La muerte de Juan Cotino deja en el aire tres investigaciones por corrupción de la época del PP en las que estaba imputado

El exconseller popular Juan Cotino.

Este lunes fallecía en València a los 70 años de edad Juan Cotino, el que fuera vicepresidente valenciano, conseller, presidente de las Corts y responsable de la Policía con José María Aznar, a causa de las complicaciones derivadas de la COVID-19. El que fuera máximo exponente del ala cristiana del PP valenciano moría semanas después de ser ingresado en el hospital de Manises por coronavirus -desde el 22 de marzo se encontraba en la UCI-.

El ingreso hospitalario se produjo el pasado 17 de marzo, apenas unos días después de visitar Madrid, donde se sentó en el banquillo de los acusados como imputado en el juicio de Gürtel por las contrataciones irregulares con motivo de la visita del Papa Benedicto XVI a València en 2006.

Precisamente esta es una de las tres investigaciones judiciales en las que aparece como encausado el exdirigente popular, que según la Fiscalía Anticorrupción actuaba como "factótum" en la Generalitat y en la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias, aunque formalmente no ocupaba ningún cargo: "Manejaba desde atrás la toma de decisiones administrativas y contractuales hasta conseguir que se asignara a RTVV la responsabilidad (e incompresiblemente la carga de la financiación) de la contratación" con la trama Gürtel. 

Otro de los juicios en los que el expresidente del parlamento autonómico figura como imputado es el caso Erial, que investiga las presuntas mordidas recibidas por el exministro de Trabajo Eduardo Zaplana durante su época como presidente de la Generalitat Valenciana por el supuesto amaño de los concursos de adjudicación de las ITV y el Plan Eólico. La titular del juzgado de Instrucción número 8 de València, que lleva el caso, había citado a declarar a Cotino -así como a su sobrino, el financiador confeso del PP valenciano Vicente Cotino, o al propio Zaplana-.

Hay una tercera causa en la que el que fue 'superconseller' de Francisco Camps está involucrado. Se trata de la causa, todavía en fase de instrucción, por las presuntas irregularidades en la contratación de la Fundación V Encuentro Mundial de Familias. Cotino declaró como investigado en el juzgado de Instrucción número 5 de Valencia en mayo del pasado año. Se investigan los presuntos delitos de prevaricación, malversación y falsedad por las supuestas irregularidades en las contrataciones por parte de la fundación que organizó la visita del Papa a València en 2006.

El papel del exdirector general de la Policía en estas tramas corruptas queda en el aire después de su fallecimiento. Tal y como sucediera con la exalcaldesa de València Rita Barberá, cuya muerte en noviembre de 2016 le sobrevino antes de que el Tribunal Supremo decidiera sobre su imputación en el caso Imelsa por el 'pitufeo' en el grupo municipal del PP en València y su posible imputación fue archivada, no podrá depurarse la posible responsabilidad de Cotino en estas investigaciones.

El exdirector general de la Policía también saltó a la palestra después de que las víctimas del accidente de metro de Valencia de 2006, en el que fallecieron 43 personas y resultaron heridas 47, le acusaran de haberles ofrecido trabajo a cambio de que no denunciaran. Cotino apareció en el programa televisivo 'Salvados' en el que respondía con silencios a las preguntas de Jordi Évole.

Etiquetas
Publicado el
13 de abril de 2020 - 22:12 h

Descubre nuestras apps

stats