La portada de mañana
Acceder
Europa pisa el acelerador con las terceras dosis en plena incertidumbre por ómicron
'Streamer', el nuevo trabajador cultural explotado
Opinión - Asqueados de tanta bajeza, por Esther Palomera

Consuelo Císcar en el banquillo: Fiscalía pide 6 años para la exdirectora del IVAM por las obras falsas de Gerardo Rueda

Juan Carlos Lledó junto a Consuelo Císcar, exdirectora del IVAM.

El Ministerio Fiscal y la Generalitat Valenciana solicitan una pena de seis años de prisión para, Consuelo Císcar, exdirectora del IVAM, como autora de los presuntos delitos continuados de prevaricación, falsedad y malversación por la adquisición de 96 obras falsas del artista Gerardo Rueda.

En el banquillo de los acusados también se sientan el exdirector económico administrativo del museo Juan Carlos Lledó, que se enfrenta a una petición de pena de cinco años de prisión como cooperador necesario de los mismos delitos, y el hijo y heredero del artista, José Luis Rueda, al que piden cinco años como cooperador necesario únicamente de un presunto delito de malversación. Lledó, funcionario de la Conselleria de Educación, ya fue condenado por tenencia de pornografía infantil.

Consuelo Císcar adquirió en su etapa de directora del museo, por 2,9 millones de euros, reproducciones de esculturas de Gerardo Rueda, uno de los artistas preferidos del expresidente José María Aznar. Además, el IVAM abonó 512.524 euros a una fundación privada para fundir 44 de las obras. Además, algunas de esas piezas fueron promocionadas "de forma indebida" con exposiciones organizadas y sufragadas por el propio IVAM, y que contaron con la intervención directa del hijo de Gerardo Rueda, para "encubrir y extender el engaño", con un desembolso añadido de casi 720.000 euros, según precisa en el auto de procesamiento de la magistrada instructora de la causa.

En el juicio, que se prolongará durante 13 sesiones, declaran una treintena de testigos y 26 peritos.

3,4 millones de fondos públicos

Las obras, que el IVAM mantiene como originales, no habían sido realizadas en vida por el escultor, sino que fueron reproducidas tras su muerte en la fundición Eduardo Capa, lo que no concuerda "con lo pactado y estipulado en los diferentes documentos" donde se justificaban esas compras, según la instructora.

"Las obras adquiridas por el IVAM (...) con cargo a los fondos públicos de la cantidad total de 3.456.876 euros, son simples reproducciones, lo cual en ningún momento se determinó en los contratos suscritos, y a pesar de lo cual, y a sabiendas de que eran copias post mortem, se adquieren a precio de obra de arte original", precisa la magistrada.

El heredero del artista usó el IVAM como trampolín para colocar 600 obras falsas por 21 millones de euros, tal como informó este diario.

Etiquetas
Publicado el
1 de noviembre de 2021 - 21:59 h

Descubre nuestras apps

stats