La portada de mañana
Acceder
El otoño arranca con cinco comunidades en situación grave
Gobierno y Comunidad de Madrid ultiman un plan de fases y medidas más duras
Entrevista - Rufián: "Meter a Cs en los Presupuestos saca a Podemos"

Máquinas de PCR y robots de desinfección, protección innovadora y medidas de prevención para las residencias de mayores

Test rápido realizado a un visitante en una residencia de mayores gestionada por Clece.

E. G.

La lucha contra la covid está siendo todo un reto en las residencias de mayores: desde la organización y las medidas de higiene hasta la formación y la innovación tecnológica frente a la covid. Aquí tenemos las claves de la gestión de las residencias de Clece.

Empezamos por el seguimiento de unos protocolos específicos, que, según Sara Saiz, gerente de servicios sociales en Madrid, desde el principio de la pandemia han ido mucho más allá de los establecidos por las autoridades competentes de las comunidades o del Ministerio de Sanidad. “Estamos siendo más restrictivos, más operativos, más funcionales, con el fin de que cualquier profesional tenga más rendimiento y sea capaz de seguirlos a la perfección”. Es decir, están diseñados para poder adaptarse a la realidad de cada una de las residencias de mayores, así como a las instalaciones, al número de personas o al perfil de los usuarios. 

Igualmente, para poder acoplarse a las circunstancias de cada centro, a estos protocolos propios, Clece ha sumado, “un plan de contingencia ante un posible brote de casos positivos, donde se regulan las técnicas de aislamiento y las medidas a tomar, pero de forma muy flexible”.

En la misma línea, David Julve, gerente de las residencias de mayores gestionadas por Clece en Aragón, añade a estos puntos la dotación permanente, que asegura un stock de seguridad, de equipos de protección individual, tales como: “guantes, mascarillas tanto quirúrgicas como FPP2, batas desechables, batas impermeables, buzos integrales, calzas, gafas de protección, pantallas protectoras y alfombras desinfectantes”.

A eso le agregan la realización de simulacros de casos positivos en los centros residenciales, dirigidos por los técnicos de prevención de riesgos laborales de Clece, en los que participa toda la plantilla. Incluso tienen señalados los circuitos establecidos para la deambulación por el centro y exteriores y se ha colocado cartelería con las indicaciones pertinentes y a modo de recordatorio de las medidas a llevar a cabo.

Asimismo, incide David Julve, es importante la “existencia de un potente equipo de enfermería en cada centro residencial”. En ese sentido, Raquel Turiel, directora de la residencia Patio de los Palacios, en Valladolid, saca a colación que “tenemos reservada una planta entera, preparada para observar síntomas, con todos los EPIs necesarios para una atención, aunque esperamos que no exista un brote en el centro”. 

Medidas de seguridad para todos

Para prevenirlo precisamente, tanto el personal como los residentes están organizados por burbujas (grupos reducidos) evitando la rotación de los profesionales. Y se han establecido horarios para la ejecución de las actividades en las zonas y espacios comunes, de tal forma que evitan la agrupación de un gran número de personas en espacios reducidos, manteniendo siempre la distancia de seguridad.

Por ejemplo, Turiel, refiere: "Nosotras planificamos las visitas a residentes bajo cita previa, en los exteriores del centro, en la zona habilitada para ello, con un único visitante por residente”.

En algunas residencias de Clece, incluso se ofrece a los visitantes  realizarles un test rápido de forma gratuita, a fin de asegurarse de que, en el momento de la visita, no tienen la enfermedad activa. También se les propone la dispensación gratuita de mascarillas a través de unas máquinas especiales propias de cada centro. Sara Saiz aclara el motivo: “como no podemos verificar el estado de las mascarillas que traen, cuando llegan aquí solo tienen que conectarse con un link a la pantalla de la máquina dispensadora y les sale una nueva”.

A la vanguardia de las innovaciones tecnológicas 

Ahora bien, como señala Julve, “si Clece siempre ha estado a la vanguardia tecnológica en la prestación de servicios, ahora lo está demostrando en esta grave crisis sanitaria derivada del coronavirus, con el empleo de una máquina de análisis de PCR en cada zona geográfica”, así como los robots de desinfección mediante luz ultravioleta por luz pulsada y las máquinas de ozono.

Cristina Pérez, responsable de atención al cliente y cumplimiento de normativa de residencias en Clece, detalla que las máquinas PCR de las que disponen permiten un diagnóstico inmediato molecular que les facilita obtener su resultado en 20 minutos. De esta forma, discriminan la infección de la covid de cualquier otro tipo de infección respiratoria. 

La gran ventaja de disponer de diagnósticos en unos minutos frente a los días que tardan en llegar los resultados de la sanidad pública, es que, cuando se detecta un caso positivo, la comunicación a sanidad y las labores de rastreo y de realización de test a los contactos estrechos se ponen en marcha de forma automática, así como sus planes de contingencia para evitar la posible transmisión y expansión del virus dentro de las residencias. En los casos de resultados negativos, esta fórmula evita el sufrimiento de los usuarios por aislamientos preventivos. 

Evidentemente, Cristina Pérez advierte que estas pruebas no se deben realizar a la ligera por el simple hecho de disponer de esta máquina, sino que se elaboran siguiendo unos criterios y una formación previa que capacita al personal sanitario para realizar la prueba PCR con la celeridad que cada momento exija. Ante lo que Sara Saiz apostilla que, aunque no tienen máquinas de PCR en todas las residencias, las que hay sí que dan cobertura en una amplia zona geográfica, porque se pueden coger muestras en diferentes centros y guardar sus análisis como si las llevaran a un laboratorio.

Limpieza hospitalaria en las residencias

Por lo que respecta a la higiene, Clece fue pionera en la utilización de un revolucionario sistema de desinfección mediante luz ultravioleta pulsada dentro de las unidades críticas de los principales hospitales españoles, tales como UCIs y quirófanos, mediante el robot Xenex. Pues bien, “esa misma tecnología hospitalaria hoy Clece la está empleando en residencias”, comenta David Julve. 

Tras la realización de la limpieza mecánica con el empleo de potentes biocidas y virucidas en las dependencias de la residencia, se realiza la desinfección de las instalaciones mediante el empleo del robot Xenex. El aparato cuenta con luz pulsada ultravioleta con lámparas de xenón para la desinfección, con una eficacia probada del  99.97%. “En cuestión de cinco minutos, es capaz de desinfectar una estancia completa, como, por ejemplo, una habitación de un centro residencial de unos 25 metros cuadrados”, describe.

El Xenex está equipado con un sistema operativo donde se registran los planos de la zona a desinfectar y, a través de una pantalla táctil, guía al técnico durante todo el proceso de ejecución, plasmando dónde debe colocar el robot para salvar los puntos ciegos.

Adicionalmente, respecto a la desinfección, además de alternar el Xenex con los cañones de ozono, están realizando auditorías y analíticas con laboratorios externos que se dedican a la seguridad alimentaria y al análisis de bacterias y virus, sobre todo en cocinas. Pero han ampliado las auditorías de esa toma de muestras a superficies, suelos, pomos, mesas, habitaciones, camas, mesillas y baños. Muestras que, posteriormente, son analizadas por dichos laboratorios específicos para saber si las residencias son activas en coronavirus. Y, a día de hoy, han salido todas negativas.

Etiquetas
Publicado el
31 de agosto de 2020 - 06:01 h

Descubre nuestras apps

stats