"El Cabanyal es una zona de atención prioritaria, vamos a trasladar más agentes a todo el Marítimo"

El concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano

Aarón Cano es una de las caras nuevas del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de València. Gestiona la delegación de Protección Ciudadana, un área que el pasado mandato llevaron la actual portavoz y vicealcaldesa, Sandra Gómez, y Anaïs Menguzzato, quien no ha repetido como miembro del grupo.

Problemas de convivencia, botellón, apartamentos turísticos, terrazas o movilidad, son algunos de los más habituales para los que la ciudadanía demanda a la Policía Local soluciones y a los que Cano, como máximo responsable, tratará de dar respuesta en el presente mandato mediante diferentes iniciativas.

¿Cómo piensan afrontar los problemas de seguridad y convivencia que denuncian los vecinos de El Cabanyal y de la Malva-rosa?

Nosotros estamos ahora mismo en la elaboración de un plan para El Cabanyal, pero no podemos hacerlo al margen de la Policía Nacional. En unos días me voy a reunir con el subdelegado del Gobierno como responsable de la Policía Nacional para sustanciar las medidas a tomar en el barrio del Cabanyal y en otros barrios de la ciudad. Iremos trabajando por zonas, pero con visión de ciudad. A partir de ahí, El Cabanyal es una zona de atención prioritaria, al igual que toda la fachada marítima, incluido la Malva-rosa, porque de hecho, la séptima unidad de distrito atiende también a este barrio. Evidentemente no toda la fachada marítima está en unas circunstancias de problemas de convivencia serios. Es evidente que son los restos del proyecto de prolongación de Blasco Ibáñez en El Cabanyal que llevó el PP a cabo y es ahí donde se ubican los problemas, en lo que se conoce como la zona cero, el bloque de Portuarios y las casitas rosas de la Malva-rosa.

¿Puede profundizar un poco en ese plan de seguridad?

Vamos a hacer cambios importantes porque desde el punto de vista policial entendemos que estamos en otra etapa. Estamos ya trabajando, pero los réditos que estamos obteniendo no los estamos publicitando, pese a que ya hay réditos inmediatos. A partir de ahí estamos en la redacción de un plan propio de acción de la Policía Local, que será complementario al de la Policía Nacional. En ese sentido vamos a hacer un cambio absoluto, vamos a trasladar más recursos a esa zona y vamos a hacer un trabajo mucho más intenso, pero porque ahora las circunstancias lo permiten.

Comentaba que había otros barrios con problemas. ¿Qué barrios y de qué tipo de problemas hablamos?

Problemas de seguridad ciudadana no hay de una forma específica en un punto localizado y tampoco quiero empezar a señalar barrios de la ciudad porque se taslada una imagen que no corresponde. Lo que vamos a hacer es reestructurar la Policía Local para ganar en flexibilidad para intentar adelantarnos a los hechos con la incorporación de nuevos agentes a partir de 2021 que se destinarán a potenciar la policía de barrio. La policía de cercanía es fundamental para la prevención de conductas incívicas y delitos. También queremos potenciar el grupo GAMA (Grupo de Ayuda ante los Malos Tratos) de prevención de violencia de género.

Pero por ejemplo en Velluters los vecinos denuncian un repunte en cuanto a tráfico y consumo de drogas que se suma a los problemas de convivencia asociados a la prostitución callejera, ¿cómo piensan afrontarlo?

Es un ejemplo de lo que comentaba antes, de la necesidad de un trabajo integral. Ahí estamos trabajando la concejala de Espacio Público, Lucía Beamud, y yo de una manera coordinada para atajar el tráfico de drogas y la prostitución. Ya hemos notificado el cierre del prostíbulo de San Pedro Pascual, que no es propiamente Velluters, pero es una zona de influencia. Y vamos a seguir trabajando en ese sentido, mediante agilidad administrativa en ambas áreas.

¿La ordenanza que sanciona a los clientes de las prostitutas sirve como herramienta para mitigar el problema?

Sí, no veo motivos ahora mismo para modificar esa ordenanza porque su objetivo es penalizar al cliente, además de atacar el tráfico de drogas que muchas veces está asociado al tema de la prostitución.

¿La presión policial es suficiente como para acabar con los problemas de convivencia?

El problema del Cabanyal y de otros barrios, el problema del botellón y otros problemas de convivencia no se solucionan únicamente desde un punto de vista policial. La Policía Local tiene un papel fundamental, eso es innegable y nosotros no vamos a hacer nunca dejación de responsabilidad, pero la Policía no puede solventar y no va a solventar nunca ciertos problemas de la ciudad de València porque son problemas que se tienen que acometer de una manera integral. El botellón por ejemplo no se puede acometer desde un punto de vista policial, de hecho, en los últimos 15 años no hemos dejado de tener botellón porque no se ha acometido de una forma integral y creo que debemos hacerlo de hacerlo desde la concienciación. Yo sé que la concienciación es un proceso lento y costoso, pero nosotros vamos a trabajar desde la concienciación y el trabajo policial para evitar las molestias a los vecinos y que el derecho al descanso se pueda ejercer con normalidad.

¿En qué situación está la ordenanza de convivencia que pretende frenar problemas como el botellón y que lleva un tiempo atascada?

La ordenanza sin duda va a ayudar, pero no es la solución de todos los problemas. A mediados de noviembre convocaré una mesa de convivencia con Federación de Hostelería, Fotur, Unión de Consumidores y la Federación de Vecinos para afrontar los problemas convivencia relacionados con la ingesta de bebidas alcohólicas en la calle. Esto como paso previo a una herramienta de trabajo que será la ordenanza que espero aprobar en el primer semestre del año que viene. Estas asociaciones van a poder hacer aportaciones al documento.

¿Cuál es la situación actual del botellón en València?

No hay una foto fija, el botellón es como un líquido que se va desplazando según el momento. En verano está más en la fachada marítima y en invierno se va ubicando en el núcleo urbano. Si empiezas a hacer presión en una determinada zona consigues que esa zona se libere, pero no acabas con el botellón, te surge en otra parte de la ciudad. Las zonas donde se haza son la plaza Honduras, la zona de las universidades, y en general las zonas de ocio.

¿Está preparada la Policía Local para afrontar la anunciada prohibición de hacer botellón en Fallas?

Sí, pero se pondrá especial atención a los entornos de Bienes de Interés Cultural (BIC) y de Patrimonio de la Humanidad como la Lonja porque son las zonas más sensibles de la ciudad. Estoy en contacto con el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, y vamos a trabajar el tema de manera que el trabajo de Policía Local no se vea sobrecargado en exceso, pero que se mejore en cuanto a la planificación previa a las fiestas para que no se vuelvan a producir determinadas situaciones.

¿Realizan muchas actuaciones por molestias relacionadas con apartamentos turísticos?

Sí, estamos actuando. Hemos realizado intervenciones, pero aún no hay una concienciación entre la ciudadanía muy elevada a la hora de presentar quejas por apartamentos turísticos y en este caso sí que es deseable porque la colaboración ciudadana siempre ayuda a detectarlos. Actualmente creo que no existe un problema real con los apartamentos turísticos, pero no significa que no tengamos que estar atentos porque lo que hoy no es un problema, mañana puede serlo.

¿Cómo está funcionando la ordenanza de movilidad, cuáles son las infracciones más habituales?

Existe un mayor número de sanciones a usuarios de patinetes eléctricos porque es un elemento nuevo de movilidad. Hay mucho desconocimiento de la normativa con los patinetes porque es un elemento nuevo, también en lo que a las bicis se refiere, por eso está siendo el aspecto más sancionado, pero como norma general no existe un problema de conducta con los patinetes.

¿Existe un problema real con las empresas de alquiler compartido de patinetes o de motos eléctricas por la ocupación que hacen del espacio público?

No. En el caso de los patinetes nos hemos encargado de que no haya problemas porque cuando se detectan en la calle se requisan. El espacio público es sagrado y reservado a la ciudadanía, por tanto tienen que estar siempre en una base o en un local. En el caso de las motos sí que tienen espacios habilitados para aparcar como cualquier moto. Aún así, si estacionan de forma incorrecto con arreglo a la ordenanza se pone la oportuna sanción a la empresa, que en teoría debe tener sus mecanismos para remitirla al usuario que ha estacionado mal el vehículo.

En cuanto al resto del tráfico privado, ¿tienen previsto poner más radares de velocidad?

El tráfico en general en la ciudad siempre es mejorable, hay momentos en las entradas a la ciudad que son más complicados, pero yo invitaría a quien piense que València tiene un problema de tráfico a que se vaya a Madrid o Barcelona. En cuanto a los radares, no está previsto instalar más de momento, pero en función de las circunstancias se irá viendo.

Comentaba que querían potenciar la unidad GAMA de ayuda a víctimas de violencia de género, ¿en qué sentido?

En estos momentos la unidad GAMA está protegiendo a más de 600 mujeres con unos recursos que van a mejorar con un incremento de efectivos. Tenemos en los presupuestos participativos el proyecto para crear una comisaría destinada exclusivamente para esta unidad y ya ha superado los 200 apoyos, por lo que es posible que salga adelante. Se trata de una comisaría que dé apoyo a mujeres que sufren algún tipo de violencia.

En otro orden de cosas, se anunció en su momento una reestructuración en cuanto a parques de bomberos, ¿en qué situación está ese plan?

Las obras del parque Oeste se han paralizado temporalmente por una situación sobrevenida hasta que se apruebe un modificado ya que han salido más situaciones de las que el proyecto inicial preveía. Eso por desgracia ha coincidido con el cierre del parque de bomberos del centro histórico para adaptarlo como centro de comunicaciones. Eso no va a provocar una merma en los servicios a la ciudadanía porque estos bomberos se han desplazado a otros parques. En marzo está previsto que entren los 59 efectivos que han aprobado las plazas, estamos en el proceso de creación de 15 plazas de comunicadores para dar servicio a este centro de comunicaciones del centro histórico. Además partir de esta legislatura se van a remodelar todos los parques de la ciudad.

¿El global de la plantilla de Policía Local y bomberos va a aumentar teniendo en cuenta las jubilaciones que hay previstas?

Nuestra intención es ir incrementando. La oposición de 30 y de 40 efecivos de Policía Local es incremento neto de plantilla, la próxima de 50 también es incremento neto que va a primera actividad más 50 jubilaciones que pasan a segunda actividad. Va a haber un incremento de plantilla hasta 2023 que aún no puedo tasar porque depende también del área de personal, pero hay buena sintonía. La situación ideal sería que siempre hubiera un mínimo de plantilla de 1.700 agentes.

Etiquetas
Publicado el
3 de noviembre de 2019 - 01:18 h

Descubre nuestras apps

stats