"Cuando el policía me acompañó a casa, intentó besarme": guerra en la Policía Local de Paiporta por actuaciones deplorables en violencia de género

Agentes de la policía local de Paiporta.

"Cuando vino la Policía, [el presunto agresor] les dijo que era una simple discusión de pareja, y lo dejaron en casa conmigo"; "El policía que me atendió no me creyó cuando fui a denunciar, diciéndome que lo había soñado"; "En la primera denuncia los policías cuestionaron si había bebido o tomado drogas"; "Veo a mi agresor tomando cervezas de risas con los policías que me atendieron"; "Cuando el policía me acompañó a casa, intentó besarme".

Estos son algunos de los tremendos testimonios de víctimas de violencia machista sobre supuestas actuaciones de agentes de la Policía Local de Paiporta que afloraron en una Jornada Interdisciplinar de Violencia de Género organizada por el ayuntamiento de la localidad valenciana el 15 de julio del 2020 ante todos los componentes del cuerpo. La psicóloga del Área de Igualdad del Ayuntamiento de Paiporta, gobernado por el PSPV-PSOE y Compromís, proyectó un power point con testimonios de víctimas que habían recibido un trato por parte de ciertos uniformados, como mínimo, deplorable.

"Como disconformidad con lo que allí se estaba produciendo, [varios agentes] abandonaron indignados la sala abochornados y sintiéndose agredidos ante las acusaciones formuladas en una jornada organizada por el propio Ayuntamiento de Paiporta", reza un escrito conjunto de las secciones sindicales de UGT, CSIF, SPPLB y CCOO al que ha tenido acceso elDiario.es. La psicóloga les espetó: "Debéis sacar a las manzanas podridas de la Policía".

El escrito reconoce que las afirmaciones de las víctimas podrían ser "constitutivas de delitos". Sobre uno de los testimonios en concreto ("Cuando el policía me acompañó a casa, intentó besarme"), la propia responsable de violencia de género de la Policía Local de Paiporta manifestó: "El jefe es conocedor desde hace tiempo de todo esto y tiene un nombre", siempre según el relato de los sindicatos.

La mujer ha sufrido posteriormente comentarios machistas por parte del oficial J. M. P. G., quien dijo a la agente: "No se puede estar por la central policial con mallitas marcando el culito, aquí está lleno de hombres". Los comentarios le han valido al oficial la apertura de un expediente de información reservada y disciplinario, tal como ha informado este diario. El escrito de los sindicatos considera que la agente habría vulnerado el derecho constitucional a la presunción de inocencia "al prejuzgar afirmando la acción de los hechos".

A raíz de los testimonios conocidos en las jornadas, el consistorio inició un expediente disciplinario, instruido por un comisario jefe de la Policía Local de otra localidad valenciana. La instrucción ha concluido con la incoación de un expediente disciplinario a S. L. T., el inspector jefe en aquellos momentos que en la práctica ejercía como intendente del cuerpo. También se ha instruido un expediente disciplinario contra E. M., inspector con carnet profesional número 154, para averiguar si protagonizó un comportamiento inadecuado durante la atención a una supuesta víctima de una agresión sexual.

El Ayuntamiento de Paiporta también ha ordenado establecer un protocolo de actuación de la Policía Local en materia de violencia de género para hacer un seguimiento de las actuaciones, además de una encuesta de satisfacción de las víctimas para dar una rápida respuesta a todas las actitudes que supongan una mala praxis.

Trasfondo de guerra en la Policía Local de Paiporta

Tras estos hechos subyace una guerra en el cuerpo de Policía Local de Paiporta que ha incluido concentraciones de agentes jubilados pidiendo la cabeza del actual intendente ("Vete a tu pueblo", rezaba una pancarta). El escrito de los sindicatos atribuye al inspector jefe durante la jornada sobre violencia de género el papel de "aportar sosiego y tranquilidad ante la gravedad de lo que se estaba produciendo". El uniformado, según el relato de los sindicatos, preguntó al inspector E. M. si los hechos eran ciertos.

Los sindicatos critican que los testimonios de las víctimas podrían suponer desde faltas disciplinarias hasta "infracciones penales", tales como los presuntos delitos de denegación de auxilio, encubrimiento, omisión del deber de perseguir delitos o incluso acoso sexual. Así, las secciones sindicales de UGT, CSIF, SPPLB y CCOO piden al Ayuntamiento de Paiporta que lleve a cabo las "actuaciones oportunas" contra la funcionaria y cuestionan si ha guardado el "oportuno sigilo y reserva en la utilización de la información a la que se accede por razón del cargo que se ocupa".

Sobre la agente responsable de violencia de género, que confirmó a viva voz el intento por parte de otro policía de besar a una denunciante, el escrito pregunta a qué jefe policial se refiere "cuando manifiesta que era conocedor de esto" y si ha compartido información "con personal ajeno al Cuerpo".

En definitiva, los sindicatos solicitan que "se depuren las responsabilidades que se hayan podido cometer" en el ámbito penal y administrativo "con la finalidad de limpiar el buen nombre y la pulcra trayectoria del Cuerpo de la Policía Local de Paiporta que se ha mancillado de forma totalmente injusta y, a nuestro entender, actuando con mala fe".

Etiquetas
Publicado el
19 de julio de 2021 - 22:40 h

Descubre nuestras apps