'Valencia Fruits', un medio económico con vocación europeísta nacido en pleno franquismo

Rafael Cabo, Rosa Montó, Inma Pascual, José Luis Santillana, Encarna Granell y Vicente Soriano (1984).

Valencia Fruits, un semanario "predominantemente económico, pero no exclusivamente", que debe estar pendiente, "fiel a su título, de las cosechas, los mercados, y cuantos factores agrícolas, mercantiles o industriales integren la economía, con amplitud europea y mundial, al servicio de la información y orientación española y valenciana". Así se presentaba esta publicación económica en el editorial de su primer número, publicado el 15 de junio de 1962, hace ahora 58 años, un medio abierto a Europa y al mundo -como reza ese texto de presentación- en plena dictadura franquista.

Este semanario. decano de la prensa económica valenciana y uno de los más antiguos de España de estas características, ha sabido adaptarse a la revolución que han vivido los medios de comunicación en las últimas décadas y a un sector, el agrícola, en continua evolución que padece una crisis que parece eterna. Por sus páginas han pasado firmas como las de Vicent Ventura, Ernest Luch, Alejandro Mañes, Rosa Solbes, Gerardo Canet, Emilio Llueca, Xavier Ribera...

Tal y como apunta Raquel Fuertes, gerente de 'Valencia Fruits', no temen al futuro: "Somos una publicación especializada, de consulta, que se ha consolidado como referente, el 'BOE de la agricultura' como dicen algunos, ligada a un sector cambiante y dinámico, en continua evolución, que requiere estar informado de todas las novedades existentes". No obstante, ese futuro no es sólo el papel -editan cada semana 4.000 ejemplares para suscriptores de toda España (e incluso un 10% se distribuye en Europa) de una revista que cuenta con una media de 40 páginas y que llega a las 108 en determinadas ocasiones-, sino que es multicanal, con una web continuamente actualizada y que se puso en marcha en la década de los noventa del siglo pasado.

La evolución tecnológica

Sobre la crisis del papel, Óscar Orzanco, director de la publicación desde hace más de quince años sostiene: "No se puede negar que Valencia Fruits, como cualquier medio de comunicación, también la sufre. Sin embargo, la idiosincrasia de una publicación especializada es completamente diferente a los problemas de un periódico diario de información general". El perfil del lector de Valencia Fruits se corresponde "exclusivamente con profesionales que buscan información fiable que, en la mayoría de las ocasiones, no encuentras acudiendo a internet".

Óscar Orzano reconoce que en estas últimas décadas Valencia Fruits, al igual que el sector hortofrutícola al que va dirigido, ha vivido "importantes cambios" con el objetivo de adaptarse a los nuevos tiempos y "mantener la presencia y la fuerza que impulsó su nacimiento en 1962". La irrupción de la tecnología y de internet "ha agilizado los procesos productivos de la publicación y, a la vez, ha obligado al semanario a recorrer terrenos inexplorados", apostando siempre por mantener la edición impresa

Al respecto, Gianluca Pignatelli, que trabaja en el área comercial desde 2002, reconoce que el temor a la desaparición de las revistas en papel existía. "Con el tiempo este miedo se ha disipado", comenta, "y hoy en día tengo claro que para nuestro sector el formato papel es y seguirá siendo relevante, complementado con el online, por supuesto", porque la información especializada "escasea enormemente".

Orígenes como suplemento

Valencia Fruits nace como suplemento dominical del periódico 'Al Día' de la mano de José Ferrer Camarena, como recuerdan sus hijos Agustín y Rocío Ferrer Ortiz, actuales propietarios de la cabecera. Ferrer Camarena, químico de profesión y periodista por vocación fue "un adelantado a su tiempo", comenzó esta aventura con Fidel Pascual como socio y con el periodista Martín Domínguez como director de un semanario que finalmente sobrevivió al diario al que estaba vinculado. Desde su fundación hace 58 años no ha habido ni una sola semana que el semanario no saliera a la calle si estaba planificado. Tan solo durante la pandemia paró dos semanas en Semana Santa cuando solo tenía previsto hacerlo una.

"Jamás ha sido censurado o secuestrado", a pesar de su marcado carácter aperturista y europeísta, con colaboradores críticos con el régimen en pleno franquismo. "Siempre ha sido un medio apolítico e independiente", recuerdan Agustín y Rocío, quienes insisten en que su padre "exigía que se respetara esta condición".

Como relataba el que fuera su director entre 1978 y 1988, Xavier Ribera, en el especial publicado con motivo del cincuenta aniversario de la cabecera, Valencia Fruits siempre fue europeísta y aprendió a diversificar para tratar, además de sobre cítricos, cebollas y patatas, "también de muebles, azulejos, de temas financieros, de la Bolsa, del vino, de plantas ornamentales y flores, o de textil y de todas las ferias que prestigiaran el talante mercantil de los valencianos".

Presente en toda Europa

En estos años se ha pasado de recibir informaciones por correo o teletipo a depender de la informática e internet, como recuerdan José Luis Santillana, maquetador desde 1978 que se jubila el próximo mes de septiembre, o Rafael Cabo, quien lleva en Valencia Fruits también como maquetador desde 1975 y señala que ha conocido a más de 250 personas que han pasado por la publicación en estos últimos 45 años.

Valencia Fruits era la "tarjeta de visita del periodismo agrario español" en ferias que se celebraban en Francia, Inglaterra, Alemania, Holanda, Bélgica, Marruecos... tal y como explica el periodista Héctor González, "se leía con avidez en mercados como el Saint-Charles de Perpiñán, el londinense New Convent Garden o el holandés de Rotterdam, por poner algunos ejemplos. Me siento muy orgulloso de haber formado parte de una publicación que luce el nombre de València por el mundo".

Sus comerciales, como rememora Jesús García, recorrían Europa en coche durante días con un mapa de mercado en mercado con un ejemplar de Valencia Fruits en busca de publicidad en determinadas empresas en los años ochenta: "Siempre me recibían calurosamente y siempre contrataban publicidad".

La agricultura, un sector en crisis

El sector hortofrutícola, al que va dirigida la publicación, "sigue estando en crisis" a pesar del aumento de ventas que se ha producido en los últimos tiempos con la alarma de la COVID-19: "Lo que es cierto es que ahora tiene más reconocimiento social", explica Fuertes, quien insiste en que, si bien se vende más, también se han encarecido los costes, "que no se han repercutido en el precio". Lo que sí que destaca es que se ha profesionalizado mucho, "por lo que la información es esencial para estar al día, y eso lo notamos en el aumento del consumo online".

Etiquetas
Publicado el
22 de junio de 2020 - 00:17 h

Descubre nuestras apps

stats