La banda portuguesa que robó dos millones de mascarillas en Santiago pretendía asaltar otra nave de Valencia con material sanitario

Miembros de la policía y el Ejército, en la operación donde se requisó todo el material sanitario en la nave de Oxidoc en Alaquàs.

El juzgado de Mallorca dio la orden y la policía nacional y el Ejército abortaron la operación. El pasado 27 de marzo varios agentes del Cuerpo Nacional de Policía y soldados hallaron en una nave de la calle de Traginers del polígono de Alaquàs (Valencia) una gran cantidad de material sanitario que una empresa tenía escondido y que no había puesto en conocimiento de las autoridades. El material fue requisado y entregado a la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública.

El gran robo de la COVID-19: un presentador de una televisión local, una banda portuguesa y dos millones de mascarillas

El gran robo de la COVID-19: un presentador de una televisión local, una banda portuguesa y dos millones de mascarillas

Pero la sencilla operación de la que se dio cuenta a la prensa valenciana ocultaba detrás una investigación internacional a gran escala con una banda portuguesa como principal protagonista. La nave de Alaquàs donde se requisó el material sanitario en un momento de escasez total pertence a la empresa mallorquina Oxidoc. Esta compañía se encuentra en concurso de acreedores bajo supervisión judicial hace un lustro y sus administradores no habían dado cuenta del material sensible que tenían en sus intalaciones. Pero una banda portuguesa sí que obtuvo esa información.

Según las investigaciones policiales, fue un agente inmobiliario el que avisó a los ladrones del material sensible que había en el interior de las naves de la empresa, la de Alaquàs, pero también una en Galicia donde Oxidoc tenía dos millones de mascarillas. Este empresario era el encargado de conseguir nuevos inquilinos para la empresa y este pasado lunes día 6 fue detenido por la policía nacional en Santiago de Compostela.

El arresto del agente inmobiliario destapó el robo en la nave de Santiago y algo peor. El material sanitario estaba caducado desde 2015 y la banda portuguesa pretende ponerlo en circulación como si fuera bueno. ¿Cómo? Los cacos sacaron el material de sus cajas originales para introducirlo en otras para darles salida en el mercado negro.

Fuentes de la policía nacional en Valencia explican que el material incautado en la nave de Alaquàs también estaría caducado y que tendrá que ser la Conselleria de Sanidad la que, si se da el caso, lo destruya para evitar precisamente lo que quiere hacer la banda portuguesa. Un material que podría ser un peligro si entra en circulación. En concreto, decenas de cajas con 200 litros de alcohol desinfectante, garrafas de agua oxigenada, 1.500 botiquines de primera intervención, más de 2.000 mascarillas de uso quirúrgico, batas para sanitarios y una larga lista de material sensible.

Según explicó eldiario.es en su edición gallega, el caso está en manos de un juzgado de Palma de Mallorca, lugar donde tiene su sede social la empresa vinculada al material robado. La Oficina Europea de Policía (Europol) trabaja para localizar las mascarillas, cuyo destino se ubica en Portugal. Su precio de venta estimado es de cinco millones de euros.

El principal acusado es, de momento, el agente inmobiliario Javier Conde, quien ha sido puesto en libertad con cargos. Conde ha negado su participación en el robo y ha asegurado que la entrada a la nave se realizó con autorización. 

Este empresario es bastante conocido en la sociedad compostelana. Conde tenía un programa en la televisión de El Correo Gallego donde informaba de todas las novedades inmobiliarias de la zona.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats