, que ha contratado al despacho de abogados Martínez-Echeverría & Rivera que preside el exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha recurrido todas y cada una de las resoluciones de conselleria así como los fallos judiciales, que hasta ahora han sido todos contrarios a sus argumentos.

La sección 5 de la Sala de lo Contencioso-administrativo del TSJCV denegó el pasado 22 de febrero la solicitud presentada por Ribera Salud para suspender de forma cautelar las normas de reversión de Torrevieja. La citada resolución judicial desmontaba una por una todas las cuestiones argumentadas para tratar de frenar la recuperación del departamento de salud de Torrevieja, basadas en la imposibilidad de dar cumplimiento a las mencionadas normas como consecuencia de la situación de pandemia.

El fallo solo atendía una de las peticiones que hace la mercantil relativa a una ampliación de plazo de presentación de documentación que Sanidad había exigido antes del 1 de diciembre y que la sala prorrogaba hasta el 31 de marzo, resolución que fue recurrida por la mercantil.

A finales de mayo, el juzgado volvió a denegar la pretensión de la compañía de suspender tanto el anuncio que hizo la Generalitat Valenciana de no prorrogar la concesión como las normas de reversión y la correspondiente entrega de documentación que sigue sin producirse, puesto que tal y como han confirmado desde Ribera Salud a elDiario.es, también se ha recurrido este último auto.

Ribera Salud, empresa valenciana propiedad de la americana Centene Corporation, cuyo director ejecutivo europeo es Alberto de Rosa, hermano del senador valenciano del PP Fernando de Rosa, ha emprendido una batalla judicial para evitar la reversión del centro sanitario, tal y como hizo en 2018 cuando la Generalitat recuperó la gestión del de Alzira, llegando a plantear decenas de recursos.

No es esta la única concesión sanitaria que el Gobierno valenciano pretendía recuperar para la gestión pública a corto plazo. Sanidad anunció en abril del pasado año el inicio de los trámites necesarios para permitir el rescate del hospital de Dénia, gestionado por Marina Salud, empresa integrada por DKV y Ribera Salud, tras fracasar las negociaciones con la primera de las firmas, propietaria de un 65% de las acciones de la sociedad. Sin embargo, tras la irrupción de la pandemia, no ha habido en los últimos meses novedades al respecto, aunque el Consell deberá pronunciarse antes de abril de 2022, a un año de la finalización del contrato.

De esta forma, a Ribera Salud tan solo le quedaría en concesión un hospital en Elche, cuyo contrato expira en 2025.

Etiquetas
Publicado el
5 de junio de 2021 - 23:35 h

Descubre nuestras apps