Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Ucrania entra en el tercer año de guerra con miedo al olvido y dificultades ante Rusia
Koldo García, su mujer y un hermano cobraban sueldos públicos y comisiones
La corrupción siempre llama dos veces. Por Rosa María Artal
REPORTAJE

Los “ataques xenófobos” del PP y Vox contra un nuevo y “necesario” centro de refugiados en el Corredor del Henares

Refugiados en Lesbos

Alicia Avilés Pozo

1

El Gobierno de España quiere aumentar en más de 6.000 el número de plazas del que actualmente dispone para atender a migrantes y refugiados políticos. Estos desplazamientos forzosos han aumentado un 20% en los últimos años, y no solo por la guerra de Ucrania, para la que se han destinado recursos especiales, sino por conflictos bélicos, persecuciones y crisis en varios países del mundo. En total, serán 17 nuevos centros de atención en todo el país y uno de ellos se ubicará en pleno Corredor del Henares, en la localidad de Azuqueca de Henares (Guadalajara), muy próxima a la Comunidad de Madrid. Por el momento ya ha recibido el rechazo frontal de PP y Vox.

Las personas refugiadas son aquellas que se han visto obligadas a escapar de su lugar de origen o residencia a causa de la guerra, la violencia o la persecución. Están amparadas por la Convención de Ginebra de 1951 y el Protocolo de Nueva York de 1967, instrumentos jurídicos que han constituido la base fundamental para proteger desde su adopción a millones de personas en todo el mundo.

La Convención de Ginebra se adoptó por Naciones Unidas en el contexto internacional de un mundo devastado por las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, que había generado el éxodo de millones de personas refugiadas. Hoy en día, el contexto es distinto, pero permanece intacta en muchas regiones del mundo la necesidad de huir y obtener amparo para muchas personas desprovistas de sus derechos más elementales. Actualmente se calcula que más de 100 millones de personas en el mundo viven una situación de desplazamiento forzoso, lo que equivale al 1% de la población mundial.

Este es el contexto por el que siguen produciéndose peticiones de refugio en todo el mundo y por el que, según las entidades sociales, centros como el que se construirá en Azuqueca siguen siendo necesarios. El alcalde de esta ciudad, el socialista José Luis Blanco, ya ha firmado el decreto municipal por el que cede de forma gratuita y con carácter temporal una parcela de casi 12.000 metros cuadrados a la Secretaría de Estado de Migraciones para construir ahí un Centro de Atención a Refugiados, que dependerá del Ministerio de José Luis Escrivá. Su precio es de aproximadamente un millón y medio de euros y la previsión es que pueda albergar 700 plazas.

Se da la circunstancia de que en la provincia de Guadalajara ya existe un centro similar, el que gestiona la entidad social ACCEM en Sigüenza y que se encuentra al límite de su capacidad tras las últimas personas refugiadas procedentes de Afganistán llegadas durante los últimos meses. Por lo general, este centro siempre suele tener ocupadas al completo sus más de 900 plazas  

Accem es una ONG de referencia en el ámbito del derecho de asilo, participando con un papel protagonista en el sistema mixto (Estado-ONG) vigente en España para la atención integral a las personas refugiadas. En 2022 se han cumplido 30 años desde la apertura de sus primeros centros de acogida para personas refugiadas. Explica la entidad que en estos centros de acogida se presta a las personas migrantes alojamiento y manutención, así como otro tipo de servicios sociales y sanitarios, junto con itinerarios de inserción socio-laboral.

Pero al PP no le ha gustado la iniciativa del alcalde de Azuqueca. Y no lo ha escondido, aunque su argumentación se base en la falta de diálogo. Lo cierto es que tanto los 'populares' como Vox, que tiene representación en el Ayuntamiento, apoyaron una manifestación de vecinos y vecinas contra la construcción de este centro de acogida y en la que se vandalizó la sede de los socialistas en la localidad. Los hechos fueron luego condenados pero la polémica ha ido agradándose en su vertiente política y en el debate entre vecinos en las redes sociales.

El último capítulo lo ha vuelto a liderar el PP. Su Grupo Municipal ha llevado al pleno del Ayuntamiento una moción para que se revoque “de forma inmediata” la cesión de suelo destinada a la construcción del Centro de Refugiados. El anuncio lo realizó el nuevo portavoz del Grupo Municipal del PP y candidato a la Alcaldía, Manuel Corral. Según explica a esta redacción, no solo ha pedido la paralización de esa cesión sino que ha solicitado la convocatoria de “una mesa de convivencia” en la que estén representados todos los partidos políticos, empresarios, ONG y habitantes de Azuqueca ya que considera “que esta decisión va a afectar a los futuros vecinos de esta zona de ampliación” y existen “otras prioridades” en el municipio.

Desde su formación se oponen fundamentalmente a la forma en la que se ha adoptado una decisión “para la que no se ha contado con nadie”, y cree que el método de cesión gratuita de suelo no es el adecuado. Argumentan que en esa parcela de 12.000 metros cuadrados también cabrían otras posibilidades como la de una residencia para mayores, viviendas para jóvenes, un centro joven, uno de salud o el propio centro de refugiados. “No nos han dado a elegir”, afirma el concejal del PP, al tiempo que rechaza rotundamente las acusaciones de “xenofobia” realizadas por el alcalde“.

Se refiere a una entrevista de José Luis Blanco en la televisión local del municipio en la que dice no comprender la oposición del PP y habla de “ataques xenófobos” y de “agitar la xenofobia” por parte de PP y Vox.

El candidato del PP ha protagonizado una polémica en redes sociales esta última semana al sumarse a las críticas a la secretaria de Estado de Igualdad Ángela Rodríguez por sus palabras sobre la puesta en libertad de los violadores. Y lo ha hecho descalificándola en lo personal, con una alusión a su aspecto físico. “Puestos a reírnos, puedes estar tranquila, no creo que tengas ese problema del que te mofas. Ni un violador te toca. Ahora, reímos todos”, decía en una publicación en Twitter.

De cualquier forma, la moción del PP contra la construcción del centro de refugiados fue rechazada en el último pleno del año con los votos en contra de los socialistas. Pero la respaldaron el resto de fuerzas políticas: Vox, IU, Ciudadanos y dos ediles no adscritos. El alcalde aprovechó para aclarar que este tipo de centros acogen a personas que requieren protección internacional porque en su país de origen “sufren persecución y su vida está en riesgo”. José Luis Blanco se refiere con ello al Acuerdo de Ciudad suscrito por todos los grupos políticos el pasado mes de marzo para ayudar al pueblo ucraniano ante el ataque del ejército ruso.

“Este nuevo servicio público de gestión estatal no va a ser un problema”, ha añadido, y ha detallado que “será un edificio accesible y en el que se fomentará la integración y la convivencia a través del deporte, tal y como ya se ha hablado con el presidente del Comité Olímpico Español”. “Entiendo que se haya generado miedo y dudas, pero, este alcalde, junto con el resto del equipo de Gobierno, trabajamos para la mejora colectiva de Azuqueca, para que la ciudad crezca y siga avanzando en la senda del progreso”, ha concluido.

Es uno de los argumentos que también esgrime el responsable de ACCEM, la entidad social que gestiona el Centro de Sigüenza, Braulio Carlés, quien lamenta que se haya abierto esta controversia “por un puñado de votos”. “Estamos en un momento convulso en el mundo, aunque a veces no lo parezca. Por lo que no entiendo cómo puede ser que en vez de ser solidarios y abrir fronteras, estemos como estamos, pero lo cierto es que es así”, lamenta.

Estos centros tienen beneficios colaterales porque ayudan a desarrollar el sistema socio-económico, con más ingresos, más puestos de trabajo y beneficios en la ciudad

Braulio Carlés ACCEM

Considera indispensable la ampliación de nuevos centros de acogida y alaba el gesto de “buena voluntad” del alcalde, pero también afirma que el proceso requiere también mucha información “para que la gente no identifique refugiados con delincuencia”; sensibilizar a la población sobre lo que significa ser refugiado político; y mucho diálogo para conseguir ese gesto de acogida, que “además tiene beneficios colaterales porque ayuda a desarrollar el sistema socio-económico, con más ingresos, más puestos de trabajo y beneficios en la ciudad”.

Sobre el hecho de que este debate no surgiera en la localidad cuando se abrió el dispositivo para refugiados ucranianos, Carlés tiene claro que estas personas han sido “refugiados de moda”. “Nos pillan cerca, están en Europa, y nosotros hemos tenido experiencias en las que nos han cedido espacios para ucranianos pero 'no para negros'. Y esto es lo que genera populismo, y hay quien se aprovecha de esto para captar un puñado de votos”.

Por todo ello, desde ACCEM defienden pensar en el bien común para que haya “políticos de categoría, de base y de nivel”. “A mí hace años me parecía que estos eran temas superados, pero de nuevo vuelven a surgir. Siempre apoyaremos ordenar las migraciones desde un punto de vista lo más generoso posible y podemos acoger a mucha más gente de la que estamos acogiendo. Confiamos en que Azuqueca siga siendo una ciudad de referencia en acogida y que eso no se destruya por cuatro populistas que aprovechan para hacer un discurso obsoleto”, concluye el responsable de esta entidad social.

síguenos en Telegram

Etiquetas
stats