Xenex, la primera tecnología de desinfección con luz ultravioleta capaz de destruir la COVID

Sistema de desinfección LightStrike™ Xenex .

E. García

El robot de desinfección LightStrike™ Xenex es la primera tecnología de desinfección que utiliza luz pulsada ultravioleta (UVC) capaz de destruir el actual SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, hasta un 99,99% en tan solo dos minutos. Así lo certifica un primer estudio llevado a cabo por el Texas Biomedical Research Institute, un centro líder en investigación independiente, especializado en enfermedades infecciosas. 

Recientemente, esta tecnología de desinfección ha sido validada por el CSIC a través del Servicio de Bioseguridad del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), cuyo responsable, Fernando Usera, confirma que el sistema de desinfección Xenex es muy interesante a nivel científico. Según explica, “tiene una fuente de luz ultravioleta bastante potente y además pulsátil (que funciona por pulsos), lo que posiblemente aumente la eficacia germicida, de hecho, en laboratorio hemos obtenido muy buenos resultados en la reducción de la carga bacteriana y en varios virus, entre ellos, el SARS-CoV-2”. 

El sistema de desinfección Xenex utiliza luz ultravioleta tipo C (UVC) de espectro completo generada mediante una lámpara de gas xenón, “produce una radiación muy potente y pulsátil que es muy eficaz en las condiciones en las que lo hemos probado”, explica Usera. Además añade que es capaz de destruir microorganismos patógenos como bacterias, hongos y virus en pocos minutos. 

En estudios anteriores realizados en colaboración con el Centro Nacional de Biotecnología (CNB), perteneciente al CSIC, ya se validó la eficiencia de desinfección de este sistema, que, en solo cinco minutos de exposición, y a un metro y medio, es capaz de eliminar el 99,9999% de las principales bacterias causantes de enfermedades infecciosas en hospitales. El experto aclara que “el nivel de desinfección para un germicida químico se encuentra en el 99,99% de reducción de la carga microbiana. Este nivel no está definido para la luz UVC, pero por analogía puede ser un buen valor de referencia”. 

En las condiciones en las que se han realizado los ensayos en laboratorio, continúa Usera, “se puede afirmar que produce una reducción del 99,99% de la carga viral inicial en dos minutos, lo cual significa que es un proceso de desinfección muy rápido”. Por tanto, se puede considerar eficiente para la desinfección de superficies, si bien, advierte, “en los hospitales o zonas contaminadas el proceso posiblemente sea algo menos eficaz en función de la suciedad presente en la superficie a tratar”. 

Eso lo detalla Silvia Ballesteros, directora de la residencia Clece Vitam San Pedro Poveda (Burgos), que ha comprobado que “existen varios tiempos de programación, cada uno con diferente duración (10 minutos, cinco minutos o dos minutos). Para la desinfección es suficiente con emplear dos minutos, pero en cada puesta en marcha te da la opción de seleccionar lo que se desee”.

Proteger a las personas, lo primero

Esto es muy relevante, dado que las superficies contaminadas con SARS-CoV-2 suponen una grave amenaza para la salud de las personas, por lo que destruir el virus es crítico para protegerlas. Hospitales, centros médicos, residencias y otros espacios se están beneficiando ya de esta tecnología única de desinfección Xenex, que, por cierto, la empresa de servicios de limpieza y sociosanitarios, Clece, lleva desde 2015 incorporando progresivamente a sus protocolos de limpieza y desinfección preventiva en centros sanitarios de España y Portugal. 

Y eso es una gran garantía, pues se ha comprobado científicamente que este sistema produce una reducción en la incidencia de las enfermedades que se producen en los hospitales porque contribuye a la desinfección de las superficies y se puede utilizar en situaciones de pandemia. No en vano, el sistema Xenex ya se empleó con éxito en otras emergencias sanitarias como el MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio), en 2012, o el ébola, en 2014. Ahora, la crisis del coronavirus ha puesto de nuevo a prueba esta tecnología tan eficiente. 

Las ventajas frente a otras tecnologías

Si bien hay otras tecnologías, muchas de ellas eficaces, como el gas de peróxido de hidrógeno, la ventaja del Xenex es que es un sistema de desinfección “muy limpio y rápido que no deja restos de productos químicos en las superficies y solamente es peligroso cuando se está realizando la radiación, por eso no puede haber personal en la estancia, pero se puede entrar enseguida porque no deja restos”. 

Así lo certifica sobre el terreno Silvia Ballesteros, directora de la residencia Clece Vitam San Pedro Poveda en Burgos, para quien es muy seguro, puesto que, “si, por lo que fuera, alguien accediera a la habitación, la propia máquina detectaría, con un sensor, su presencia, y, automáticamente, se desactivaría para evitar posibles daños”. Añade que es muy cómodo, ya que, después de su utilización, no es necesario esperar para acceder al habitáculo desinfectado. 

En cambio, con otras tecnologías, hay que hacer una ventilación previa y esperar luego para entrar hasta que termine el ciclo de desinfección. Además, frente a otros dispositivos de desinfección basados en mercurio, Xenex es 100% sostenible, siendo sus residuos inertes e inofensivos para las personas y el medioambiente.

Clece dispone en la actualidad de 37 robots en activo en centros sanitarios y sociosanitarios de referencia como el Vall d’Hebron de Barcelona, el Hospital la Fe de Valencia o el Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía. Para hacerse una idea de cómo se utiliza en estos, Silvia Ballesteros relata que, en la residencia que dirige, el Xenex, al que llaman Viriato, lo usan la gobernanta (Saray) y ella misma, ya que fueron las personas que recibieron la formación necesaria para poder utilizarlo: “Vamos metiendo el Xenex en las habitaciones de manera organizada para que queden limpias y desinfectadas ante posibles virus y, después de su uso, no es necesario ventilar o esperar para acceder a la habitación”.  

Lo gracioso, saca a colación Ballesteros, era observar cómo reaccionaban los residentes al ver la máquina: “los primeros días se quedaban mirándola con detenimiento, no sabían lo que era ni para qué. Se lo fuimos explicando y muchos se quedaban esperando a la finalización del ciclo para ver el resultado”. Todavía les sorprende sobremanera que una máquina pueda realizar una desinfección de tal magnitud y están muy satisfechos porque se dan cuenta de la preocupación que tenemos para garantizar su bienestar y calidad de vida, refiere la directora.

Concluye Ballesteros que, en los centros sanitarios y sociosanitarios, es importante usar el Xenex a menudo sobre todo en las zonas que se usan a diario, porque, gracias a eso, “actualmente no tenemos COVID-19 en nuestra residencia y tanto los trabajadores como las familias y los residentes vivimos con mayor tranquilidad frente a esta pandemia”. 

Etiquetas
Publicado el
30 de diciembre de 2020 - 05:00 h

Descubre nuestras apps

stats