La gigafactoría de Volkswagen en Sagunt: una inversión de 4.000 millones y compras anuales por valor de 8.000 millones

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, junto al presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig, y al vicepresidente ejecutivo de Compras de Seat S.A., Alfonso Sancha.

La presentación de la gigafactoría de baterías de Volkswagen a cargo de Seat reunió este viernes a más de 250 representantes de empresas y sectores en la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), y a diversas autoridades políticas entre las que destacó el presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig.

El vicepresidente ejecutivo de Compras de Seat S.A., Alfonso Sancha, expuso el plan en el auditorio de la CEV tras las palabras de bienvenida del presidente de la confederación, Salvador Navarro, que agradeció la apuesta del grupo automovilístico por Parc Sagunt y calificó la planta de baterías como “el revulsivo que necesitaba nuestro tejido productivo para transformarse y reducir distancia con nuestros competidores”.

“Nuestra situación geoestratégica, la diversificación productiva, la apertura al exterior o nuestras excelentes infraestructuras han convencido a Volkswagen, y ahora tenemos la enorme responsabilidad de no defraudarles”, aseguró Navarro.

Sancha trasladó al tejido empresarial de la Comunitat Valenciana que el Grupo Volkswagen quiere trabajar junto a las empresas de la Comunitat en la instalación y posterior funcionamiento de la futura gigafactoría de celdas de Sagunt, que nacerá con la vocación de convertirse en la “más grande” del grupo en Europa.

Las previsiones, recordó Sancha, son que la fábrica empiece a funcionar en 2026 y genere más de 3.000 puestos de empleo, con una inversión superior a 3.000 millones de euros.

El responsable de SEAT -filial del Grupo Volkswagen- aseguró que la firma quiere “'partners' que formen parte de esta comunidad” porque aspira a convertirse en “una parte integral” de la misma “y no alguien que simplemente viene de paso”. “Aquí estamos para quedarnos”, remarcó.

Con una capacidad de producción de 40 gigavatios hora, que equivale al suministro de 800.000 vehículos eléctricos anuales, la gigafactoría fabricará celdas unificadas de un mismo tamaño para todos los vehículos del grupo empresarial -en el que se encuentran Skoda, SEAT y Cupra, entre otros-. Las celdas se fabricarán con cobalto y MNC, aunque la planta será “polivalente” para poderse adaptar “a las tecnologías químicas que puedan surgir en el futuro”.

El impacto de la trasformación de estas dos factorías se materializa en una inversión de 4.000 millones de euros y un volumen de compra anual de 8.000 millones, que la compañía quiere “que se queden en España”, “no por sentimiento nacionalista o patriótico, simplemente para generar una cadena de valor resiliente y asegurar la competitividad de nuestro país”. “Solamente podremos tener una fábrica de coches eléctricos en España si tenemos una red de proveedores fuertes en el segmento del coche eléctrico y sus componentes”, expuso.

En este sentido, el presidente de la Confederación afirmó que la CEV, como organización más representativa de la Comunitat Valenciana y con un peso importante en la CEOE, se implicará al 100% en apoyar las necesidades de Seat y de los sectores implicados en esta inversión “para que tengan el mejor ecosistema de proveedores posible”.

Navarro se dirigió también a los representantes de la administración para recordarles que está en sus manos “acelerar los trámites legales, medioambientales y urbanísticos necesarios; adaptar la formación profesional a las necesidades que llegan con la implantación de esta empresa, y, sobre todo, cuidar de que la colaboración, agilidad administrativa, unidad, y visión estratégica que han hecho posible llegar hasta aquí no decaigan bajo ninguna coyuntura”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats