Gernika y Murueta reciben con intriga e ilusión el nuevo Guggenheim Urdaibai: "Es una oportunidad siempre y cuando no dañe la naturaleza"

La antigua fábrica Cubiertos Dalia acogería la primera sede del Guggenheim en Gernika

Dos edificios industriales convertidos en sede del Museo Guggenheim y unidos por un camino "verde" que recorre la única reserva de la biosfera declarada en Euskadi. Ese es el proyecto que está en boca de todos los vecinos de Gernika y Murueta y también el resto de la comarca. Algunos de ellos lo reciben con intriga y otros con ilusión, pero a sabiendas de que de hacerse realidad, no serían testigos del Guggenheim Urdaibai antes del 2026.

La primera sede se construiría en la antigua fábrica de Cubiertos Dalia, propiedad de la Diputación de Bizkaia, que cuenta una superficie de unos 18.000 metros cuadrados, además de un edificio de otros 3.000 propiedad del Ayuntamiento de Gernika. En total, 21.000 metros cuadrados para construir el museo, muy cerca de los 24.000 sobre los que Frank Gehry construyó el Guggenheim en Bilbao. La fábrica se encuentra en un barrio algo alejado de Gernika, tan solo habitado por viviendas y algún que otro comercio.

Entre ellos, el 'Artale', el bar en el que trabaja Mamen Sánchez. "Esta es una zona alejada, todo lo que sea mejorar el barrio nos viene bien. Ahora, ¿Cómo vamos a opinar sobre algo que todavía no sabemos? No hay nada seguro. El otro día lo comentaba con una chica y yo tengo 55 años, igual cuando lo pongan yo ya estoy jubilada. A ver cuando ponen la primera piedra, o mejor, la segunda. Entonces lo veremos más claro", asegura la camarera a elDiario.es/Euskadi.

Un proyecto de tal calibre evidentemente atraería a más turistas y relanzaría la imagen del municipio vasco, ya reconocido mundialmente por el cuadro 'Guernica' de Pablo Picasso, la obra maestra que recogió las consecuencias de los bombardeos de los aliados nazis y fascistas de Francisco Franco en 1937.

Desde la oficina de turismo, explican a este periódico que no creen que con el Guggenheim en Urdaibai Gernika pueda llegar a colapsarse de turistas. "Yo creo que es un avance y todo lo que sea un avance es bienvenido. Hay gente que teme que el pueblo se colapse, pero no creo que eso ocurra. Al turismo y en general a todo Gernika le va a beneficiar. Lo de Murueta no estoy segura de cómo lo van a enfocar, pero si es aprovechar Urdaibai, es una oportunidad, siempre y cuando no se dañe la naturaleza", comentan desde la oficina, que son conscientes de que la pandemia ha afectado al turismo de la villa, aunque poco a poco se está recuperando sobre todo con los peregrinos que llegan a la zona.

Los comercios también ven positivo el museo, siempre y cuando no dañe la zona protegida. "Siempre y cuando sea un museo que no impacte negativamente tanto en la naturaleza como en el medio ambiente, me parece bien. En Gernika lo veo bien, en Murueta no lo entiendo mucho porque al ser una zona como Urdaibai no sé si podrá impactar negativamente. Aquí en Gernika hay mucho suelo y se puede construir y todo lo que sea museos y que ayude a visibilizar Gernika, siempre nos viene bien", asegura Marta, propietaria de la tienda de ropa Leder a este diario.

Saliendo de Gernika, hasta Murueta, lugar en el que se construiría la segunda sede, hay un camino de al rededor de 5 kilómetros que recorre la declarada en 1984 reserva de la biosfera de Urdabai. La intención del proyecto es que los visitantes recorran ambas sedes a pie ese camino, que estará copado de diferentes propuestas artísticas, mientras contemplan la naturaleza en todo su esplendor. El astillero de Murueta, cuya producción es mayor en la fábrica de Erandio que en la ubicada en Urdaibai, sería el escenario previsto para el final del viaje, donde se encontraría la segunda sala del museo. "Mucho museo para tan poco sitio. Aquí se sigue trabajando, no sabemos si al final se llevará a cabo, han dejado escapar la Naval, no sabemos si esto también se les irá de las manos”, comenta uno de los trabajadores del astillero, que ha preferido no decir su nombre.

En la ría de Urdaibai, en la zona de Murueta, pueblo de poco más de 300 habitantes, pequeños grupos de personas y pescadores pasan una soleada tarde de junio. Al ser un lugar algo escondido y en el que se accede a pie o bicicleta, no suele ser un paraje muy concurrido. "Como avance está muy bien, pero claro. Esto es un paraíso, un paraíso en la tierra y claro, va a haber más afluencia de gente y para nosotros, los pescadores, va a ser más complicado pescar, pero vale más nuestra economía que cuatro truchas y tres doradas. Esto se llenará de gente y si preguntas a otros pescadores te van a decir lo mismo, pero es bueno para la economía y sobre todo para Murueta", explica uno de los pescadores a este periódico.

A pesar de que el planteamiento esté hecho, no hay por el momento ninguna decisión tomada. El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, ha insistido este jueves en que el proyecto de ampliación del Museo Guggenheim en la reserva de Urdaibai se hará, pese a que no haya fondos europeos, aunque sea más tarde. Además, ha aclarado que no se hará un edificio de las características del edificio de Bilbao y se respetará el medio ambiente. Sin embargo, el director del museo, Juan Ignacio Vidarte, ha advertido que el proyecto no está aprobado por el Patronato y está vinculado a su financiación por los fondos europeos Next Generation.

El presupuesto estimado de esta "ampliación verde" es de 127 millones de euros, como consta en los dos borradores conocidos hasta ahora de la propuesta vasca para captar fondos del programa Next Generation EU. Los tres alcaldes, de Gernika, Murueta y Bilbao, también se han mostrado ilusionados con el proyecto. El alcalde de Murueta, Julen Karrion, asegura que se trata de una iniciativa "muy positiva para toda la comarca y por extensión para Bizkaia y Euskadi". En Bilbao, Juan Mari Aburto se ha mostrado "enormemente ilusionado" esta semana al hablar de la noticia, puesto que, según ha declarado "lo que es bueno para Bilbao es bueno para Gernika y Murueta, y lo que es bueno para Gernika y Murueta es bueno para Bilbao", mientras que el alcalde de Gernika, José Mari Gorroño, ha calificado el plan como "una oportunidad que no se puede dejar escapar para relanzar la comarca".

Etiquetas
Publicado el
13 de junio de 2021 - 22:10 h

Descubre nuestras apps

stats