La respuesta de Villamalea y otros pueblos a las vandalizaciones de sus 'señales' contra la violencia machista

Señal contra la violencia de género en Villamalea

Hace un par de años el municipio albaceteño de Villamalea hizo una apuesta por la visibilización contra la violencia de género. En este sentido, aprovechó los fondos del Pacto de Estado que da el Ministerio de Igualdad a los ayuntamientos y una de sus acciones fue poner en todas las entradas de la localidad tres señales contra esta violencia. En color morado y con lema "Municipio comprometido contra la violencia de género". Es un tema que “consideramos que es mucho más grave de lo que la gente piensa”, afirma Florencio Alfaro, trabajador social de Villamalea desde 1999 y presidente del Colegio de Trabajo Social de Castilla-La Mancha.

Los actos vandálicos no tardaron en llegar, primero fue en Tarazona de la Mancha, y luego en otras localidades de Ciudad Real como Miguelturra o Campo de Criptana. También en Villamalea han vandalizado la 'señales de tráfico' instaladas para proclamar que el pueblo está libre de violencia de género. “Las han tachado con consistencia en tres ocasiones, pero se han limpiado. No es una cosa exclusiva de Villamalea ya que otros pueblos vecinos que cuentan con señales de visibilización han pasado por este hecho vandálico”, cuenta Florencio.

Un acto incomprensible porque “quien borra las señales está trivializando este problema y lo peor es que hay un sector de la población que apoya estas negativas de la violencia de género". "Esto es preocupante porque una mujer que esté sufriendo la violencia y vea que en su pueblo las acciones que se realizan para concienciar se menosprecian, lo debe pasar mal. Todo ello por un sector pequeño de la población”, añade.

A pesar de estos actos, la mayoría de la población entiende que la violencia de género es un problema que hay que combatir y “cuando han pasado estos hechos la reacción de la gente es de indignación”, dice el trabajador social.

La lucha contra la violencia machista

Estas iniciativas nacen para luchar contra la violencia de género. La zona de la Manchuela cuenta con dos Centros de la Mujer, uno en Casas Ibáñez y otro en Alatoz. El de Casas Ibáñez, que “tiende solo la mitad de la comarca, tiene ahora mismo a 45 mujeres atendidas por esta cuestión. De ellas, nueve son de Villamalea, aunque afortunadamente no ha habido ningún asesinato machista en la Manchuela. "Pero si se rasca un poco más, las cifras son altas porque Villamalea cuenta 4.100 habitantes por lo que es un problema que afecta gravemente”.

La violencia puede ser psicológica, con insultos o violencia sexual y con chantajes en las relaciones, entre otras. Pero “estas violencias son de las que más verbalizan las mujeres”, dice. Además, el trabajador social del municipio indica que hay un 20% de jóvenes de entre 15 y 29 años que niegan la violencia de género cuando en 2019 era un 12%. Así, como el 18% de la juventud ve normal mirar el móvil de la pareja como una forma de control y acoso, a esto hay que sumarle las redes sociales. Son datos de un estudio realizado desde el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud.

Todo esto se ve desde los centros de La Mujer y los servicios de Atención Primaria con el Instituto. Es un tema grave por lo que “es necesario actuar de forma educativa visibilizando y concienciando a los más jóvenes”, añade el trabajador social.

Nuevas propuestas

Las propuestas son necesarias para actuar contra estos hechos. Cada vez son más pueblos de la provincia de Albacete los que se suman a visibilizar con señales la violencia de género. Un compromiso como entidad local para luchar contra esta situación.

En breve se plasmarán en las calles de Villamalea pisadas de vinilo en forma de huella con frases que las mujeres atendidas han recibido en algún momento. Se podrán leer oraciones como “eres patética”, “si te separas de mí, le prendo fuego a la casa” o “eres una puta”, frases muy duras que estarán por todo el pueblo.

Con ello se quiere mandar el mensaje de que “pisemos y desterremos la violencia de género. Son formas de visibilizar. Además, se llevan a cabo campañas de conciencian al vecindario como que si las paredes oyen tú también escuchas y tienes la obligación de denunciar. Estos asuntos no son privados cuando una mujer está en peligro. También, talleres en los colegios, en Institutos o asociaciones de igualdad, siempre adaptadas a las edades”, indica Florencio.

Además, otra propuesta es hacer charlas con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para afinar cómo tiene que ser la atención en estos casos de. Son muchas acciones las que se desarrollan de forma transversal “para poner freno a esta lacra”, concluye Florencio Alfaro.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats