La portada de mañana
Acceder
La nueva guía de Sanidad sitúa a 11 comunidades en riesgo alto o extremo
Pablo Casado busca una segunda oportunidad por el centro
Opinión - Señor Casado, ¿y ahora qué?, por Neus Tomàs

Vecinos de Natzaret denuncian que el traslado de la terminal de cruceros junto a su barrio no está amparado por el informe ambiental de 2007

Humo procedente de diversos buques del puerto de València

La asociación de vecinos y vecinas de Natzaret ha lamentado la aprobación este lunes de los pliegos de la futura terminal de cruceros en los astilleros de la antigua Unión Naval, junto al barrio marinero, por el aumento de los niveles de contaminación acústica y atmosférica que puede conllevar.

Su portavoz, Julio Moltó, ha recordado que el traslado de la terminal de cruceros de la zona de la ampliación norte, mar adentro, a la nueva ubicación limítrofe con la ciudad, no estaba prevista en el proyecto inicial de 2007 cuando la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) obtuvo una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) "ahora totalmente desfasada".

Por tanto, la nueva ubicación de la terminal no está amparada por esta DIA y viene como consecuencia de los cambios que ha introducido el puerto en la ampliación norte.

Por este motivo, Moltó ha considerado "contradictorio" que Ribó haya votado a favor de la terminal en el consejo de administración de la APV celebrado este lunes, cuando al mismo tiempo se ha opuesto a la ampliación norte mientras no se haga una nueva evaluación ambiental que contemple las modificaciones introducidas, entre ellas, el traslado de la nueva terminal de cruceros.

Precisamente, este es el criterio por el que el compañero de partido de Ribó y nuevo miembro del consejo de administración del puerto, Iván Castañón, ha votado en contra de la nueva terminal, al considerar que antes de avanzar en este proyecto es imprescindible saber si la ampliación norte requiere una nueva DIA, para lo que se debe pronunciar el Ministerio de Fomento.

Moltó ha recordado que hace ya cuatro años que constataron "que el amarre de grandes buques portacontenedores, ferrys y de cruceros turísticos junto al casco urbano de la ciudad, y especialmente en el barrio de Natzaret y Grau Port, son una grave fuente de contaminación atmosférica y acústica, debido a la gran potencia de los motores, a la carga y descarga de contenedores, y a que utilizan combustible de baja calidad con alto porcentaje de azufre".

Ya entonces solicitaron como medida de precaución que se alejaran los amarres de dichos buques del muelle de desvío del Turia, demasiado cerca del casco urbano de la ciudad de Valencia. Sin embargo, se ha hecho todo lo contrario.

También solicitaron que se exija que los buques utilicen combustibles menos contaminantes y que se evalúe por la administración correspondiente el impacto de dichas fuentes de contaminación atmosférica y acústica en el área urbana más próxima.

"Ahora volvemos a pedir que se realice un estudio fiable para medir el impacto de las emisiones de humo de los barcos y los camiones que entran y salen del puerto en la salud de las personas y que se tomen las medidas correspondientes para preservar el derecho a respirar aire limpio", ha comentado el portavoz vecinal.

Etiquetas
Publicado el
20 de enero de 2020 - 20:15 h

Descubre nuestras apps

stats