La portada de mañana
Acceder
Adiós a la mascarilla en la calle: los retos del fin de una medida estricta
Ayuso comienza la legislatura con Vox marcando la agenda desde el primer día
Análisis - A Sánchez se le ha puesto cara de Zapatero, por Neus Tomàs

Educación prevé una inversión de 200 millones de euros en el plan de refuerzo para el próximo curso escolar

Vicent Marzà, conseller de Educación

La conselleria de Educación, Cultura y Deporte prevé un esfuerzo presupuestario extraordinario para adaptar el próximo curso escolar a la coyuntura de la pandemia. La Generalitat Valenciana contratará a profesores y monitores de comedor para el inicio de curso 2020-2021, con ratios reducidas y "máxima presencialidad" en los cursos de infantil y primaria.

Para Secundaria, se realizarán clases de refuerzo por las tardes y un plan concreto para recuperar el tiempo perdido desde el mes de marzo, que durará todo el curso. El conseller de Educación, Vicent Marzà prevé una inversión de 200 millones de euros para la contratación de profesores y monitores, máxima prioridad para el curso educativo. Parte de los fondos vendrán de la partida que corresponda a la Comunitat Valenciana del fondo extraordinario que el Gobierno destinará a las comunidades autónomas en materia de Educación, además de la reorganización del presupuesto de la conselleria.

El departamento de Marzà pondrá en marcha un plan de refuerzo con los ayuntamientos, a los que destinará 9 millones de euros para hacer frente a los gastos extraordinarios en materia de educación, con un mínimo de 3.000 euros por municipio.

Los centros han empezado a recibir este viernes la propuesta organizativa de Educación a la que tendrán que responder en función de sus características. Este modelo se aplicará "uno por uno" y estará sujeto a la evolución de la pandemia en verano y servirá para todo el curso. "Tenemos claro que esta situación no es de normalidad, la realidad no permite que todos los alumnos vuelvan", ha remarcado.

Los profesionales del sector educativo trabajarán con ratios más bajas por alumno, buscando alternativas en los centros. Para FP, Secundaria y Bachillerato, los estudiantes deberán guardar la separación y los aulas tendrán "capacidades limitadas" con grupos reducidos a la mitad. También se reforzará la educación digital porque son alumnos que "ya pueden estar solos en casa".

Por ejemplo, en tercero de ESO habrá 15 alumnos en clase y "más atención individual para mejorar la calidad educativa". Marzà ha precisado que, "evidentemente", será imposible impartir todo el currículum en estos niveles, pero ha garantizado que el porcentaje de asignaturas dependerá de la evolución de la pandemia.

También habrá clases de refuerzo por las tardes y un plan para recuperar el tiempo de no presencialidad durante el estado de alarma, junto a la convocatoria ya anunciada de nueve millones destinados a los ayuntamientos para actividades de acompañamiento educativo, fondos de la Generalitat que se repartirán en función de la población: "No nos vamos a quedar solo con lo que hacemos en el aula", señalaba el conseller.

Etiquetas
Publicado el
28 de junio de 2020 - 20:55 h

Descubre nuestras apps

stats