La portada de mañana
Acceder
El Gobierno quiere que las empresas garanticen la salud mental de sus trabajadores
España duplica la ejecución de los fondos europeos hasta alcanzar el 43,1%
Opinión - Las mentiras que nos tragamos, por Neus Tomàs

El recibo del IBI en Santander bajará un 2% el próximo año y el del agua subirá un 2,9%

Viviendas de Santander.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual (PP), ha tenido que hacer valer su voto de calidad para deshacer los empates que se han producido en las votaciones de las tasas fiscales para el próximo año en la capital y conseguir así que sean aprobadas por el Pleno las de basura, alcantarillado y aguas.

El equipo de gobierno PP-Cs no ha tenido problema para ver aprobadas las tasas de IBI (Bienes Inmuebles), Actividades Económicas, Tracción Mecánica y licencias como la de apertura y terrazas, ya que en estos casos la oposición o se ha abstenido o el PRC ha votado a favor. Pero en el caso de la recogida de residuos, agua y alcantarillado la oposición se ha unido, votando en contra PSOE, PRC y Unidas por Santander, absteniéndose Vox. Los 13 votos de PP y Cs no han podido deshacer el empate de los 13 votos en contra, y dado que Vox se ha inhibido a la hora de tomar postura, la alcaldesa ha tenido que invocar el voto de calidad tras dos votaciones.

El Ayuntamiento de Santander ha aprobado unas tasas fiscales que supondrán una reducción de los ingresos municipales en 2022 de cuatro millones de euros. Para el equipo de gobierno PP-Cs esto es un "ahorro" para el ciudadano, que dispondrá de más recursos propios; para parte de la oposición, como la socialista, la bajada de ingresos repercutirá negativamente en la calidad de los servicios y en las ayudas sociales, mientras que no le supondrá beneficio al ciudadano. "El dinero no estará en el bolsillo de los santanderinos, sino en el de las concesionarias", ha asegurado el portavoz socialista, Daniel Fernández.

Es precisamente la gestión de las privatizaciones del agua, el alcantarillado y la basura (en poder de Aqualia y, hasta hace unos días, Ascan-Geaser) otro de los factores que ha llevado a la abstención o al voto en contra a la oposición.

La nueva fiscalidad supone la rebaja de un 2% del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que sitúa en el 0,40% el tipo impositivo -el mínimo legal-; la ampliación del 35 al 50 por ciento las bonificaciones para las familias numerosas, y se mantiene el 90% en el caso de las familias con ingresos inferiores a tres veces el IPREM; así como el mantenimiento de una bonificación del 10% a los locales de uso comercial, deportivo, industrial y oficinas con actividad y mantenimiento del empleo y otra del 20% para los de uso cultural, espectáculos, ocio y hostelería.

Por contra, el suministro de agua experimentará una subida del 2,9%, equivalente al IPC último.

Se mantiene, durante otro año más, la supresión de la tasa de licencia de apertura para cualquier tipo de superficie de los locales en los que se instalen y se continuará con la exención de la tasa de terrazas que, con motivo de la situación COVID y como apoyo al sector de la hostelería, se aprobó para este año y para 2020.

Continuará en 2022 la rebaja del 50% en la tasa que se aplica a quioscos y mercadillos y puestos callejeros que, con motivo de la situación COVID se aprobó para este año así como la rebaja del 25% en la tasa de licencias urbanísticas, que paso del 2 al 1,5%.

Se mantienen en vigor todas las bonificaciones y exenciones fijadas a las tasas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats