Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El PP afronta las europeas con seis puntos de ventaja sobre el PSOE
Crónica - Milei asalta la campaña de las europeas como necesita el PSOE
Opinión - Lo que el PP llama patriotismo. Por Esther Palomera

La 'palabra de Dios' también se escribe en valenciano

El arzobispo de València, Enrique Benavent, en una imagen de archivo.

Miguel Giménez

València —

3

En diciembre de 2022, Enrique Benavent tomaba posesión de su nuevo cargo como arzobispo de València en sustitución del controvertido Antonio Cañizares. El exobispo de Tortosa marcaba distancias desde el principio con su antecesor -ya en octubre, cuando se hizo público su nombramiento, utilizó el valenciano, su lengua materna, en su carta de presentación a la archidiócesis, una lengua que Cañizares no usaba nunca-, y en una de sus primeras intervenciones como arzobispo ya se encargó de decir que la Iglesia “no es un partido político”, en contraposición a la forma de actuar de Cañizares, que no había decisión del Gobierno o información acerca de la actualidad política y social española sobre la que no expresara su polémico punto de vista (homosexualidad, feminismo, divorcio, aborto, migraciones, Catalunya...).

Una de las decisiones adoptadas por Benavent (nacido en la localidad de Quatretonda, en la comarca valenciana de la Vall d'Albaida) que más ha llamado la atención -probablemente por lo que supone de rupturista con la forma de actuar de su predecesor, Antonio Cañizares- ha sido la edición en valenciano, por primera vez desde el arzobispado de València, de los evangelios. Con esta medida, se pretende “transmitir la fe y la palabra de Dios” en la lengua que los feligreses deseen.

De este modo, tal y como publicaba hace unos días el diario Levante-EMV, se han distribuido 5.000 ejemplares entre las parroquias, colegios católicos y fieles del 'Evangeli per a cada dia 2024' en formato de bolsillo, sobre todo en las zonas valencianohablantes, como la Ribera, la Safor, la Marina e incluso la ciudad de València.

El vicario episcopal y párroco de la Iglesia de la Asunción de Torrent, Jesús Corbí, quien se ha encargado de la difusión de los textos evangélicos, relataba a Europa Press que los textos utilizados para llevar a cabo la edición han sido los de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL); el Llibre del Poble de Déu; los textos de la misa de À Punt; la Biblia Valenciana Interconfessional, además de las aportaciones de los filólogos de la diócesis.

Se trataba de editar unos textos litúrgicos “más ajustados” a la normativa valenciana actual y que así fuera un valenciano “consensuado”. Respecto a si el consenso se basa en las normas de la Acadèmia, el párroco ha indicado que, “de alguna manera, la AVL da su palabra, aunque no sea la última y definitiva, pero la base es esa”.

Demanda de los feligreses

Según relata el párroco del Sagrado Corazón de Patraix y director de la delegación diocesana de Liturgia, Edgar Esteve, en declaraciones a Europa Press, esta idea surge por “la voluntad de los espectadores de la misa en valenciano que se retransmite cada domingo en À Punt de tener los textos para poder seguir” la celebración y para que los miembros de las parroquias que hablan en valenciano “puedan rezar cada día en su lengua”.

“Existen muchos instrumentos para rezar en castellano y el objetivo era transmitir la fe y la manera más efectiva para hacerlo era a través del Evangelio: evangelizar con todos los instrumentos que tenemos y la lengua es uno”, explicaba el sacerdote valenciano, quien comentaba que también se han introducido comentarios elaborados por un grupo de sacerdotes y laicos de la archidiócesis, para que resulte “más fácil su aplicación a la vida del creyente”.

“Queremos dar continuidad a la acción y que esté presente para todos los que lo necesiten y, de alguna manera, ir viendo la necesidad. Tenemos que empezar desde la base, primero con las eucaristías y, si hay demanda, la Iglesia siempre responderá a las necesidades del pueblo de Dios”, ha aseverado Esteve.

“Normalización” de rezar en valenciano

El párroco sostiene que este proyecto se ha desarrollado cuando se ha visto la “necesidad”: “Muchos colegios religiosos, donde cada mañana se hace una plegaria antes de iniciar las clases, lo venían pidiendo y la difusión de la misa de À Punt ha sido muy importante para la normalización de rezar en valenciano”.

La retransmisión de las misas en la televisión pública À Punt han supuesto “un gran impulso” a la liturgia en valenciano que ha hecho que para muchas personas sea una cosa “normal” y no “extraña”, señalaba Corbí. Se trata, en definitiva, de una demanda defendida por una parte “minoritaria” de la Iglesia, una petición de hace “mucho tiempo”.

No obstante, señala que es un proceso “largo” que “tiene que ir dándose con normalidad y sin estridencias”. “Esa es nuestra pretensión porque en otras épocas el uso del valenciano fue conflictivo y problemático”, ha sentenciado Corbí, quien destacaba la “mayor sensibilidad” del nuevo arzobispo, Enrique Benavent.

Críticas de Vox

El expresident Ximo Puig celebraba la noticia con una publicación en redes sociales en la que escribía: “Por fin, 'Evangelios' en valenciano. Hay instituciones que se comprometen con nuestra lengua. A otras les cuesta más. Un paso adelante del arzobispo Enrique Benavent, un valencianohablante bien consciente”.

El portavoz de Vox en las Corts Valencianes, José María Llanos, contestaba a esta publicación también a través de redes sociales: “En palabras del Quijote: 'Con la Iglesia hemos topado'. Es extraño que felicite Ximo Puig, el catalanista, al arzobispo de Valencia. Por favor, que alguien informe a Su Eminencia que ya están traducidos al valenciano los textos bíblicos desde 1984!!!. Aquí somos valencianos, Eminencia”.

Mientras que el también diputado de la formación ultraderechista Jesús Albiol replicaba: “Lamento que la iglesia universal entre al juego político de la izquierda. Por favor, Su Eminencia, no desvirtúe su misión evangelizadora”.

Benavent, quien hace uso del valenciano de forma habitual en sus textos y homilías, ya quiso despolitizar la archiciócesis en su estreno como purpurado cuando quiso dejar claro que, pese a que resulta “legítimo” que mucha gente se comprometa con la política, la Iglesia no “es un partido político”.

Etiquetas
stats