¿Prohibición o búsqueda de alternativas?: las verbenas falleras del entorno de La Lonja, en el punto de mira

Entorno de la Iglesia de los Santos Juanes llena de basura las pasadas Fallas por el botellón, con el escenario de la verbena a la izquierda.

En las próximas semanas arrancará la mesa de diálogo que cada año convoca el Ayuntamiento de València con los colectivos vecinales, falleros y empresariales para negociar el bando de las próximas Fallas, es decir, la normativa específica por la que se regirá la ciudad durante los días de la fiesta.

Uno de los temas más polémicas que se pondrá sobre la mesa será el tratamiento que se dará a las verbenas del entorno de La Lonja, edificio gótico declarado Patrimonio de la Humanidad.

Tras los dos años de pandemia, las pasadas fiestas se volvieron a repetir las imágenes de multitudes haciendo botellón y de montañas de basura y ríos de orín en las plazas de Bruges y del Mercat Central, atraídos por la verbena de la falla Linterna-Na Robella, ubicada a espaldas de la iglesia de los Santos Juanes, que está en estos momentos en proceso de restauración.

Además, se produjo un desgraciado accidente cuando un joven que se encontraba sentado en el murete de uno de los accesos peatonales al aparcamiento subterráneo cayó de espaldas a las escaleras y falleció.

En el Gobierno municipal empiezan a verse claramente dos posiciones. Mientras el concejal de Protección Ciudadana, el socialista Aarón Cano, es partidario de aplicar tabla rasa y prohibir estos espectáculos musicales en los alrededores del monumento, el edil de Cultura Festiva de Compromís, Carlos Galiana, habla de analizar “propuestas que mejoren la conviviencia”.

En este sentido, Cano precisó que se trata de una propuesta, pues el marco regulatorio de las Fallas se establece por consenso y “no es un ordeno y mando”, pero cree que es “seria” y que permitirá “mejorar la fiesta”.

La prohibición podría afectar también a otras comisiones como la de la Plaza del Doctor Collado, a espaldas de la Lonja, que siempre ha adoptado medidas preventivas para proteger la parte trasera del monumento, recayente a su demarcación. La comisión, además, optó las pasadas fiestas por no celebrar los eventos musicales en la mencionada plaza por las malas condiciones meteorológicas.

El edil consideró que dos patrimonios de la Humanidad, como son la Lonja y las Fallas, “no pueden colisionar” sino que “deben convivir”, y que es necesario “saber hacerlo bien”.

“El año pasado tuvimos imágenes y situaciones que a nadie nos gusta ver, especialmente el accidente que causó la muerte de un joven en la plaza de Brujas, y tenemos que dar pasos para mejorar la fiesta”, manifestó, y dijo que esta propuesta es “un paso” para ello.

Cano también apoyó la propuesta para reducir los puntos de venta de alcohol en la calle durante las fiestas, algo que, según aclaró, no afectaría a las barras que montan las fallas, sino a los puestos ambulantes.

Por su parte, fuentes de Cultura Festiva comentaron a elDiario.es que Galiana ha mantenido estos días contacto directo con varias comisiones, como la de Linterna, que presentan “propuestas diversas para mejorar la convivencia en la ciudad durante la celebración de Fallas” por lo que “hay que continuar trabajando durante las próximas semanas para analizar su viabilidad”, evitando así hablar de prohibición.

Sobre la propuesta del regidor de Protección Ciudadana, las mismas fuentes comentaron que “el marco idóneo para trabajar todas las propuestas de mejora es el de las reuniones multidisciplinares para preparar el bando fallero y el regidor de Cultura Festiva confía que como los últimos años esos encuentros serán muy positivos y permitirán avanzar y mejorar la convivencia en Fallas, como ya ha venido haciéndose últimamente”.

Por su parte, fuentes de la falla Linterna comentaron a este diario que están dispuestos a renunciar a la verbena por la cantidad de problemas que genera si se les facilita una alternativa, aunque sea fuera de la semana fallera, que les permita al menos compensar una parte de la pérdida de ingresos que sufrirían.

Al mismo tiempo han insistido en que a pesar de las críticas nunca les han sancionado por incumplir el bando y aseguran que siempre han sido escrupulosos en ese sentido, aunque reconocen que es difícil de controlar una actividad a la que asisten miles de personas.

Desde la falla del Doctor Collado se mostraron sorprendidos por las declaraciones de Cano: “Nadie nos ha comunicado nada hasta ahora y esperamos que nos consulten antes de tomar cualquier decisión definitiva. En cualquier caso, si finalmente nos prohíben la verbena, nos gustaría que nos explicaran qué hemos hecho mal para que nos denieguen el permiso después de 25 años organizándolas sin que haya habido ni un solo incidente, entre otras muchas cosas, porque nuestra verbena no la subcontratamos, la gestionamos los propios falleros y eso nos permite controlar en todo momento lo que sucede en la plaza”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats