València inicia una consulta pública para recabar ideas sobre la aplicación de restricciones a los vehículos más contaminantes

Agentes de la Policía Local en la avenida María Crístina controlando el acceso a la zona restringida del entorno de la Lonja.

Los coches y motos más antiguos y contaminantes tendrán restringida la entrada a la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) que se habilitará en València antes de que finalice el año 2023, una medida que es de obligado cumplimiento para todos los municipios de más de 50.000 habitantes en virtud de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Para ponerla en marcha se deberá elaborar una ordenanza municipal que regule las condiciones de funcionamiento, para lo que este miércoles se inició un debate con la ciudadanía y con todos los agentes en el marco de la mesa de la movilidad del Ayuntamiento con el objetivo de empezar a determinar cuál será el alcance de la medida.

Paralelamente, el Consistorio aprueba este jueves un adicto por el cual se abre una consulta pública con carácter previo a la elaboración del proyecto de nueva Ordenanza de la ZBE, y por el plazo de un mes a contar de la publicación del edicto en la página web municipal (www.valencia.es) y en el tablón de edictos electrónico, lo que está previsto para este mismo jueves, al objeto de recabar “la opinión de los sujetos y de las organizaciones más representativas potencialmente afectadas por la futura norma” acerca de las siguientes cuestiones: los problemas que se pretenden solucionar con la iniciativa; la necesidad y oportunidad de su aprobación; los objetivos de la norma; y las posibles soluciones alternativas regulatorias y no regulatorias.

Las sugerencias u observaciones que al respecto desee formular la ciudadanía se deberá presentar en el plazo de un mes, dirigidas al Servici de Mobilitat Sostenible, indicando de forma expresa que se refieren a la 'Consulta Pública previa sobre la Ordenanza Reguladora de la Zona de Bajas Emisiones', y podrá presentarlas por Registro de Entrada o por correo electrónico.

La ordenanza que se eleborará a partir de las aportaciones en la mesa de la movilidad y en el periodo de consultas estará basada en el decreto ley que aprobará el Gobierno central en breve para otorgar un paraguas normativo común a todas las ciudades de más de 50.000 habotantes y evitar asi casos con el de la ZBE de Barcelona, anulada en primera instancia por la justicia.

En cuanto a los vehículos afectados por la ZBE, que serán sancionados si acceden al perímetro protegido, el modelo se basará en el etiquetado medioambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT), que marca las características de los vehículos.

274 cámaras inteligentes

La concejalía de Movilidad que dirige Giuseppe Grezzi aprobó recientemente la licitación del suministro del sistema de gestión y control necesario para la implantación de la zona de bajas emisiones de València.

El sistema comprende diferentes componentes esenciales de última tecnología que permitirán una gestión dinámica en función de los nieveles de contaminación ambiental que se registren en cada momento.

Así, cuanto mayor sea el índice de polución, más amplio será el perímetro controlado por las cámaras al que no se podrá acceder con determinados vehículos en función de su año de matriculación y por lo tanto de las emisiones que desprenda. En caso de acceder a la zona perimetrada, la cámara lo detectará y emitirá la correspondiente sanción.

El contrato incluye el suministro e instalación de equipos a ubicar en calle que permitan controlar los vehículos que circulrn por la ZBE y conocer de forma fiable los niveles de contaminación atmosférica y gases de efecto invernadero existentes. En concreto, se trata de 274 cámaras de lectura automática de matrículas distribuidas entre 93 puntos de control de paso de vehículos, aún por determinar.

Además, se instalarán 52 sensores de medición ambiental, 44 paneles de información variable y se ofrecerá un servicio de desarrollo de todas las aplicaciones informáticas necesarias (software) para gestionar, operar y controlar los equipos existentes, así como intercomunicarse con los diferentes componentes del sistema, y con sistemas externos.

También forma parte de la licitación el suministro de todos los equipos y sistemas informáticos (hardware) que permitan alojar y procesar las aplicaciones informáticas citadas y almacenar la información apropiada; el servicio de desarrollo de un sistema avanzado para la monitorización y control de la calidad aire asociado a la gestión de la ZBE, que permita conocer la correlación entre los patrones de movilidad y la calidad del aire; y una campaña de información y concienciación dirigida a la ciudadanía para dar a conocer el proyecto de implantación de la ZBE y concienciar sobre la necesidad de la misma.

El contrato de suministro del sistema para la gestión y control de la ZBE de la Ciudad de València tiene un presupuesto máximo de 10,8 millones de euros (IVA incluido), de los cuales el 90% del importe sin IVA se sufragará con cargo a los fondos europeos Next-Generation. El plazo de ejecución del contrato se ha previsto en 24 meses.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats