Un recorrido por los archivos valencianos más desconocidos: “Revelan aspectos del pasado de lo más heterogéneo”

Fondos documentales en la Casa Fuster de Sueca.

“Los archivos revelan aspectos del pasado de lo más heterogéneo”, dice María José Badenes, presidenta de la Asociación de Archiveros y Gestores Documentales Valencianos. La entidad ha lanzado, con el apoyo de la Conselleria de Educación y Cultura, una serie documental que recorre los depósitos y los documentos más emblemáticos de varios archivos valencianos. “También tiene la finalidad implícita de romper las barreras habitualmente asociadas a los espacios de archivo, que la literatura y el cine muchas veces nos han comunicado como lugares casi secretos e inexpugnables”, reza la explicación del proyecto 'ReConoce tus archivos'.

El primer episodio descubre el archivo de l'Espai Fuster, que alberga la herencia documental del intelectual de Sueca, y las siguientes entregas recorren las instalaciones del Archivo Municipal de Alicante y del Instituto Ribalta en Castelló, “una institución que ha cumplido ya los 175 años de historia y que esconde tesoros archivísticos desconocidos para la mayoría de la ciudadanía”.

Además, la entidad que agrupa a los archiveros valencianos llevará a cabo las próximas grabaciones de los siguientes episodios en el Archivo Histórico de la Universitat de València, y en los municipales de Requena y Sant Joan de Alicante.

María José Badenes, presidenta de la Asociación de Archiveros y Gestores Documentales Valencianos, destaca los archivos como “espacios de memoria” y destaca aquellos menos conocidos, a los que la serie dedica un “reconocimiento especial”.

En el primer episodio, Enric Alforja, responsable del archivo de la Casa Fuster, muestra los fondos documentales del ensayista, cuyo centenario del nacimiento se celebra este año con multitud de actos culturales a lo largo del territorio valenciano.

La pieza audiovisual repasa los manuscritos de Joan Fuster, así como los 21.000 telegramas, cartas y postales que conforman su correspondencia (que alberga aún el viejo archivador del ensayista dañado por el atentado de la extrema derecha que sufrió) o el fondo fotográfico.

El archivo de Fuster conserva 18.000 libros, 12.000 revistas, 2.000 artículos o la correspondencia que intercambió con dos centenares de corresponsales. “Mi posteridad será de papel”, dijo Joan Fuster en uno de sus aforismos más recordado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats