La dirección de Alberto Garzón fuerza el acuerdo para celebrar una asamblea en EUPV para echar a su coordinador reprobado

David Rodríguez preside la reunión del Consell Polític de Esquerra Unida

La situación de interinidad en Esquerra Unida tiene fecha de caducidad. Tras la intervención de la dirección federal de Izquierda Unida que lidera Alberto Garzón, que ha mediado para forzar el acuerdo entre las distintas sensibilidades políticas de EUPV, finalmente no habrá reunión del Consell Polític esta semana, tal y como estaba previsto -el cónclave estaba convocado para el viernes 15 de diciembre-. La cita se ha trasladado al sábado 20 de enero.

Será entonces cuando el Consell Polític convoque una asamblea extraordinaria, para la última semana de febrero o la primera de marzo, de la que saldrá la nueva dirección del partido. "Entre fiestas y obligaciones estatutarias no se ha podido adelantar el calendario", explican.

Previamente a la celebración de la asamblea, previsiblemente el día de antes, se votará, por sufragio universal y directo de todos los militantes -tal y como reivindicó, sin éxito, la candidatura garzonista encabezada por Rosa Pérez Garijo en el pasado proceso electoral interno- la composición del nuevo Consell Polític de Esquerra Unida, cuya estructura refrendará la asamblea. El cónclave elegido será el que designe al que será el próximo coordinador general de EUPV en sustitución del reprobado David Rodríguez, que ha sido cuestionado tras conocerse que viajó a Cuba con motivo del funeral de Fidel Castro con cargo a fondos públicos (1.150 euros) provenientes de la asignación del grupo de EU en la Diputación de Alicante.

Este calendario ha sido pactado y asumido por las tres sensibilidades representadas en Esquerra Unida -los afines al todavía coordinador general, los garzonistas representados por Rosa Pérez y la sección próxima a la exlíder de la formación Glòria Marcos-, gracias a la mediación de la dirección federal, que pretende normalizar una organización que se encontraba en una situación extraordinaria después de que Rodríguez perdiera la confianza de su máximo órgano de dirección, el Consell Polític, que incluso llegó a exigirle la dimisión el pasado 28 de octubre.

Este acuerdo posibilitará la celebración de una asamblea "abierta, transparente y participativa, no a través de delegados, en la que todos estén representados", explican desde el sector de Marcos, una idea en la que coinciden los garzonistas, que también muestran su satisfacción por este desenlace aunque hubieran preferido acordar una "ejecutiva de consenso". "Una organización no puede funcionar con un cincuenta por ciento en contra del otro cincuenta por ciento", insiste Rosa Pérez Garijo, para quien "no era normal cómo estaba funcionando la organización desde el 28 de octubre".

De este modo, el próximo mes de marzo, cuatro meses después de que Rodríguez fuera reprobado por su dirección, Esquerra Unida tendrá un nuevo Consell Polític y un nuevo coordinador. A este proceso está previsto que concurran las tres sensibilidades actualmente representadas, aunque todavía es pronto para conocer quiénes representarán a cada una de las tres candidaturas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats