La portada de mañana
Acceder
El Gobierno de Ayuso se resquebraja por su gestión de la pandemia
Villarejo intentó vender material para "anular" los casos Gürtel, Pujol y procés
OPINIÓN | Estado de sindiós, por Elisa Beni

València se conecta a Europa sin cuarentena, mientras Madrid inicia el encierro

El aeropuerto de Manises, en Valencia.

Las comparaciones son odiosas, pero en ocasiones necesarias para buscar respuestas a determinadas situaciones. Una resolución del Gobierno belga ha puesto en evidencia la diferente forma de actuar frente de la pandemia del Gobierno valenciano y del madrileño.

Y es que, desde este miércoles Bélgica ha dejado de desaconsejar a sus ciudadanos que viajen a la Comunitat Valenciana, y ya no será obligatorio mantener una cuarentena a la vuelta al país, aunque se recomienda, al igual que someterse a un test de detección del coronavirus.

El Ministerio de Sanidad belga ha rebajado así la calificación del conjunto del territorio valenciano de rojo a naranja. La Comunitat Valenciana es la única autonomía junto con Canarias que se encuentra en este nivel, el resto de España está en rojo.

El mismo día, el Gobierno de España emitió la orden del Ministerio de Sanidad que obliga al cierre perimetral de Madrid y de otras nueve ciudades de la región, debido a su alta tasa de contagios.

Sanidad presentó en el Consejo Interterritorial la aplicación de restricciones en las ciudades de más de 100.000 habitantes que tengan una incidencia superior a 500 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, una positividad –porcentaje de PCR que se hacen que confirman el caso– de más del 10% y una ocupación de UCI en la comunidad por encima del 35%. Solo diez ciudades españolas cumplen todas estas condiciones y todas están en Madrid: Fuenlabrada, Parla, Alcobendas, Torrejón de Ardoz, Madrid capital, Getafe, Leganés, Móstoles y Alcalá de Henares.

El territorio valenciano tiene, en estos momentos, la segunda incidencia acumulada en los últimos 14 días más baja de España, con 105,34 casos por cada 100.000 habitantes.

Por ciudades, en la ciudad de València, la incidencia acumulada es de 115,45; en la ciudad de Alicante, 137,96; en Castellón de la Plana, 155,48; y en la ciudad de Elche se sitúa esta tasa en 164,72. Respecto a la capacidad hospitalaria para responder a la pandemia, la ocupación de camas de UCI por parte de pacientes COVID es del 10,9%, y en planta del 3,9%.La tasa de positividad detectada por PCR en el conjunto de la autonomía es del 7,8%.

Desde que se inició el proceso de desescalada, el Gobierno valenciano ha centrado sus esfuerzos en el incremento de detección de brotes y de sospechosos mediante la contratación de más de mil rastreadores y el aumento de la capacidad de camas UCI con un 24% más que en la primera oleada, pasando de 965 a 1.200, gracias a la adquisición de 462 respiradores, lo que eleva la cifra total a 890 dispositivos.

En cuanto a la realización de pruebas PCR, la Comunitat sí que queda a la cola de España en cuando a número de pruebas por cada 100.000 habitantes, con una tasa de 1.095,23 en la semana del 20 al 26 de septiembre, cuando la media española está en 1.653,36, una circunstancia que desde Sanidad achacan a la menor incidencia del virus, puesto que aseguran que hacen pruebas a todos los sospechosos y a todos los contactos de los positivos, tal y como marca el ministerio.

La Generalitat Valenciana ha invertido más de mil millones de euros en combatir la pandemia desde el mes de marzo, según ha cifrado el presidente Ximo Puig en la sesión de control al Consell de este jueves.

De esa cantidad, más de 550 millones de euros han ido directamente a sanidad para la compra de material y refuerzo de personal, donde se han invertido 180 millones de euros.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats