eldiario.es

Menú

"Ningún trabajador de Productos Tubulares se va a rendir porque es viable"

La plantilla de Productos Tubulares, casi 500 trabajadores, se preparan para una larga batalla contra las medidas de recorte planteadas por la compañía, que incluyen un ERE de extinción

- PUBLICIDAD -
Movilización de la plantilla de Productos Tubulares

Movilización de la plantilla de Productos Tubulares

"Desde Productos Tubulares no veíamos venir ningún ERE porque nuestra planta la hemos considerado siempre competitiva y totalmente viable. En los últimos años nos hemos dedicado a la especialización y tenemos nicho de mercado. Lo único que ha fallado aquí es la gestión". Esa es la opinión de Txema Cruces y César Alvarez, miembros del comité de empresa de Productos Tubulares, la filial que Tubos Reunidos tiene en Bizkaia - instalada desde 1992 en Galindo, en la localidad vecina de Trapagaran- y que ahora está bajo la amenaza de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) . Productos Tubulares cuenta con una plantilla de 422 trabajadores fijos y otros 50 relevistas. Todos ellos tienen  muy claro que no van a rendirse y auguran una larga batalla contra las medidas planteadas por la compañía, que incluyen un ERE de extinción. Por eso, toda la plantilla se encuentra en huelga indefinida desde el pasado 8 de marzo.

La decisión de realizar una huelga indefinida ha sido adoptada por unanimidad de todos los sindicatos con representación en el comité (CC OO, UGT, ELA, LAB y ESK). El detonante fue la comunicación de la empresa de iniciar un procedimiento de despido colectivo, junto con una modificación sustancial de las condiciones de trabajo y la no aplicación del convenio colectivo. "La empresa", explica Cruces, "nos convocó para iniciar las negociaciones el día 13 de marzo, pero 12 horas antes se nos desconvocó de una forma un poco sorpresiva y alegando una razones como los aranceles impuestos al acero por Trump. Pero es una excusa porque nuestra planta apenas exporta el 10% de lo que produce a Estados Unidos".

El problema reside, según los trabajadores, en que Productos Tubulares es una filial “rentable” que ha quedado asociada al momento financiero que atraviesa la matriz Tubos Reunidos. "Productos Tubulares se ha convertido en un objetivo de recorte cuando resulta viable.  Lo que ha pasado es que se ha producido un corte de las inversiones en esta planta cuando más enfocada está a entrar en un nicho de mercado único en mundo,  en el cual  hay pocos competidores y muy especializados. Tenemos un producto consolidado y reconocido por los clientes Y las inversiones han ido a otros negocios  más cortoplacistas. De alguna manera, se ha cargado la mochila de préstamos y los accionistas se han llevado los beneficios".

Txema Cruces y César Alvarez, del comité de empresa de Productos Tubulares

Txema Cruces y César Alvarez, del comité de empresa de Productos Tubulares

Según el comité de empresa, el plan estratégico que se aplicó por el grupo iba en su origen enfocado a ese nicho de mercado, a pesar de las desventajas competitivas que existen, como los costes eléctricos. “Pero  se trata de una gama inexplorada por los competidores y que tiene un valor añadido, aunque de momento todavía es incalculable.  Es una apuesta  más a largo plazo y que lleva un tiempo de aprendizaje, pero no se ha querido esperar”.

"Lo que quiere la plantilla de Productos Tubulares", recalca Cruces, "es romper con la esa imagen de pérdidas y de inviabilidad con la que se nos asocia a Tubos Reunidos. Siempre hemos sido la filial y no se nos conoce de forma más extensa. Repito: somos una empresa viable y no somos los culpables de todo este endeudamiento que tiene Tubo Reunidos. Se asocia nuestra fotografía a todas las pérdidas del grupo y no es verdad".

Así, la plantilla tiene muy claro que “ningún trabajador de Productos Tubulares se va a rendir porque es viable. Nadie va a dar un paso atrás”. “Llevamos muchos años sin inversiones, nos han metido en un paraguas de un préstamo sindicado que ha servido para socializar las malas decisiones de la dirección. Lo que han hecho es aprovecharse de la filial para esquilmarla”.

De beneficios a pérdidas

Tanto Txema como César no entienden si a 31 de diciembre de 2014 “teníamos 220 millones de euros de beneficio neto en dos años malos pasamos a tener un agujero de 40 millones”.

De momento, la unidad de acción entre los sindicatos que integran el comité de empresa y la plantilla es total. Pero el paso del tiempo puede hacer cundir el nerviosismo. “La gente está nerviosa. Falta información. No hay más remedio que luchar y tratar de revertir la situación. Es que una empresa viable no se puede cerrar por la mala gestión de terceros”.

Desde el comienzo de la huelga indefinida, la plantilla se ha movilizado a todos los niveles. Desde concentraciones a manifestaciones, pasando por visitas institucionales y entrevistas con los grupos parlamentarios. “Esperamos que nos escuchen, pero ya se sabe cómo son las instituciones: te acompañan, te acompañan, te acompañan, pero…… Al final, la sensación que te queda es que estas solo en esta batalla”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha